Secciones
seguridad

El gobierno francés cedió a la presión popular y modificó la ley de seguridad

Francia decidió proponer un nuevo texto del artículo de la controvertida ley de seguridad global. Hubo una masiva marcha contra el proyecto.

Lunes 30 de Noviembre de 2020

París (Francia).— El gobierno francés cedió a la fuerte presión popular y decidió proponer un nuevo texto del artículo de la controvertida ley de seguridad global que impulsaba la prohibición de tomar imágenes de operaciones policiales en las protestas.

En rueda de prensa, Christophe Castaner, líder parlamentario del partido del presidente Emmanuel Macron La República en Marcha (LREM) anunció ayer que van a “proponer una nueva escritura completa” del artículo 24 relativo a la libertad de prensa” ante lo que denominó “incomprensión suscitada no solo entre los periodistas sino entre la población en general”.

Las masivas protestas contra el controvertido proyecto derivaron en graves enfrentamientos el sábado entre policías y manifestantes que dejaron numerosos heridos, entre ellos 98 uniformados, y 81 civiles detenidos, informaron ayer fuentes oficiales citadas por la prensa local.

“Evaluación final: 98 heridos entre policías y gendarmes”, informó ayer el ministro del Interior, Gérald Darmanin, en su cuenta en Twitter, y agregó: “Los responsables de esta violencia deben ser llevados ante los tribunales”.

Asimismo, los informantes reportaron 81 detenidos luego de que el viernes fueran arrestados otros 46 manifestantes, según fuentes del Ministerio del Interior citadas por la televisora BFMTV y la agencia de noticias Sputnik.

Sin embargo, fuentes extraoficiales mencionaron que también hubo heridos entre los manifestantes.

Más de 130.000 personas protestaron el sábado en toda Francia, 46.000 de ellas en la capital, en París, contra el proyecto de ley de seguridad global aprobado la semana pasada por la Asamblea Nacional (Cámara baja) y pendiente de análisis en el Senado.

La iniciativa refiere multa o prisión de un año a quienes difundan imágenes u otros elementos que permitan identificar a policías en el cumplimiento de sus funciones con el fin de “atentar contra su integridad física o mental”.

El proyecto generó una fuerte crítica por parte de periodistas que temen que se les prohíba filmar o fotografiar las acciones de la Policía durante las protestas, restringiendo la libertad de los medios de comunicación, pese a que Macron suele declararse enfáticamente en su favor y repudiar todo acto que la erosione.

El anuncio se produce después de que Macron se reuniera este mediodía con el primer ministro, Jean Castex; el del Interior, Gérald Darmanin, y el de Justicia, Eric Dupond-Moretti, junto a los líderes parlamentarios de los partidos de la mayoría gubernamental, Castaner, Patrick Mignola (MoDem) y Olivier Becht (Agir).

El artículo objeto del repudio popular estipulaba hasta ahora que las fotos de los agentes en acción con el objetivo de perjudicar el bienestar físico o mental de los mismos podrían ser penadas con hasta un año de cárcel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario