Reclamo vecinal
Lunes 26 de Febrero de 2018

Inician trámites para frenar obra de edificio en terreno de propiedad desconocida

Tras la medida cautelar y la denuncia penal de los vecinos, el municipio realiza las mediciones catastrales para recuperar un predio

La proliferación de torres en la ciudad, particularmente aquellos sectores ya atestados de esas voluminosas estructuras de hormigón como el Parque Urquiza, no tiene freno. La falta de debate y consenso social para fijar determinadas políticas de desarrollo habitacional y de crecimiento demográfico, lleva a permanentes conflictos en la ciudad de Paraná, desde hace largos años.
En este caso, la situación se disparó en calle Tucumán, pero debido a la particularidad de que se proyectó y otorgó factibilidad para la construcción –a cargo de un fideicomiso– de una torre de 12 pisos y 26 departamentos, en terreno del inmueble ubicado a la altura del número 639 y del centro de la manzana, que es propiedad desconocida.
Por esa razón, los vecinos habían concretado diversos pedidos y reclamos administrativos sin suerte –sostenían que era de propiedad municipal–, hasta que la semana pasada presentaron una medida cautelar, y luego una denuncia penal contra el propio gobierno municipal y el fideicomiso Neuen Weg Corp, por el avance de la obra.
Mariana Cerini, una de las vecinas lindantes al predio donde se proyecta la obra, confirmó a UNO que tras esas presentaciones, personal municipal de la Dirección de Catastro inició las mediciones del terreno, con el propósito de recuperar la propiedad del lote. El relevamiento, confió, se inició el jueves y ayer por la mañana continuaban con esas tareas.
"Estimamos que ese trabajo está siendo realizado para recuperar la propiedad del terreno", señaló Cerini, ya que sostuvo que no tuvieron ninguna respuesta formal a los reclamos elevados.
El corazón de manzana tiene como partida municipal el número 61.943/3. En ese predio, junto con el lindante en dirección hacia calle Tucumán, se proyectó el edificio; la ocupación del centro de manzana permite realizar torres de mayor altura. Según el Código Urbano, cuanto más retirada de la vereda esté la edificación, mayor es la autorización para desarrollar altura.
Ayer, ante la consulta de UNO, el secretario Legal del municipio, Walter Rolandelli, explicó que a diferencia de lo que dicen los vecinos, el centro de manzana no es de propiedad municipal, sino de un desconocido, según obra en los registros locales. El letrado aclaró también que el Código Civil autoriza la posesión de un predio, hasta tanto aparezca un reclamante.
En ese marco, acotó que actualmente, ese centro de manzana estaba ocupado por el vecino que vende la propiedad frentista sobre Tucumán; allí poseía una pileta. Pero Rolandelli también aportó que otros vecinos han tomado también parte de ese centro de manzana.
"El Código Civil permite la figura de posesión, hasta tanto no aparezca un reclamante", añadió.
Rolandelli indicó que el trámite de obra se inició durante la anterior gestión municipal, en 2015. Y señaló que apenas estén concluidas las mediciones e informes de Catastro, la comuna hará la presentación de propiedad y posteriormente se notificará a la firma para que detenga la obra.

Reclamo
"El 30 de enero habíamos pedido un recurso de revisión ante la Municipalidad, y como no teníamos respuestas, pasamos a la Justicia con la denuncia penal, porque ya se inició la demolición de la casa sobre calle Tucumán", explicó Mariana Cerini, al contar el proceso de reclamos que lleva la obra.
"Los vecinos estamos esperando que la Municipalidad dé la orden de paralizar la obra y la demolición, y se revea la factibilidad, porque el terreno donde se proyecta la construcción no es propiedad de la empresa, sino municipal", remarcó.
Precisamente, la factibilidad de la obra había sido dada por la Municipalidad en junio de 2016, y no tuvo en cuenta la propiedad pública de ese terreno. "Por eso pedimos la nulidad de esa autorización", indicó Cerini.
En la lucha emprendida por los vecinos de esa cuadra, cuentan con el apoyo de los frentistas de calle Catamarca, que desde hace más de dos años resisten el inicio de una torre de 25 pisos –sería la más alta de la capital provincial–, con intervención de la Justicia. La gigantesca grúa que se utiliza para levantar edificios, permanece como postal sobre la angosta arteria, a pocos metros del Rosedal.
Por otro lado, los vecinos de calle Tucumán están movilizados por el desarrollo de la obra ubicada al 673. La construcción ya lleva un piso y los vecinos han denunciado la poda de dos tipas históricas. "Estamos pidiendo puntualmente que la comuna intervenga, porque la semana pasada la empresa constructora cortó las ramas que les impedía seguir para arriba, y lo cortaron sin autorización municipal. Y van a tener que seguir cortando las tipas, con cada nuevo piso que construyan. Y además, como se observa en la imagen del propio proyecto presentado, las dos tipas no figuran. Esos árboles no se pueden quitar, porque tienen más de 80 años. No debería haberse aprobado ese proyecto, por eso estamos pidiendo un pronto despacho de revisión, por irregularidades", acotó Cerini.

Comentarios