El Mundo
Martes 23 de Enero de 2018

Hoy la Justicia define el futuro político del expresidente Lula y de Brasil

Miles de personas de todas partes del país llegaron a Porto Alegre para respaldar al líder opositor. A las 7.30 se conoce el veredicto

Porto Alegre.- El expresidente y líder opositor de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, conocerá hoy que dictamina la Cámara de Apelaciones de Porto Alegre, que debe resolver si lo absuelve o ratifica la condena a nueve años y seis meses de prisión por corrupción que puede dejarlo fuera del tablero electoral de octubre, juicio que se sustanciará en una ciudad blindada por un espectacular operativo de seguridad.
El Tribunal Regional Federal 4 deberá emitir una sentencia, sea cual fuere, de alto impacto político y con consecuencias que nadie puede prever, en una ciudad donde miles de personas llegaron para apoyar al expresidente, favorito en las encuestas de intención de voto tanto para la primera vuelta como para un eventual balotaje.
La consigna, esta vez, es "Elección sin Lula es fraude", ya que el Partido de los Trabajadores (PT) y sus aliados entienden que si su líder queda afuera por estar condenado en segunda instancia, en virtud de la Ley de Ficha Limpia, se tratará de una proscripción.
Si la condena fuera ratificada, Lula corre el riesgo de tener un pedido de detención –como quiere la fiscalía de primera instancia de la operación Lava Jato–, y también iniciar un proceso ante la justicia electoral para luchar por la inscripción de su candidatura pese a que puede ser condenado por un tribunal de alzada.
La sesión comenzará a las 7.30 hora argentina en la sede del tribunal con la posición de la fiscalía, la defensa de Lula y luego con el voto del relator, Leandro Paulsen; el revisor, Joao Gebran Neto, y el tercer juez, Víctor Laus.
Varios escenarios se plantearán según el resultado: un 3 a 0 contra Lula será devastador para el objetivo de ganar tiempo en recursos y apelaciones para llegar con la inscripción para las elecciones de octubre. "Un 2 a 1 es una victoria viendo cómo se planteó la persecución judicial", dijo el amigo de Lula y su exjefe de asesores Gilberto Carvalho, al considerar que un voto absolutorio facilitaría un recurso llamado "embargo infringente", que obligaría a todas las salas del tribunal a revisar los votos. También existe la posibilidad, admitida a Télam por fuentes judiciales, de que el camarista Laus, considerado el más garantista y el menos alineado con Moro, pueda pedir "vista del proceso", es decir, un cuarto intermedio para analizar más en profundidad el caso.
El expresidente prevé seguir la sesión en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en las afueras de San Pablo, luego de visitar Porto Alegre por algunas horas para agradecer la solidaridad de sus correligionarios, entre ellos la expresidenta Dilma Rousseff, residente en el barrio Tristeza de la capital de Rio Grande do Sul, estado fronterizo con Misiones y Corrientes. En el último de los recursos a la sentencia dictada por el juez Moro, la defensa de Lula presentó su último pedido de inocencia ante la cámara de apelaciones.
Los abogados de Lula alegaron que presentaron pruebas para demostrar la inocencia del exmandatario pero también pidieron la prescripción de la causa, datada en 2009 por la fiscalía. Esta presentación es una formalidad "pero apunta a convencer con argumentos, presentado pruebas de inocencia, a los magistrados", dijo el abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins.
Miles de activistas del PT, el Movimiento Sin Tierra y otras fuerzas de izquierda se encuentran en Porto Alegre para participar de manifestaciones en reclamo por la absolución de Lula.
El líder del PT lidera las encuestas para el primer turno con 32% de los eventuales votos y con 51% para el balotaje.
Porto Alegre, en un perímetro de entre 500 metros y un kilómetro del tribunal, se encuentra sitiada y mañana, durante la sesión, el espacio aéreo del lugar será bloqueado, así como las principales calles de acceso al foro judicial.
El asueto para los empleados de tribunales fue dispuesto para hoy porque todo está concentrado en la causa de Lula, con 300 periodistas acreditados para seguir la sesión, que por primera vez en la cámara de apelaciones de la Lava Jato, será pública. Carteles con la inscripción "Elección sin Lula es Fraude" están pegados en las paredes de los principales edificios públicos de la ciudad donde el PT, en los años 90, fue considerado una vanguardia por haber incluido en sus gobiernos municipales el presupuesto participativo.
Lula está condenado por haber recibido un departamento que no está a su nombre ni nunca usó en Guarujá por parte de la empresa constructora OAS, del empresario delator premiado Leo Pinheiro, a quien el ex presidente consideró alguna vez como "un amigo".
Los juristas se debaten en las últimas horas sobre el fallo de Moro, en el cual el propio magistrado aceptó que no existe un vínculo directo entre los contratos de OAS con Petrobras y el departamento, lo cual abrió espacio para la apelación por falta de pruebas documentales.
En su delación premiada, Leo Pinheiro, el dueño de OAS condenado a 22 años de cárcel, involucró a Lula, aunque sobre la base de un supuesto. "Siempre pensé que el departamento era para el", es la declaración más fuerte contra el ex presidente.

Comentarios