Secciones
Bienestar Psicológico

Nuevas dependencias

El pasaje de la sustancia a las actividades lícitas.

Viernes 15 de Noviembre de 2019

Las dependencias han cambiado.

Las nuevas dependencias tales como el juego de azar, internet, sexo, trabajo, teléfono celular y shopping compulsivo son trastornos que se manifiestan con mayor intensidad en este período de postmodernidad.

En el último decenio, los conceptos de abuso y de dependencia han sufrido una transformación notable, más extensible a otros contextos sociales-relacionales en los que participamos como seres humanos y por lo tanto si hablamos de algo que vaya más allá del contexto referido a la familia de origen, hablamos de actividades que “supuestamente” tendrían que colaborar con la interacción y vinculación con un mundo externo más amplificado, globalizado y que funciona con redes cada vez más complejas a la hora de comunicarnos.

Mientras al inicio nos referíamos casi exclusivamente al consumo de sustancias como el alcohol y las drogas (entendidas como cocaína, heroína, etc.), el actual espectro de las dependencias incluye un grupo multiforme de trastornos en donde el objeto de la dependencia no es sólo la sustancia, sino más bien actividades lícitas y socialmente aceptadas, y también alentadas y motivadas en ciertos contextos específicos donde se vuelve útil la generación de seres humanos que vivan como “zombies” o como en un estado de “stand by”, y por lo tanto más fácilmente manejables y controlables.

Definición

Las nuevas adicciones comprenden todas aquellas nuevas formas de dependencias en donde no se encuentra implicada el uso de alguna sustancia química. En donde el objeto de la dependencia es un comportamiento o actividad lícita o socialmente aceptada como lo es trabajar, comprar, navegar en internet, jugar, etc., llevadas al exceso.

Estas nuevas formas de dependencia han encontrado campo fértil gracias a las innovaciones tecnológicas por un lado y a los nuevos tipos de formas de vivir la vida cotidiana impregnada de generadores de estrés, vacíos y aburrimiento. Por otra parte, estimula la tendencia a la gratificación inmediata, proporcionado por los instrumentos más útiles: creaciones de necesidades y de todos los medios existentes adaptados para satisfacerlas.

Entonces podemos decir que el progreso tecnológico ha modificado no sólo los hábitos de las personas sino también el modo de expresarnos y comunicarnos en situaciones que sean funcionales o patológicas.

Con el término de Adicción, se entiende, a la condición general en donde la dependencia psicológica impulsa a la persona a buscar el objeto, sin el cual, su existencia, perdería el significado primario. En el caso de las nuevas dependencias podemos hablar de un desarrollo de las adicciones sin “dependencias” (específicamente dependencia física y química, condición en donde el organismo necesita de una determina sustancia para poder seguir funcionando). Por lo tanto, en estos casos, la necesidad imprescindible es la de meter en acto una serie de comportamientos significativos y repetitivos, en ausencia de una dependencia física propiamente dicha.

Actividades Pasivas y Activas

Las nuevas adicciones pueden ser: pasivas (por ejemplo la T.V.) o activas (por ejemplo los videojuegos) y tienen la propiedad en común de inducir y reforzar, favoreciendo la tendencia a la dependencia.

Por otro lado, las dependencias de productos tecnológicos en general, conforman un conjunto de dependencias comportamentales, con los siguientes componentes comunes:

Dominancia. La actividad en continua exposición de “examen”, ser objeto de evaluación y superación, se convierte lo más importante en la vida de la persona y domina sus pensamientos, sus sentimientos y el comportamiento.

La alteración del humor que se produce cuando la experiencia subjetiva da inicio a la continua “evaluación” y que facilita el recuerdo de la misma.

Capacidad de tolerancia para obtener los mismos efectos iniciales que generó el estímulo subjetivo y la consecuente necesidad de aumentar la actividad que se ha elegido.

Síntomas de abstinencia: malestar psíquico o físico, que se puede manifestar a través de algunos síntomas tales como: temblores, irritabilidad, disforia, disminución drástica o hasta la interrupción sorpresiva de la actividad, etc.

Conflictos que se expresan de forma intra e interpersonal que gira en torno a la actividad en la que se han puesto en “examen”.

Recaída: tendencia repetida a retornar hacia esquemas precedentes en relación a la actividad en cuestión, inclusive a distancia de muchos años sostenidos de abstinencia y de control.

Dependencias Comportamentales

Las dependencias comportamentales varían históricamente en relación a los cambios culturales, sociales y tecnológicos. Tienen características diversas de aquellas tradicionales de años atrás (alcohol, cocaína, etc.). Pero más allá de las diferencias podemos encontrar algunos elementos comunes entre las dependencias comportamentales, de aquellas determinadas por el uso de sustancias, tales como:

Imposibilidad a poder resistir el impulso de meter en acto un comportamiento (compulsividad).

Sensación creciente de tensión que precede al inicio del comportamiento (lo que habitualmente se llama “craving”).

Placer y alivio durante la puesta en marcha del consumo.

Percepción de pérdida del control.

Persistencia del comportamiento por más que la asociación del consumo tenga consecuencias negativas.

Distinción y Clasificación de las Nuevas Dependencias

Los vertiginosos y veloces cambios de las sociedades y el desarrollo de las tecnologías han llevado a los profesionales de la salud mental a poder identificas un numeroso y variado grupo de dependencias sociales y/o legales, clasificables en la definición de las “nuevas dependencias”, tales como:

1. Las dependencias tecnológicas:

a. Al teléfono celular

b. A los videojuegos

c. A Internet. Y dentro de esta subcategoría entrarían las siguientes dependencias:

Dependencia a las relaciones virtuales.

Dependencia a los juegos de azar on-line.

Dependencia a la excesiva información.

Cyber-sexo: Dependencia al sexo virtual en todos sus matices.

2. Las dependencias afectivas:

a. El juego de azar patológico.

b. Dependencia al trabajo.

c. Shopping compulsivo.

d. Retiro Social y Síndrome de Hikikomori.

En próximos escritos explicaré cada una de estas nuevas dependencias para aprender a focalizar nuestra atención en la prevención ante estos nuevos trastornos posmodernos. Estén más atentos y observen a su alrededor… son todos cada vez más comunes y normalizados en nuestra cotidianeidad de lo que suponemos!

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario