El Mundo
Miércoles 18 de Abril de 2018

El Parlamento cubano propone a Miguel Díaz-Canel como sucesor de Raúl Castro

La Asamblea Nacional vota este miércoles para elegir a los miembros del Consejo de Estado, pero el resultado no se conocerá hasta este jueves

La Asamblea Nacional de Cuba inició este miércoles una sesión de dos días para elegir al nuevo presidente de la isla socialista, una transición histórica tras seis décadas de poder de los hermanos Castro.

Los diputados nominaron formalmente al ingeniero Miguel Díaz-Canel.

Los más de 600 parlamentarios reunidos desde la mañana del miércoles deberán ahora votar por la candidatura presentada.

Para acompañar a la candidatura de Díaz-Canel, de 57 años y actual primer vicepresidente, irá el líder histórico sindical Salvador Valdés.

Será la primera vez en más de cinco décadas que la máxima dirigencia no estará liderada por una persona de apellido Castro, luego de que en 1959 triunfara la revolución de los hermanos Fidel y Raúl.

La ceremonia comenzó luego de que Castro y su probable sucesor Díaz-Canel, ingeniero de formación, ingresaran a la sala del capitalino Palacio de las Convenciones.

En primera instancia se instaló el parlamento con la toma de juramento a los diputados.

Sus votos son secretos y se considera que reflejan la voluntad de la alta dirección del país luego de un complejo proceso de varios meses que comenzó con elecciones de base en cada cuadra, pues no existen los partidos políticos.

El diario del Partido Comunista, Granma, explicó que los principales eventos de la Asamblea se transmitirán el vivo, incluida la votación para el Consejo de Estado consistente en un presidente, un primer vicepresidente, varios vicepresidentes y un cuerpo de 23 miembros. El resultado se anunciará el jueves, informó Granma.

La fecha del jueves 19, cuando se conocería oficialmente quién el nuevo presidente, es simbólica: corresponde al 57º aniversario de la victoria en Bahía de Cochinos (Playa Girón), cuando fueron derrotadas las tropas anticastristas, preparadas y financiadas por Estados Unidos en 1961.

Tras el triunfo de la revolución en 1959 y la elección de Fidel Castro como presidente en 1976, Cuba solo ha tenido una transición real. Fue en 2006, cuando Fidel enfermó y le pasó el mando a su hermano menor.

Fidel Castro murió a fines de 2016 y ahora es Raúl, de 86 años, quien cederá su asiento a un representante de la nueva generación.

De no mediar sorpresas, Miguel Díaz-Canel, un civil de 57 años y número dos del gobierno desde 2013, asumirá la responsabilidad.

Durante varios años, Díaz-Canel, nacido después de la revolución, ha representado regularmente al gobierno en el extranjero y sus apariciones en los medios han sido cada vez más frecuentes.

Por primera vez en décadas, el presidente no será un miembro histórico de la revolución de 1959, no vestirá el uniforme verde olivo ni será el líder del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), único autorizado a existir en la isla.

Pero podrá suplir su déficit de legitimidad histórica con el apoyo de Raúl Castro, quien mantendrá el liderazgo del PCC hasta 2021. En ese puesto, tendrá que movilizar a la vieja guardia, percibida en su mayoría como reacia a los cambios más ambiciosos.

El nivel de responsabilidad y el margen de maniobra que se le conceda como líder del nuevo Consejo de Estado será una señal de la voluntad de reforma que habrá en esta nueva era.

El futuro presidente deberá aplicar reformas para reactivar una economía que creció 1,6% en 2017, altamente dependiente de las importaciones y de la ayuda de su hoy debilitada aliada Venezuela.

La tarea más urgente es la unificación de las dos monedas nacionales que circulan en el mercado, además de la eliminación de tasas de cambio preferenciales para empresas estatales -que son la mayoría en la isla- una situación que genera distorsiones en la economía.



Con información de El nuevo herald y Ámbito

Comentarios