Secciones
Chile

El presidente de Chile dice que gobiernos extranjeros influyeron en el estallido

Piñera genera una ola de críticas al afirmar que algunos videos que muestran violaciones a derechos humanos "son filmados fuera de Chile".

Viernes 27 de Diciembre de 2019

Santiago de Chile.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, insiste en que la intervención extranjera ha incidido en el estallido social chileno, que explotó el 18 de octubre en demanda de mejores bienes sociales, como la salud y la educación.

En una entrevista con la cadena CNN en español, el mandatario afirmó que “la campaña de desinformación, de noticias falsas, de montajes para crear una sensación de desorden y de una crisis total, ha sido gigantesca”. “Y en eso ha habido, sin duda, participación de gobiernos e instituciones extranjeras”, ha dicho Piñera. Al pedírsele un ejemplo, el presidente apuntó a los videos relacionados con violaciones a los derechos humanos “que se han difundido profusamente en los medios de comunicación chilenos y también extranjeros”: “No corresponden a la realidad. Hay muchos de ellos que son falsos, que son filmados fuera de Chile o que son tergiversados”.

Las declaraciones de Piñera a la cadena estadounidense han generado una amplia repercusión en Chile, aunque parte de la entrevista fue emitida el 15 de diciembre y difundida en extenso el 22. Las críticas apuntaron a que el jefe de Estado relativizaba las violaciones a los derechos humanos en el marco de las manifestaciones que han sido reportadas por diversos organismos internacionales. En tanto, el fiscal nacional Jorge Abott indicó ayer que el Ministerio Público en su análisis de las imágenes no ha encontrado situaciones como las denunciadas por el presidente sobre videos grabados fuera de Chile.

La portavoz del Gobierno, Karla Rubilar, tuvo que explicar en la tarde de ayer las palabras de Piñera: “Tenemos algunas imágenes y videos que son de países como Bolivia y Colombia, que son enfrentamientos que tienen con la Policía de allá y que uno puede reconocer por los uniformes, y que han sido desmentidas por los propios Carabineros (de Chile)”, dijo la ministra. Para Rubilar, sin embargo: “El presidente reconoce los abusos, los excesos, los delitos y vulneraciones que sí ocurrieron lamentablemente durante estos meses, que nos duelen, y esperamos que efectivamente se investiguen como corresponden”.

Fue tanta la presión, que por la noche el propio presidente, a través de un video en Twitter, explicó sus dichos: “Al referirme a ciertas fake news en una entrevista a CNN, no me expresé en forma suficientemente precisa, provocando interpretaciones que no representan mi pensamiento”, indicó Piñera. “Las violaciones a DD.HH. deben ser condenadas siempre, por todos y en toda circunstancia y nunca tolerar la impunidad”.

Los excesos policiales en Chile en el marco de las protestas han sido denunciados por diversos organismos internacionales, como Human Rights Watch (HRW) y la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Este último, en su informe sobre Chile, indicó que se han registrado “violaciones graves” a los derechos humanos tras el estallido social.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en estas 10 semanas de crisis ha contabilizado 3.557 heridos –359 de ellos, lesionados en los ojos– y 943 acciones judiciales presentadas ante los tribunales por delitos como torturas y tratos crueles o violencia sexual. De acuerdo con los datos oficiales, hay 3.157 agentes policiales lesionados. Según el gobierno se han detenido 21.111 personas –sin considerar las apresadas por no respetar el toque de queda–, de las que 1.615 se encuentran con prisión preventiva.

En el marco de la mayor crisis que haya enfrentado Chile en las últimas décadas, las intervenciones del mandatario complican todavía más la situación política de su gobierno. Recién comenzada la crisis, por ejemplo, indicó que Chile estaba “en guerra” contra un enemigo poderoso, que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite. En noviembre, en una entrevista concedida a El País, Piñera se refirió a una supuesta injerencia extranjera en el estallido social y de la acción de agentes de regímenes adversos a su gobierno. “No descarto nada”, indicó Piñera, que ahora tiene un 11% de respaldo y un 82% de rechazo, de acuerdo con la última encuesta Cadem. El jueves, en una actividad en terreno en Valparaíso por los incendios que han afectado a la ciudad, los ciudadanos se agruparon en la entrada de la Intendencia –la sede de gobierno regional– en protesta por su presencia

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario