Secciones
Banda delictiva

Banda delictiva con policías cómplices siguen detenidos

Prorrogaron la prisión preventiva domiciliaria de la banda delictiva imputada por Asociación ilícita en Concordia. Pidieron la elevación de la causa a juicio.

Martes 15 de Septiembre de 2020

A más de un año del robo que dio inicio a una larga investigación con consecuencias insospechadas, la Fiscalía solicitó que la banda delictiva de Concordia que fue desbaratada tras múltiples allanamientos en mayo, sea enviada a juicio. Mientras, la Justicia prorrogó por 60 días la prisión preventiva dictada a sus integrantes.

banda delictiva.jpg
A más de un año del robo que dio inicio a una larga investigación con consecuencias insospechadas, la Fiscalía solicitó que la megabanda delictiva de Concordia  sea enviada a juicio. 

A más de un año del robo que dio inicio a una larga investigación con consecuencias insospechadas, la Fiscalía solicitó que la megabanda delictiva de Concordia sea enviada a juicio.

En una audiencia ante el juez de Garantías Mario Figueroa, el fiscal Francisco Azcué solicitó que se prorrogue la medida cautelar de encierro de los imputados, argumentando que si quedan libres correría serio peligro la investigación, teniendo en cuenta la probada temeridad de los acusados, dos de ellos integrantes de la Policía provincial.

Por su parte, los abogados defensores Rafael Briceño y Osvaldo Sarli consideraron que se debían morigerar las medidas coercitivas, por lo que solicitaron la excarcelación o salidas laborales.

El juez dictó la prórroga de la prisión preventiva bajo la modalidad domiciliaria de Ricardo (policía) Petelín, Hugo Orlando De los Santos, Carlos Pintos, Marcelo Burna, Rubén Castro, Francisco Castro, Rafael Briozzi, Gustavo Ezequiel Pérez, Ricardo Bentancour (policía), Agustín Gómez y Elsa Lacuadra, hasta el 10 de noviembre. Se trata de una parte de los 26 detenidos e imputados por cometer diversos delitos, desde robos hasta venta de drogas y alquiler de armas.

Otro de los imputados que fue detenido hace un mes, Facundo Omar Mazaira Silveira, se encuentra con prisión preventiva en la Unidad Penal Nº 3 de Concordia. Tal como ha informado UNO, el hombre fue quien amenazó y acusó falsamente al fiscal y al policía que lo investigaron en un video que se encargó de viralizar en las redes sociales. Se entendió que se trató de un acto de entorpecimiento de la pesquisa, por lo cual fue enviado a la cárcel, hasta el 18 de octubre.

A juicio, más complicados

Asimismo, el fiscal Azcué solicitó por escrito la remisión de la causa a juicio, por considerar que está concluida la investigación y que ya se reunieron los elementos suficientes para acusar a los imputados en el debate y lograr condenarlos.

Pero antes de esta instancia, la situación de los acusados se agravó, porque les imputaron otros hechos que se fueron esclareciendo a medida que se iban analizando las pruebas y los informes periciales que se incorporaban al legajo. Se pudo establecer quiénes eran los que intervenían en cada hecho que se investigó, por lo que a muchos se les sumaron imputaciones.

La causa alcanzó a tantas personas y delitos diferentes que tuvo dos desprendimientos: por un lado, los integrantes de una célula de la organización delictiva fue detenido con droga en su poder, estaba imputado por tenencia de estupefacientes y ahora le agravaron la acusación a comercio de drogas a partir de los elementos hallados en la vivienda.

Por otro lado, se detuvo a otra persona en los allanamientos realizados a mediados de agosto, donde secuestraron dos kilos de marihuana en una casa. Las actuaciones por ese procedimiento fueron remitidas al Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, ya que se trataría de un delito que excede el narcomendueo. Se estaría ante un nivel más elevado en la cadena del narcotráfico, donde se comerciaba droga a gran escala.

El inicio

Todo se originó a partir de uno de los tantos robos perpetrados por la organización delictiva. Sucedió en junio de 2019, en el pequeño poblado llamado Colonia Roca, ubicado en las afueras de la ciudad de Concordia. Un joven fue a vender un arma de la familia que había en su casa. Se encontró con el comprador en un descampado y mientras estaban negociando, irrumpió en escena el sargento Ricardo Petelín, encargado del destacamento policial de ese barrio. A punta de pistola redujo a los dos y se llevó la vieja escopeta.

Recién cuatro meses después, a fines de octubre de 2019, la madre del chico asaltado se animó a denunciar el hecho, al dialogar con el oficial Luis Duarte, jefe de la Brigada de Abigeato. Duarte llevó la denuncia al fiscal, y junto con el jefe de Criminalística, José María Rosatelli, comenzaron una pesquisa, con escuchas telefónicas incluidas, que reveló el funcionamiento de una banda con un nivel de organización y efectividad delictiva pocas veces visto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario