Educación
Viernes 09 de Junio de 2017

La policía rechazó el pedido del maestro de Puerto Ruíz para dar clases en la comisaría

El jefe de la policía de la provincia, Gustavo Maslein, aseguró a UNO que la respuesta tiene que llegar desde otros organismos estatales.

Nicolás Montenegro es el docente que da clases en Puerto Ruíz, departamento Gualeguay que se hizo conocido en toda la Argentina, porque el diario La Nación publicó su historia de sacrificio para educar a 22 estudiantes de la zona.

Lo único que pedía era contar con un lugar para el dictado de los contenidos, y de allí es que solicitó permiso en la comisaría para cumplir con este fin.

La respuesta de la Policía de la Provincia de Entre Ríos, fue que en el destacamento se cumple con la tarea de brindar seguridad y es ocupado por personal uniformado, de esa manera descartó la posiblidad de mudar la escuela.
docente 1.jpg
<b>Sus alumnos</b>. Montenegro ayuda a estudiar a 22 personas del pequeño pueblo.
Sus alumnos. Montenegro ayuda a estudiar a 22 personas del pequeño pueblo.

Un pedido a las autoridades

Ayer se difundió la noticia sobre la problemática del docente entrerriano. Primero porque para cumplir su sueño de educar, se tiene que levantar todos los días a las 5 de la mañana para ir a trabajar como playero en una estación de servicio.
Con parte de ese dinero del empleo privado lleva a cabo su verdadera vocación: ser docente.
Al mediodía, viaja por un camino de tierra a la localidad de Puerto Ruíz, ubicada a 8 kilómetros de Gualeguay. Allí es el único docente del Centro Educativo 322, donde da clases en la casa de una alumna a sus 22 estudiantes, que tienen entre 14 y 80 años.
"Los estudiantes necesitamos un espacio físico que sea propio, que sea una escuela, no una casa de familia", contó Nicolás Montenegro, para luego agregar que espera una autorización para mudar el aula a la comisaría del pueblo.
"Ser maestro significa tener vocación, ser buen ejemplo, guiar en los procesos de aprendizaje, estar abierto a distintas miradas y siempre estar preguntándonos todo", explicó el docente. En 2015 comenzó dando clases en una iglesia y ahora está en la vivienda de una de sus alumnas.
"Vamos a aprender a hacer una escuela", asegura el profesor, de 34 años.
escuela 2.jpg
Una posta de Puerto Ruiz y la comunidad educativa de la escuela. Foto Gentileza Luis Giménez Beresiartú.
Una posta de Puerto Ruiz y la comunidad educativa de la escuela. Foto Gentileza Luis Giménez Beresiartú.

Clases
UNO, dialogó esta tarde con el jefe de Policía de provincia, Gustavo Maslein quién adelantó que tras estudiar el pedido del docente del departamento Gualeguay, se resolvió rechazar su planteo de dar clases en la comisaría.
"No es que no apostemos a la Educación, el tema es que esa dependencia está funcionando a pleno para las tareas por las cuáles fue creada, brindar seguridad. Cuenta con personal permanente y se debe cumplir con la premisa de nuestra institución trabajar por la tranquilidad del pueblo", explicó Maslein.
El titular de la fuerza hizo saber que un pedido de estas características tiene todo un proceso que se debe cumplir. "Se debe firmar un convenio y un comodato con el Consejo General de Educación (CGE), que luego debe ser ratificado por el gobernador, y ahí sí autorizar a que una comisaría se transforme también en una escuela", referenció para aclarar: "En el Estado hay organismos directos para contener el pedido de esta persona".

Maslein apuntó a las autoridades del CGE que son los encargados del funcionamiento educativo en la provincia.

La policía comentó que en los muelles hay estructuras y galpones que podrían ser acondicionados para convertirlos en aulas. Incluso se conoció el compromiso de las autoridades municipales de Gualeguay de acompañar el proyecto educativo.

Puerto Ruiz, hoy
El poblado de Puerto Ruíz, es ribereño, viven cerca de 80 familias que se ganan la vida pescando o con pequeñas producciones.
Hay una sola escuela, y en la comisaría los funcionarios policiales están en forma permanente.

Ahora la discusión que se abre tienen que ver con que si hay que cerrar la comisaría para abrir una escuela.
Los 22 alumnos que tienen entre 14 y 80 años esperan la solución.

Comentarios