Vaticano
Jueves 09 de Noviembre de 2017

Estupor en el clero por el nuevo libro sobre sexo gay en el Vaticano

Escándalo. La Santa Sede se llamó a silencio tras conocerse la obra "Peccato originale", del italiano Gianluigi Nuzzi que relata sucesos en el seminario juvenil. Al periodista ya lo habían juzgado por publicar documentos confidenciales de la Iglesia

El periodista italiano que fue juzgado por el Vaticano por publicar documentos confidenciales ha escrito un libro nuevo en el que denuncia una serie de pecados católicos, como sexo gay en el seminario juvenil de la Santa Sede. Peccato originale, de Gianluigi Nuzzi, salió a la venta el jueves. Nuzzi dijo que sus abogados entregaron en mano un ejemplar al fiscal en lo penal del Vaticano y señaló que al menos uno de los seminaristas era menor de edad cuando se produjeron los hechos denunciados. El Vaticano no hizo declaraciones de inmediato.
El libro reproduce documentos del banco del Vaticano, agitado por escándalos, que revelan la existencia de cuentas multimillonarias a nombre de los papas Pablo VI y Juan Pablo II, así como de sus secretarios privados. Alega que poderes ocultos en la Santa Sede bloqueaban las reformas del papa Francisco y su predecesor Benedicto XVI. El libro indaga en uno de los mayores misterios del Vaticano, la desaparición en 1983 de Emanuela Orlandi, la hija de 15 años de un empleado. Recopila años de revelaciones sobre la subcultura gay del Vaticano, en particular sobre el preseminario San Pío X para estudiantes de secundaria que sienten una posible vocación para el sacerdocio.
Nuzzi reproduce una carta y declaración de un exseminarista gay quien relata cómo un adulto, ahora sacerdote, entraba a su dormitorio y tenía sexo oral con su compañero de cuarto. El libro reproduce una carta de 2014 de la Congregación para la Doctrina de la Fe al exseminarista en la que dice haber determinado que no hubo abuso sexual de un menor, pero que remitía el caso a la oficina del clero. Nuzzi dijo a la prensa que el compañero de cuarto era menor de 18 años cuando se produjeron las relaciones. No lo identificó, como tampoco al sacerdote. Nuzzi y su colega Emmanuele Fittipaldi fueron juzgados por una corte vaticana en 2015 tras publicar libros basados en documentos filtrados que revelaban actos de codicia, mal manejo y corrupción en los niveles más altos de la Iglesia. En julio de 2016, después de un juicio de ocho meses, la corte penal vaticana declaró que no tenía jurisdicción para juzgarlos. La corte condenó a dos personas por filtrar los documentos y absolvió a una tercera.

El cigarrillo en la mira
Por decisión expresa del papa Francisco, el Vaticano no venderá más cigarrillos a empleados, religiosos y diplomáticos dentro de su territorio a partir de 2018 para no cooperar con una práctica que daña la salud. "El Papa ha decidido que el Vaticano dejará de vender cigarrillos a sus empleados a partir de 2018. El motivo es muy simple: la Santa Sede no puede cooperar con una práctica que daña claramente la salud de las personas", informó el portavoz papal, Greg Burke.
Actualmente, los empleados del Vaticano pueden comprar cigarrillos en el denominado "Magazzino", un centro comercial de dos pisos que funciona en la exestación ferroviaria del Estado más pequeño del mundo. Burke recordó que según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco es la causa de más de siete millones de muertes al año en el mundo. "Hasta ahora, los empleados y pensionistas del Vaticano podían comprar los cigarrillos con descuento, lo que suponía una fuente de ingresos para la Santa Sede", agregó Burke.
En una recorrida por el Magazzino, Télam constató esta semana que los 10 atados de una de las marcas líderes se comercializan dentro del Vaticano a 45 euros, cuando afuera se consigue a 5.40 euros cada atado, lo que supone un descuento de casi el 20%. Además, los 20 atados se consiguen a 87 euros y los 30 a 120 euros, un precio notablemente inferior al de los quioscos romanos.

