Secciones
Concordia

La misteriosa construcción de Concordia de hace un siglo

El conde Cock vivía en las afueras de la ciudad entrerriana. Todos pensaban que era un brujo. En 1918 un periodista escribió sobre él y la casa que habitaba: el Palacio de los Misterios.

Miércoles 20 de Febrero de 2019

Augusto Vaccaro, periodista de la revista Caras y Caretas, escribió sobre Concordia en 1918. En su artículo relató su viaje a bordo del vapor Corrientes, su llegada a la ciudad, su alojamiento en el hotel Colón, frente a la plaza 25 de Mayo, y las particularidades de esta ciudad a la que llamó "la Rosario entrerriana" y de su gente.

Pero lo que más lo sorprendió fue su encuentro con el llamado "conde Cock", un personaje extraño que vivía en las afueras de la ciudad, en el llamado "Palacio de los Misterios".

Embed

Su casa era una construcción circular y tenebrosa. Tan terrorífica era, por dentro y por fuera, que Vaccaro la comparó con una catacumba.

Cock era un personaje bajito, que hablaba en francés mezclado con español. Decía que su familia era originaria de Bélgica y en Concordia todos pensaban que era un brujo.

Hay quienes recuerdan que el castillo estaba en un campo cercano a lo que hoy es Villa Adela, en el acceso sur a la ciudad. Ya no queda nada de esa construcción.

"El castillo de los Misterios está edificado con todas las reglas del arte militar, salvo pocos detalles... Primero hay que pasar adentro de un corredorcito angosto, defendido por rejas de hierro bien sólidas", dice el periodista en su texto. Y más adelante agrega: "Todo está en un estilo fantástico: los muebles son de cemento armado, pintado de color roble. Las puertas que dan al dormitorio y al saloncito dibujan los alegres contornos de un cajón fúnebre y en las paredes existen nichos disponibles que parecen esperar una momia".

"Paredes y techos están pintados como tapicerías en cuero antiguo, así que, dada la escasa luz que atraviesa las estrechas ventanas, se tiene la ilusión de entrar en una catacumba", continúa la descripción.
La fotografía que utilizó Vaccaro para ilustrar su artículo está resguardada en el Archivo General de la Nación.

carasycaretas 1.jpg

carasycaretas 2.jpg

carasycaretas 3.jpg




En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario