Secciones
Coronavirus

Un argentino describe la situación epidemiológica en Perú

Perú es uno de los países más castigados de América Latina por los contagios de Covid-19. El argentino Carlos Bruno relató cómo se vive la pandemia en Perú

Jueves 01 de Abril de 2021

Carlos Bruno es un argentino oriundo de Buenos Aires que vive en la ciudad de Arequipa, Perú, desde hace 11 años. Narró a Radio La Red (88.7) cuál es la situación epidemiológica en ese país por el Covid-19 y cómo se desarrollan las actividades cotidianas en un contexto caracterizado por las sierras y la altura.

Si se habla de Arequipa se puede decir que es una ciudad muy pintoresca, ya que está en la zona andina del país, a unos 2400 metros de altura, y hay sol todo el año; es la segunda ciudad más importante de Perú después de Lima ya que su población es de un millón y medio de habitantes. Sin embargo, el panorama se ha visto empañado en últimos tiempos porque la situación epidemeológica es muy complicada: en un día hubo casi 8.000 contagios.

Carlos Bruno1.jpg

“Perú epidemiológicamente está dividido por zonas de riego. Así, por ejemplo, Arequipa y Lima están con riesgo extremo de contagios, por lo que no se puede hacer casi absolutamente nada, mientras hay otras ciudades que tienen riesgo alto de contagios. A estas zonas se puede viajar, pero para hacerlo en avión es lo mismo que viajar al exterior: hay que hacer la prueba PCR al subir y bajar del avión, por lo que los costos son equivalentes a comprar otro pasaje”, explicó Bruno.

Las cepas de Manaos y Río de Janeiro formalmente todavía no llegaron a Arequipa, aunque desde Lima se cancelaron los vuelos a Brasil. “Los contagios masivos en Perú no se producen por la llegada de las nuevas cepas, sino más bien se originan a nivel interno del país ya que el 70% de los trabajos en aquí son informales; hay mucha gente vendiendo en la calle. Además están aquellas personas de muy bajos recursos que ni si quiera creen en el Covid-19. Por eso hay este nivel de contagios”, explicó Bruno.

“En general, la gente no toma conciencia de las medidas sanitarias de cuidado, no cree en el virus o piensa que es una enfermedad para viejos y hacen una vida normal. Los sectores más pudientes de la sociedad asisten a fiestas, se van de vacaciones, se juntan en las viviendas, alquilan casas en la costa como si nada pasara”, agregó Bruno.

Carlos Bruno2.jpeg

Al momento de describir cómo se desarrolla la cotidianidad, mediada por ciertas restricciones, Bruno contó que en realidad las medidas del gobierno son más que nada disuasivas ya que no hay controles estrictos. Las clases se desarrollan en forma virtual, no hay clases presenciales en todo el país. “Hay niños y adultos que viven a unos 4000 metros de altura, crían llamas, trabajan con las alpacas o proveen el algodón obtenido del pelaje de la estos animales para hacer ropa. Y a estos niños el gobierno les dio tablets para el cursado virtual, por lo que tienen que bajar de los 4.000 metros de altura, quizá a unos 3000 metros para tratar de conectarse y tener clases solos en el campo”, contó Bruno.

Por otro lado, Bruno señaló que las mayores restricciones son a las salidas, ya que a las nueve de la noche todos deben estar en sus viviendas hasta las cuatro de la mañana por lo menos y no se pueden hacer reuniones, aunque la gente no respeta las indicaciones y tampoco hay aplicaciones del gobierno.

Al momento de describir cómo era su vida pre pandemia en Arequipa, Bruno dijo: “tengo una empresa con un socio mexicano y hacemos consultoría de negocios y marketing. Antes, por las mañanas iba a la oficina y tomaba unos mates, laburaba hasta las 18.00 o 19:00. Luego me iba a hacer un after office, a tomar unas cervezas ya que Arequipa es una ciudad muy colonial, tiene un centro comercial muy lindo como Cuzco. Hoy en día trabajo desde mi casa, una vez a la semana hacemos una reunión de trabajo presencial con el equipo y luego vuelvo para mi casa para cuidarme de los contagios de Covid-19”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario