Hoy por Hoy
Miércoles 30 de Mayo de 2018

El regreso de Lita

"Camine señora, camine", "Busquen precios", aconsejaba Rita de Lázzari, la mediática ama de casa con tendencias de ultraderecha que se hizo popular en los 90 por sus consejos sobre consumo en radio y tevé. Y la señora modelo a la que iba dirigido el mensaje tomaba nota, porque eran épocas de vacas flacas y un descuento en el atado de acelga hacía que valiera la pena el callo en el talón.
Pero para las otras señoras, esas que vivían en las villas miseria, o en barrios periféricos donde la mayoría de las familias conseguían el alimento diario en comedores comunitarios, el consejo no aportaba novedad: desde niñas habían calzado zapatillas con las suelas gastadas de tanto andar buscando una changa, buscando un taper de comida para su familia o buscando atención primaria en algún centro de salud, lejos del barrio.
Lita murió en 2015, pero sus tips sobre ahorro destinados a personas que durante toda su vida se vieron obligadas a escatimar en gastos vuelven a cobrar vigencia. Y lo peor es que esta vez, ya no en un programa de televisión del mediodía, ni en un noticiero, sino por cadena nacional.
Nacido en el seno de una familia millonaria, el Presidente es un empresario con cuentas off shore que nunca entendió el concepto de la frase "no me alcanza la plata", excepto una vez cuando –estando de vacaciones en Chile– tuvo que pedirle a su papá que le girara dinero porque se lo había gastado todo en el casino, según él mismo le contó en una entrevista al fallecido Jorge Guinzburg.
Sin embargo, y a pesar de su conocido trasfondo económico, Mauricio Macri salió nuevamente a dar consejos para que el pueblo argentino "ahorre". Esta vez dio a entender que los aumentos del 500% en las boletas de luz se debe a que los usuarios irresponsables no se han volcado aún a la tecnología de las lamparitas LED que, acotación al margen, él mismo y su jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, se encargan de importar a través de las empresas General Lighting Systems (GLS) y Philco.
Ya el año pasado, el presidente había reprendido a los argentinos por usar la calefacción para poder andar en remera dentro de la casa en pleno invierno. Se trata de un raro comportamiento donde el Estado (en la figura del Presidente de la Nación) solo es paternalista a la hora de "retar" al pueblo, pero es un padre abandónico cuando de pensar en el bienestar popular y el futuro del país se trata.
Esta vez la ironía no se hizo esperar, y las redes sociales se inundaron de lo que se dio en llamar "#MacriTips". Ante esto, los usuarios de Twitter y Facebook comenzaron a bromear y hacer sus propias comparaciones para obtener beneficios en la economía diaria: "Si cambiás los libros tradicionales por libros en Braille no necesitás la luz para leer de noche", sostiene uno de los memes. "Si se levantan tarde pueden almorzar de una vez y ahorrarse lo del desayuno", precisó otro. "Si con el último trago de soda, te hacés un buche violento, te ahorrás la cepillada de dientes, economizando en agua y dentífrico", ironizó otro usuario.
Es que al culpabilizar a los argentinos por el supuesto uso irresponsable de los servicios, el Presidente está corriendo el foco de la cuestión. Es evidente que los tarifazos no son más que la transferencia de recursos del pueblo trabajador a las ganancias de los empresarios, grupo al que pertenecen el Presidente y los integrantes de su equipo, que se jacta de ser el mejor de los últimos 50 años.
Es que Cambiemos dio lugar a la cartelización del negocio energético que manejan empresarios cercanos a la Casa Rosada, como Marcelo Mindlin, Joseph Lewis o Nicolás Caputo, a quienes les condonó deudas millonarias.
Para comenzar a cerrar la idea, vale traer a colación otros MacriTips que dieron vueltas por las redes sociales y que –más allá de la ironía– pueden dar un panorama de por qué el país está hoy como está: "Si hay una dictadura y vos tenés buena onda con los milicos podés tomar deuda y que luego te la estaticen. Te podés ahorrar 170,6 millones de dólares y que los pague el resto de la sociedad" y "Si se llevan la guita a Panamá ahorran una fortuna en impuestos". Cualquier parecido con la familia Macri y las empresas Socma y Fiat-Sevel, es completamente intencional.

Comentarios