Lunes 18 de Diciembre de 2017

Un ballet que busca posicionarse entre los mejores del país

El Grito Sagrado participará en el Pre-Cosquín representando a la sede Villaguay. Además estará en el Festival del Pescador de Sauce Viejo


El Grito Sagrado es un ballet folclórico de Paraná que se conformó hace ya dos años, de la mano de Cristian Colo Lescano, un bailarín vialense que convocó a jóvenes de Paraná, Crespo, Santo Tomé, San Justo y Santa Fe para plasmar un proyecto que venía elaborando desde hacía ya bastante.
"Convoqué a algunos bailarines que conocía, luego abrí la convocatoria y en ese entonces llegamos a ser siete parejas, de las cuales algunas continúan hasta el día de hoy, otros se han alejado por cuestiones laborales y otros compromisos", comentó Lescano a Escenario.
Actualmente son 25 bailarines, de entre 18 hasta 37 años, quienes ensayan intensamente –o entrenan, según afirmó el director– cada sábado durante seis horas, con la finalidad de perfeccionarse en las danzas folclóricas, fusionadas con las danzas contemporáneas y clásica.
"Los chicos que se han sumado me conocen y saben del trabajo que vengo haciendo. Mi objetivo es lograr hacer ese clic en el bailarín, que se tome esto como un trabajo, si bien no es redituable. Son muchas horas de ensayo, con poco descanso, nada de mates. Laburamos solamente los sábados para que los que vienen de afuera puedan asistir", señaló.
El grupo solventa todos los gastos y necesidades, como la vestimenta, el calzado y los accesorios: "Algunas cosas la pongo yo. Es decir, a quien ingresa a la compañía se le da todo, lo único que les pido que tengan por su cuenta son cancanes en el caso de las mujeres y una faja y camisa. Botas, sombreros, vestidos, todo eso se le da a cada bailarín o bailarina".
Colo Lescano tiene 36 años y baila desde los seis. Bailó en varios grupos –como Ameridanza de Rosario, Martín Fierro de Santa Fe y hasta en los carnavales de Gualeguaychú– y luego se fue a Rosario a estudiar un profesorado en danzas folclóricas, donde conoció a importantes bailarines del país. En 2011, tras audicionar durante varios años, logró formar parte del Ballet Oficial del Festival de Cosquín, que le abrió varias puertas y lo inspiró a formar su propio ballet de nivel profesional. "Yo tengo un objetivo muy exigente, pero como siempre les digo a los chicos del grupo, yo tengo una meta, el que me sigue, bienvenido sea, el que no, se puede retirar".

Un espectáculo integral
El grupo tiene como principal finalidad presentarse a certámenes: "Por un lado hacemos danza folclórica tradicional, que es a lo que menos tiempo le dedicamos; y por otro a espectáculo, haciendo cuadros que duran unos diez minutos, tomando siempre alguna temática y trabajamos sobre eso, perfeccionando la técnica, que es fundamental".
El grupo que dirige Lescano busca innovar; primero, para atraer a la juventud a las danzas folclóricas, y segundo, para renovar las energías e incentivar a los bailarines que conforman el ballet: "Hacer cosas nuevas te abre la cabeza, te ayuda a aprender. Yo, por ejemplo, cada vez que voy a encarar un proyecto, estudio. Por ejemplo, ahora estamos haciendo una representación sobre el Chaco y tuve que estudiar bastante, no se puede hacer lo que a uno le parece nomás. Así hacemos obras muy lindas que de a poco se van ganando al público".
El año pasado el grupo se presentó en el Pre Cosquín representando a la sede Gálvez. Este año lo harán representando a la sede Villaguay: "Es un certamen muy lindo, es un camino largo el que hay que recorrer para poder estar sobre el escenario mayor donde se presentan los mejores ballets del país. Pero creo que dejaremos bien representada a la provincia de Entre Ríos", señaló Lescano y añadió que también estuvieron en Sauce Viejo, donde ganaron el certamen previo al Festival del Pescador con un cuadro de gran despliegue, donde representaron a los hombres y familias de río, con agua y barro incluidos. "El compromiso cuesta, pero se está afianzando. Y nos estamos haciendo conocidos en la zona gracias a ese compromiso y nuestro trabajo serio", manifestó Lescano.
El grupo no recibe ningún tipo de ayuda económica y se mantiene a través de ventas de comidas y el aporte de cada integrante. Ir a los certámenes en los que participarán les significará grandes gastos. Quienes quieran colaborar con el grupo pueden comunicarse vía facebook a El Grito Sagrado.

Comentarios