Mensaje al pueblo de Paraguay
El papa Francisco felicitó al presidente de Paraguay, Horacio Cartes, por su "amor y respeto" al pueblo de su país, y lo animó a trabajar por "un mundo de solidaridad y paz fundado en la Justicia".
El pontífice recibió a Cartes en una reunión de 42 minutos en la biblioteca del palacio apostólico del Vaticano, en lo que el propio mandatario definió al saludarlo como "la última visita" antes de que se termine su mandato en abril próximo.
"¿Estarás cansado de este paraguayito?", le preguntó entre risas Cartes al iniciar la reunión, durante el tradicional saludo de bienvenida en la sala del Tronetto, antesala del lugar en el que mantuvieron el encuentro a solas. Tras la reunión y luego de que el mandatario presentara a la delegación de 14 personas, Cartes le mostró al Papa los avances en el barrio San Francisco, que construye en una zona del norte de Asunción para 1.000 familias carenciadas y que empezará a ser habitable en un mes.
"Los paraguayos tienen ese sano orgullo. Esto es muy bello, es tener amor y respeto al pueblo. Lo felicito", le dijo Jorge Bergoglio tras ver primero un libro con fotografías de las obras y luego un video directamente sobre un Ipad que le regaló Cartes. El mandatario le obsequió además un cesto con chipá y un cuadro de la Virgen de Caacupé. Francisco, en tanto, le obsequió un medallón que simboliza "el ángel de la paz y de la vida". "Es por un mundo de solidaridad y de paz fundado sobre la Justicia. Es lo que están haciendo ustedes, ¿no?", lo despidió el papa antes de entregarle tres de sus documentos publicados hasta ahora, las exhortaciones Evangelii gaudium y Amoris laetitia y la encíclica Laudato sí. La reunión se dio en un contexto en el que, según la última medición de la consultora Latinobarómetro, Paraguay es el país de América Latina en el que el pontífice tiene mejor imagen, con un 8.3 de valoración positiva promedio en una escala del 1 al 10, mientras la media regional se ubica en 6.8 y Argentina en 6.6 Por la mañana, antes de visitar al papa, Cartes y su comitiva plantaron en los jardines vaticanos dos ejemplares de lapacho, el árbol nacional de Paraguay, uno con flores blancas y otro con flores amarillas, en homenaje a la bandera pontificia.
También descubrieron una imagen de la Virgen de Caacupé, la patrona del país y por cuyo santuario pasan anualmente unas 4 millones de personas de las 7.5 millones que habitan Paraguay. El de hoy fue el sexto encuentro entre ambos, incluidos uno en Paraguay y otro en Fátima, Portugal, durante la visita apostólica que Francisco hizo en mayo de este año.

Juan Pablo I es venerable
El papa Francisco declaró ayer venerable a Juan Pablo I, lo que acerca a la santidad al italiano Albino Luciani, pontífice durante 33 días en 1978. Jorge Bergoglio promulgó el decreto de la congregación para las Causas de los Santos que reconoce a Luciani, hasta ahora "siervo de Dios", como "venerable", una instancia previa a la beatificación y canonización. La muerte de Luciani, elegido el Papa 263 de la historia en 1978, siempre estuvo rodeada de hipótesis diversas, hasta que recientemente documentos oficiales confirmaron su deceso a causa de un infarto.
En el decreto Francisco reconoció las "virtudes heroicas" de Luciani, "muerto en el Palacio Apostólico Vaticano", consignó. Luciani, que había nacido el 17 de octubre de 1912, había sido elegido Papa el 26 de agosto de 1978 y murió sorpresivamente el 28 de septiembre de ese año. En abril de 2014, en una doble canonización ante más de un millón de personas en la Plaza San Pedro, Francisco proclamó santos a sus también antecesores Juan XXIII y Juan Pablo II.

Comentarios