Secciones
Armada

"La Armada Argentina es un conjunto de buenas experiencias"

Mañana es el Día del Maquinista en homenaje al suboficial Félix Oscar Artuso, quien perdió la vida en Malvinas. Su legado lo perpetúan maquinistas de la Armada

Domingo 25 de Abril de 2021

El 26 de abril es el Día del Maquinista en homenaje al suboficial primero Félix Oscar Artuso, quien perdió la vida durante la Guerra de Malvinas. Su legado lo perpetúan los maquinistas de la Armada Argentina. Por ello, aquí la historia de vida de un representante de la especialidad, el teniente de Fragata Maquinista Walter Fabián Barrera, actual jefe de Propulsión y Control Averías en la corbeta ARA Spiro.

Puerto Belgrano

Al cuarto de máquinas no se accede cómodamente, numerosas y empinadas escaleras dirigen hacia las cubiertas bajas del buque, sin ojos de buey ni luz natural. El ruido de los motores y generadores aturde, inunda el espacio como el olor a aceite y combustible. En Máquinas, el personal trabaja en equipo incansable y silenciosamente, para que todo funcione de manera correcta y no sorprenda al buque en navegación. Por todo esto, en la jerga marinera, llaman “topos” a los de especialidad Maquinista.

armada argentina2.jpg

"La Armada Argentina es un conjunto de buenas experiencias"

Cuando aún Walter Fabián Barrera era un adolescente, su ingreso a la Armada Argentina se presentó como una revelación. Se había recibido como técnico en Seguridad e Higiene Industrial en la Universidad San Francisco de Mendoza, pero la inquietud de sumarse a una Fuerza Armada –motivada por su padre, suboficial del Ejército Argentino– estuvo presente desde niño.

Él le transmitió con su ejemplo esa pasión por el modo de vida militar, mudándose asiduamente a barrios militares de todo el país, estilo de vida que se convirtió en su normalidad y que vivió con mucho entusiasmo.

Walter nació en Concordia, pero pronto se convirtió en algo anecdótico, ya que sólo estuvo allí un año. Su papá fue destinado a Buenos Aires, a las ciudades de Esquel y Sarmiento en Chubut, hasta que llegaron a Las Heras, en Mendoza, donde dice que encontró su sentido de pertenencia.

En 2007 definió su futuro: fue hasta la Delegación Naval de Mendoza, solicitó los requisitos para el ingreso y se preparó para los exámenes. Su padre se encargó de contarle lo que implicaba ser militar para que estuviera seguro del paso que iba a dar; no hacía falta, Walter estaba convencido.

Al año siguiente ingresó a la Escuela Naval Militar y, tras egresar como guardiamarina, le tocó su primer destino en la corbeta ARA Guerrico con asiento en la Base Naval Mar del Plata. “Sentí por primera vez lo que significaba hacer una navegación de patrullado marítimo en la milla 200”, aseguró, actividad que en la actualidad realiza con frecuencia.

Luego fue trasladado a la Base Naval Puerto Belgrano. “Allí estuve embarcado en el aviso ARA Gurruchaga y, en 2016, cursé en la Escuela de Oficiales de la Armada donde obtuve la especialidad Máquinas”, relató.

Siendo jefe de Máquinas del multipropósito ARA Ciudad de Zárate navegó muchas millas por los principales espacios fluviales: “Pude implementar al cien por ciento la especialidad y la verdad lo disfruté mucho”, destacó. Luego estuvo en el destructor ARA Heroína y actualmente se encuentra prestando servicio en la corbeta ARA Spiro.

Maquinista en la Flota de Mar

Walter Barrera forma parte del centenar de hombres y mujeres que conforman la tripulación de la corbeta ARA Spiro. El buque pertenece a la División de Corbetas, de la Flota de Mar, con su apostadero natural en la Base Naval Puerto Belgrano; el cual recientemente realizó una navegación de control de los espacios marítimos de jurisdicción nacional en los límites de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del Mar Argentino.

Entre sus actividades a cargo como jefe de Propulsión y Control Averías, el teniente Barrera debe garantizar los servicios de equipos auxiliares como la cámara frigorífica, plantas de tratamiento de aguas servidas, servicios generales de agua potable y sanidad, equipos de bombas de incendio, de gran achique, para combustible, de aceite, y purificadoras; y la planta generatriz de energía y propulsora.

Debe verificar constantemente los parámetros de funcionamiento y realizar el mantenimiento necesario de los equipos.

armada argentina1.jpg

El cargo Propulsión básicamente se ocupa del desplazamiento del buque, responsable del sistema de propulsión y línea de eje; y la operación y mantenimiento de los motores. En tanto que Control Averías es el cargo responsable del control de la estabilidad y flotabilidad de la unidad y todo lo relacionado a Lucha Contra Incendios (LCI).

Propulsión, Control Averías y Electricidad son los tres engranajes en el Departamento de Máquinas, considerado el corazón del buque, porque funciona las 24 horas del día manteniendo operativos los motores, generadores, sistemas y servicios.

A bordo, las funciones del teniente Barrera se amplían, porque forma parte del grupo de Visita, Registro y Captura (VRC). Como ayudante del jefe y a cargo de la seguridad del grupo VRC, se asegura que todos los que lo integran puedan cumplir sus tareas en caso de tener que embarcar en algún buque pesquero infractor.

“La Armada Argentina es un conjunto de buenas experiencias, emociones y de sentimientos”, resume Walter Barrera, quien destacó momentos gratificantes de su carrera durante estos 14 años.

Entre sus anécdotas está el Viaje de Instrucción en la fragata ARA Libertad en 2012, Ghana y su viaje de regreso para asistir a su padre enfermo: “Tuve la oportunidad de decirle lo que sentía y estar con él ese último momento”.

Luego de un tiempo destinado en la corbeta ARA Guerrico, su madre se mudó con él a Mar del Plata, donde ella finalizó sus estudios secundarios y fue abanderada, contó con profundo orgullo Walter.

Hoy, con 34 años, Walter Barrera vive en Punta Alta, ciudad lindante con la Base Naval Puerto Belgrano y su destino asignado es la corbeta ARA Spiro. Está casado con Estefanía y juntos tienen a Morena de 2 años. En la misma ciudad vive su mamá; y tiene un hermano que se encuentra en Villa La Angostura.

Aún mantiene su vínculo con Las Heras, sus compañeros de Secundario, universidad y amigos de la infancia y también la familia de su señora que está en el Departamento de Uspallata de Mendoza recuerda con cariño al equipo de atletismo de la Universidad de Cuyo y su Secundario en el colegio Adolfo Bioy Casares del barrio Infanta con quienes se mantiene en contacto.

Sobre el Día del Maquinista

El Día del Maquinista de la Armada Argentina se instituyó en homenaje al suboficial primero Félix Oscar Artuso, quien tripulaba el submarino ARA Santa Fe durante el Conflicto del Atlántico Sur en 1982, y fue el único integrante de la Fuerza de Submarinos que perdió la vida en el conflicto.

También es recordado porque sus restos descansan en el cementerio de Grytviken, Islas Georgias del Sur; siendo el único combatiente argentino sepultado allí. Fue prisionero de guerra y recibió el impacto de bala de un soldado británico, lo cual le produjo su muerte.

El suboficial Félix Artuso fue condecorado con la medalla La Nación Argentina al muerto en combate y fue declarado Héroe nacional, junto con otros combatientes fallecidos en Malvinas.

Hoy, su memoria continúa viva en cada uno de los hombres y mujeres de la Armada Argentina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario