Investigación

Caso Erik Valdez: pese a dudas, policías afirman que se suicidó

Ante el reclamo de esclarecimiento del caso de la muerte en la comisaría segunda de Concordia, el defensor de policías reseñó la versión de los acusados.

Miércoles 15 de Diciembre de 2021

Aunque la autopsia al cuerpo de Erik Valdez arrojó que la muerte se produjo por asfixia por ahorcamiento, por estas horas ingresaría al despacho de la fiscal Julia Rivoira el informe completo del estudio de los médicos forenses, donde podría llegarse a determinar si el mecanismo de muerte es compatible con una autodeterminación o con la acción de terceros, es decir un asesinato. El obrero de la construcción de 30 años falleció dentro de la celda de la comisaría segunda de Concordia luego de ser detenido por violencia de género. El caso cumple 11 días, con hay indicios claros sobre circunstancias de apremios ilegales que profundizan las dudas sobre un asesinato; y a su vez los policías que están bajo sospecha aseguran su inocencia y la hipótesis del suicidio.

El lunes, la Red de Organismos de Derechos Humanos de Entre Ríos emitió un comunicado donde afirmó que se trató de “una detención ilegal” y que la víctima tenía “signos evidentes de tortura y vejaciones aberrantes”. Entre otros cuestionamientos ya conocidos, afirmaron que“las autoridades policiales no cumplieron con su obligación de dar aviso correspondiente a la Fiscalía ni a la Defensoría de la detención”, que no se llevaron a cabo los protocolos correspondientes para evitar suicidios, y aseguraron: “Se trata de un accionar ilegal por parte de agentes de la Policía de Entre Ríos que culminó con la muerte de un joven de nuestra provincia, representando un gravísimo caso de violencia institucional”.

Luego, el subsecretario de Derechos Humanos de la Provincia, Daniel Paduán, aseguró que están acompañando a la familia de Valdez y siguiendo de cerca la investigación. “Este es un gobierno que no oculta ni empaña ni protege ningún tipo de abuso policial. Debe saber la comunidad que no toleraremos desde el Estado provincial ningún accionar violento de los miembros de la fuerza de seguridad y vamos a ser rigurosos respecto de ese tipo de conductas”, sostuvo Paduán.

El mismo día del suceso, la fiscal Julia Rivoira dispuso el secuestro de los celulares de los policías que se encontraban de guardia en la comisaría y que participaron en la detención. Además del informe de la autopsia completo, se aguarda por otra prueba clave: los videos de las cámaras instaladas en la dependencia policial, que deberían haber registrado el movimiento en el lugar, lo cual podría resultar esclarecedor.

LEÉ MÁS: Caso Erik Valdez: el gobierno promete ir "hasta las últimas consecuencias"

Los policías fueron notificados de la investigación sobre su accionar y los instaron a que designen abogados defensores. Algunos de ellos designaron a Rafael Briceño, quien dijo a UNO que los efectivos sostienen su inocencia, que se trataría de un suicidio, y que las lesiones que presentaba el cuerpo habrían sido ocasionadas al momento de la detención.

En este sentido, reseñó que la intervención policial se produjo tras el ingreso de una mujer al hospital Masvernat, donde le practicaron curaciones por lesiones en la cabeza, y en forma concomitante por un llamado telefónico de la madre de esa joven que alertaba que Valdez estaba en su vivienda. Según esta versión policial, cuando llegaron los uniformados ingresaron con autorización de la señora, y encontraron al joven muy alterado, por lo cual utilizaron la fuerza para reducirlo y trasladarlo a la comisaría.

El ingreso a la dependencia fue a las 7, a las 7.20 la joven declaró y habló con Valdez, y a las 8.20 lo encontraron muerto en la celda, ahorcado con la correa de un bolso. En el interín se produjo el cambio de guardia en la comisaría. Por ello, desde la defensa se considera que lo que podría haber ocurrido como delito es una violación del deber de cuidado.

Quedará además por esclarecer el no aviso a la Fiscalía sobre la detención, lo cual se argumentaría en una situación de falta de personal para numerosas tareas.

Lo cierto es que a esta altura ya debería haber mayores certezas sobre un hecho muy grave, en un contexto donde han incrementado en el país los casos de gatillo fácil y de asesinatos a manos de fuerzas de seguridad provinciales.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario