Arte
Miércoles 30 de Mayo de 2018

Se renovó la exhibición permanente de Cesáreo Bernaldo de Quirós en Bellas Artes

El Museo "Dr. Pedro E. Martínez" presenta un nuevo diseño de exhibición en las salas permanentes dedicadas al artista

En conmemoración del 50° aniversario del fallecimiento del emblemático artista entrerriano Cesáreo Bernaldo de Quirós y en su homenaje, el Museo Provincial de Bellas Artes "Dr. Pedro E. Martínez" presenta un renovado diseño de exhibición en las salas permanentes dedicadas al artista.

Desde ayer martes, día en que se cumplió medio siglo de la desaparición física del artista fallecido en Buenos Aires el 29 de mayo de 1968, los visitantes del Museo Provincial de Bellas Artes "Dr. Pedro E Martínez" pueden conocer el nuevo diseño de las salas patrimoniales dedicadas al destacado pintor nacido en Gualeguay en 1879.

museo 1

Organizadas por núcleos temáticos, las 22 obras que reúne la colección más completa de exhibición permanente que existe actualmente, permiten un recorrido renovado por su intensa producción, otorgando una visión más acabada de las temáticas y estilos que abordó, así como de su sólida vigencia como el "El pintor de la Patria".

El recorrido se inicia a partir de la profunda relación de Quirós con la provincia de Entre Ríos, evidenciando un fuerte sentimiento por la tierra que lo vio nacer, en el que se refleja en retratos familiares, paisajes y estampas características de esa geografía.

MUSEO 2

En la segunda sala el visitante podrá contemplar obras realizadas en Estados Unidos, Europa y Canadá como una muestra de su formación e innumerables viajes por el mundo.

Por último, su permanente interés por los temas sociales se evidencia en un conjunto de sus trabajos realizados entre 1904 y 1934, los que recogen escenas y personajes con notable sensibilidad y compromiso.

Las salas pueden visitarse en los días y horarios hábiles del Museo, con acceso libre y gratuito.

Sobre el artista
Cesáreo Bernaldo de Quirós (Gualeguay 1879 – Buenos Aires 1968) es considerado uno de los grandes maestros de la pintura argentina de todos los tiempos. Su intenso periplo por el mundo lo llevó a radicarse en Europa y América del Norte en varias oportunidades, donde desarrolló su formación artística y expuso con notable reconocimiento.

En 1899 Quirós obtuvo el Premio Roma que le permitió viajar a Europa para perfeccionar sus estudios. En febrero de 1900 emprendió su viaje rumbo a Nápoles junto a Carlos Ripamonte, Arturo Dresco y Rogelio Yrurtia. Después de algunos años de residencia y estudios en Europa, volcó decididamente su producción a la representación de la figura humana, criterio inculcado por sus contemporáneos italianos. Luego de su paso por Florencia, en 1907 se instaló junto a su familia en Mallorca. En este período, destaca el predominio de las tonalidades azules.

Pero es en suelo entrerriano donde realizó gran parte de su prolífica y significativa obra, como la afamada serie Los Gauchos. Presentada en 1928, esta serie llevó a Quirós a recorrer algunas capitales europeas como Madrid, Berlín, Londres y París a la que le continuaron propuestas de exhibición en Nueva York, San Francisco, Washington y Boston. En las obras de este período hay dos particularidades que se destacan respecto del resto de su trabajo: por un lado, el predominio del color anaranjado; por otro, la utilización casi exclusiva del hardboard que terminó con la supremacía que hasta ese entonces había tenido el lienzo en su obra. En diversas obras de estos años se hace notoria la preocupación por visibilizar festejos populares en los barrios afroamericanos de EE.UU.

museo 3

En 1938, Quirós se instaló en una antigua casona del Puerto Viejo de Paraná, sitio de gran belleza, donde se dieron los asentamientos originales de la ciudad. En esta vista a vuelo de pájaro, la presencia de la geografía local –las barrancas, el río y una abundante vegetación– conviven con exponentes arquitectónicos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Desde las orillas del arroyo Antoñico, desarrolló una serie de obras registrando construcciones de la zona –como el edificio de la Aduana de Puerto Viejo– y recreó escenas propias del siglo XIX con paisanos protagonizando diversos momentos de la vida cotidiana del lugar. Junto a la producción de paisajes, deja un número importante de bodegones, naturalezas muertas y escenas de espacio interior, cuya particularidad reside en la presencia de elementos autóctonos.

A lo largo de su vida produjo más de 2.000 obras; expuso individualmente en 87 oportunidades alrededor del mundo; obtuvo los más prestigiosos premios a nivel nacional e internacional. Su obra puede inscribirse en las corrientes artísticas realista y post impresionista europeas de principios y mediados del Siglo XX.

La colección del Museo Provincial, integrada por 22 obras que abarcan los diferentes períodos de su producción, constituye hoy la más numerosa y completa que se exhibe de manera permanente.

Comentarios