Secciones
Hoy por hoy

Argentina, un país lleno de brutos y pobres

Viernes 31 de Marzo de 2017

Mientras en la Argentina hoy se debate por el mal juego de la Selección de fútbol o por la posibilidad de quedar fuera del mundial, me gustaría reflexionar sobre un problema, tal vez menos importante para muchos: la pobreza y la educación.
Tal vez hoy estamos como estamos porque en este país no se seleccionan con criterio y responsabilidad las prioridades. Por eso digo que hay muchos, todos enojados, por cómo jugó Argentina, o qué puede pasar con el técnico, que es menos intrascendente frente a la gran cantidad de pobres, casi 14 millones de personas y los pésimos resultados de la educación.
En el país que era considerado el granero del mundo, tenemos un 32% de pobres y en el país de los grandes educadores y premios Nobel, tenemos como herencia hoy un pésimo nivel educativo.
¿Quién es el responsable de este presente? El actual gobierno, por supuesto; el anterior, seguro y con mayor responsabilidad por haber estado 12 años escondiendo una realidad que reventó ahora y que se agrava porque no hay verdaderas políticas de Estado para atacar estos dos flagelos.
Decía José Pepe Mujica que era imperdonable para un gobierno tener pobres y brutos, más teniendo en cuenta de la existencia de los recursos para cambiar la realidad.
Ampliando esa idea, llego a decir, si los políticos actuales y anteriores no pudieron modificar estos problemas, es sencillamente porque no quisieron. Habría que darle la razón a los que dicen que un país lleno de pobres y brutos siempre será más fácil de dominar y manejar para los gobernantes.
La economía refleja que hay 8 millones de argentinos que trabajan en el sector privado para mantener al resto, es decir a 32 millones entre el sector público y personas que son asistidas con planes sociales.
¿Cómo salimos de la coyuntura,con paros y más paros? ¿Con más cortes de calles? ¿Con la politización extrema de todos los temas? Seguro que la receta es otra.
Un paso adelante sería reconocer los problemas, empezar a tratarlos. Hoy apena y avergüenza que no estén los recursos del Estado para apostar a un verdadero plan educativo, con mejores sueldos, infraestructura y condiciones para el mejor de los aprendizajes. Como también preguntarnos a dónde fueron a parar los presupuestos sociales en las estructuras municipales, provinciales y de la Nación. Camionadas de plata se invirtieron -eso nos dijeron- en hospitales, viviendas, planes sociales, cloacas y estructuras de contención para darle dignidad a los pobres.
El presente refleja que ese dinero no llegó y el número de pobres e indigentes creció bruscamente. Algo pasó en el medio que no vimos, no nos enteramos, o bien podemos llegar a presumir, y que habla de una política intencionada en no querer solucionar los graves problemas sociales y educativos que padecemos en el país.
Mientras tanto, muchos nos quieren entretener con que el problema hoy en la Argentina es que la Selección se pueda quedar fuera del Mundial de fútbol de Rusia. Así estamos, y así nos va.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario