Secciones
Miradas

Solidaridad con los trabajadores

Jueves 11 de Julio de 2019

¡¡¡Unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode, se jode!!! Cuando en una movilización escucho ese emblemático canto se me eriza la piel porque aunque parezca una verdad de Perogrullo, al pueblo trabajador unido es difícil derrotarlo.

Los funcionarios de turno han tratado a lo largo de los años de confundir a la sociedad haciéndole creer que los que hacen paros o reclaman por sus derechos son “haraganes”. Apoyados por el poder de fuego de los grandes medios de comunicación, han logrado confundir a una parte de la sociedad, que repite como loro lo que lee o escucha.

Si hay una movilización de laburantes, hablamos del caos en el tránsito que provocan o de la pirotecnia que usaron o de alguna otra pavada menor. Obviamente que de esa forma se desvía la atención del verdadero reclamo de los trabajadores.

En Entre Ríos llegó a existir durante el último gobierno de Jorge Busti un grupo de personas que se hacía llamar “padres por la educación de sus hijos”. Siempre me quedó la sospecha que a ese grupo de hombres y mujeres no los movía la educación de sus hijos sino otra cosa, un interés político coyuntural que nada tenía que ver con la Educación Pública, laica, libre y gratuita.

Muchos candidatos hablan horas y horas en televisión y radio sobre la situación de los trabajadores, ocupados y desocupados. Pero cuando llegan al poder lo primero que hacen es quejarse por las huelgas y hacen caso omiso a los reclamos. Cambiemos tiene en carpeta una feroz reforma laboral que nos quitará derechos a los trabajadores, con el verso de mejorar la competitividad del país. Muchos de los hombres y mujeres que llegarán a ocupar una banca en el Congreso de la Nación tendrán que discutir el tema. Saben que se pueden oponer. En caso de ganar Macri, seguro que una gran parte de los periodistas-empresarios de los grandes medios de comunicación porteño van a hablar loas del proyecto para hacerle creer a la gente que el problema somos los laburantes y no los empresarios; como sucede con el paro de colectivos, uno se enoja con el chofer y no con los dueños de las empresas que son multimillonarios, o con los docentes y no con los gobiernos de turno que cada año reproducen el “conflicto”.

Para despejar cualquier tipo de duda respaldo a los choferes de colectivo en su paro aunque me vea directamente perjudicado por la medida y hoy tenga que moverme en bicicleta o tomar un remís si llueve. Creo que los responsables son los empresarios y no los que manejan los colectivos de un transporte que se dice público, pero que es manejado por privados.

La crisis económica que vivimos los trabajadores, más la situación de estrés que nos genera vivir bombardeados por situaciones adversas –aumento de gas, combustible, electricidad, alimentos, ropa, impuestos, por citar algunos ejemplos– nos sacan de eje y nos hacen ver culpables a quienes en realidad están padeciendo lo mismo que nosotros. Ya es hora de que alguien les diga a los empresarios que hasta acá llegaron. Si no les da plata el negocio, que se vayan. El Estado, una vez, debe pensar en los trabajadores en su conjunto: choferes y usuarios. Tenemos que volver a ser solidarios entre nosotros, los que tenemos trabajo y los que no, para de esa forma salir adelante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario