salud
Jueves 06 de Diciembre de 2018

Nació el primer bebé concebido por una mujer estéril gracias a un útero trasplantado de una mujer fallecida

El primer trasplante post mortem en el mundo se realizó en Turquía, en 2011 pero el embarazo terminó en un aborto espontáneo.

Ella nunca pensó que podría ser madre porque su diagnóstico le arrojaba que era estéril ya que había nacido sin el útero. Sin embargo, en 2016 apareció la esperanza: en el hospital Universitario de San Pablo, Brasil, le harían un trasplante de ese órgano. Así llegó la operación, la donante fue una mujer fallecida. A los pocos meses le implantaron un óvulo y concibió a su hija. La beba nació hace un año, según publicó la revista científica The Lancet. La niña crece en perfecto estado y hasta fue amamantada por su madre.


Cómo fue la operación. Se realizó en septiembre de 2016, la mujer que recibió el útero tenía 32 años y nació sin este órgano (síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser). Su donante era una mujer de 45 años fallecida de un derrame cerebral. La operación duró una diez horas y fue seguida de un tratamiento inmunosupresor para evitar el rechazo del órgano por parte del organismo de la paciente. Cinco meses después del trasplante, la mujer tuvo las primeras mestruaciones de forma normal. Y dos meses después, con la transferencia del embrión, el embarazo se inició.


Cómo fue el embarazo

La gestación se desarrolló sin dificultades y la beba nació por cesárea a 36 semanas, el 15 de diciembre de 2017, en estado ligeramente prematuro pero considerado oportuno para los médicos para evitar complicaciones. La niña pesó 2,55 kilos y tras el parto a la madre le retiraron el útero, para poder cesar el tratamiento inmunosupresor, muy duro para la paciente. El niño y la madre dejaron el hospital tres días después del parto.


bebe1.jpg


Cómo fueron los antecedentes


La primera donación de un útero fue en 2013 en Suecia pero la donante era una mujer viva, desde entonces se hicieron 39 trasplantes de ese tipo que permitieron dar a luz a 11 mujeres. Pero el caso de Brasil es el primero de latinoamérica y, según el equipo médico del Hospital de Clínicas de San Pablo, es el primer bebé nacido de un útero trasplantado de una mujer fallecida.


El primer trasplante post mortem en el mundo se realizó en Turquía, en 2011 pero el embarazo terminó en un aborto espontáneo.


"Recurrir a donantes fallecidos podría ampliar considerablemente el acceso a este tratamiento. Muchas mujeres que sufren una esterilidad de origen uterino", declaró el doctor Dani Ejzenberg, a la revista The Lancet.

Comentarios