Secciones
años

Murió el monje que decía llevar 80 años sin comer ni beber

Chunriwale Mataji, quien dejó sin palabras a los científicos, decía que fue bendecido por una diosa y no precisaba alimento ni agua.

Martes 26 de Mayo de 2020

Prahlad Jani, un monje de la India que aseguraba que llevaba 80 años sin comer ni beber, murió este martes a los 91 años. Entre sus seguidores era conocido como Chunriwale Mataji.

Prahlad Jani dejó el hogar familiar siendo un niño por una búsqueda espiritual. Según sus seguidores, y como reproduce el portal The Times of India, se instaló en una cueva cercana al templo de Ambaji en el distrito de Banaskantha, en la provincia india de Gujarat. Volcado al ascetismo, la doctrina filosófica o religiosa que busca purificar el espíritu mediante la negación de los placeres materiales, aseguraba que no necesitó comer ni ingerir líquidos durante 80 años.

"Mataji no venía bien desde (el ritual hindú) Chaitra Navratri (en abril). Él había expresado su deseo de regresar a su Charada natal una vez que las medidas de confinamiento por coronavirus se flexibilizaran. Las causas de su muerte se desconocen", aseguró Dharmendra Pachal, el asistente que lo ayudaba en sus rituales y que confirmó su fallecimiento.

image.png

Jani aseguraba que había sido bendecido por una diosa en la infancia y eso le habría conferido un don especial. "Recibo el elixir de la vida por el agujero de mi paladar, lo cual me permite vivir sin alimento ni agua", aseguró en 2003.

Por la magnitud de sus afirmaciones, su vida ganó el interés de la prensa internacional y fue motivo de un documental y varios estudios científicos. En 2010, con el objetivo de medir los efectos del ayuno en su cuerpo, Jani estuvo vigilado por un sistema de videocámaras que controlaban su temperatura corporal y demás signos vitales y bioquímicos.

En dicha ocasión, el monje estuvo sin beber, comer, orinar ni defecar durante 14 días, hecho que dejó estupefactos a loas especialistas que lo observaban. Sudhir Shah, uno de los neurólogos que formó parte de la observación, señaló que el caso es único. "Es una forma extrema de adaptación a la restricción de alimentos y líquidos. Los estudios a las células mononucleares de la sangre periférica muestran una gran tolerancia al estrés", sostuvo el médico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario