A Fondo

¿Qué pasó con las netbooks del Conectar igualdad?

Viernes 08 de Agosto de 2014

Juan Manuel Kunzi/ De la Redacción de UNO

jkunzi@unoentrerios.com.ar

 

Los estudiantes secundarios que estaban aprovechando el sol del mediodía el miércoles, en la Plaza 1º de Mayo, habían dejado las netbooks en sus casas. Hablé con cinco grupos de adolescentes que estaban diseminados por el paseo público que se encuentra en el corazón capitalino. Unas chicas me respondieron que llevan las net a la escuela cuando los profesores se las piden. No las tenían en las mochilas porque nunca se las solicitan. Yo andaba preguntando porque quería armar una foto para ilustrar la nota que más adelante les voy a contar.

Las respuestas se fueron repitiendo en mayor o menor medida con los mismos argumentos. Algunos explicaban que en la escuela el WiFI nunca funcionó por lo que quizás ese fue uno de los principales problemas. Otros quisieron ensayar una especie de respuesta que encerraba cierto discurso político, pero la verdad que la confusión era aberrante. Muy común de estos tiempos. Señalar culpables sin saber.

 

Pensé que en las escaleras del shopping La Paz o en algunas de las mesas de la heladería podía llegar a encontrar a chicos o chicas con las computadoras como sucedía hasta hace algunos meses. Nada. Los chicos estaban, porque siempre están. Jugando unos fichines o tomando una coca y hablando entre ellos o perdidos en las pantallas de los celulares. La respuesta fue la misma: “No traemos la netbook porque en la escuela no la usamos”.

 

Entonces se me ocurrió consultar a especialistas para que me describieran cómo estaba la situación. Enseguida me pasaron el teléfono de un “encargado de” que atendió la llamada y me respondió que le mandara un correo con las preguntas, que se sentaba frente a la compu, se conectaba y me mandaba toda la información. La idea era saber cómo estaba la conectividad en las escuelas y qué impacto está causando el plan nacional en la provincia. Algunos datos sobre “la salud” de los equipos. Algunos números.

Tuve paciencia y después de muchas horas llegó el correo del “encargado” diciendo que las repuestas las podía entregar la “coordinadora” pero que por estos días estaba de licencia. Yo manejaba el dato porque lo había leído en Facebook. Así estamos.

Con tantas computadoras entregadas, con tanta gente trabajando para generar contenidos, con tantos estudiantes felices porque tienen un equipo personal ¿cómo puede ser que solo una persona esté en condiciones de responder un cuestionario tan básico?

 

Esta historia viene desde hace tiempo. En el mes de julio escuché las reflexiones de la “coordinadora” en un programa de radio local y pensé que quizás era mi momento tan esperado. La llamé a la hora que tenía que llamarla y nunca atendió.

Como me gusta seguir preguntando, hablé con otros amigos que saben mucho de computadoras y me acercaron algunos post interesantes para entender cómo funcionan las netbooks del Gobierno.

En Taringa hay un análisis interesante de las prestaciones: “La verdad es que antes de que nos dieran las netbooks nos decían que no nos ilusionáramos porque iban a tener todo restringido , pero en realidad hasta ahora todo lo que quise hacer, lo hice. Se entra a cualquier página y le puedo instalar los mismos juegos que en otras computadoras del mercado”, escribió un usuario en la nota titulada ‘Las netbooks del Gobierno’. También hay uno muy interesante un artículo que se presenta como ‘Los 10 modelos de Netbooks del Gobierno’ que como yapa tiene algunos videos que resumen el análisis de “especialistas”.

En definitiva, los técnicos y los usuarios resaltan las cualidades de los equipos que entregó el Gobierno Nacional. Ahora lo que falta es que comiencen a usarlos en forma intensiva dentro de los establecimientos educativos. Si todavía no lo hacen porque falta conexión, bueno, que alguien arriesgue una fecha en la que se puede solucionar el problema. Y si son los docentes que las dejan de lado, que lo digan. Eso es lo que se necesita: que alguien más pueda hablar.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario