Suplemento aniversario 2022

Que la Fuerza te acompañe: el viaje galáctico de Guillermo

El viaje galáctico de Guillermo Barreto hacia la pasión por Star Wars que nació en los 80, y su talento modelando figuras. La Fuerza como símbolo y analogías.

Miércoles 16 de Noviembre de 2022

Desde que Guillermo Barreto fue a la casa de un amigo a ver La Guerra de las Galaxias que pasaban por un canal de cable, su camino y el de millones de personas en el mundo se enlazaron para siempre compartiendo la misma pasión. Desde los 15 años es modelista y en su casa de Paraná tiene (no los contó, pero calcula) unas 200 piezas de personajes de Star Wars, así como de soldados y otras series. Cada noche, en el pequeño espacio que le dejan las figuras que va armando y los libros dentro de una pieza-taller, aplica el bisturí sobre la masilla y el corazón le late igual que a aquel niño de nueve años, a mediados de la década del 80, frente a un enorme televisor que transmitía una guerra civil galáctica. La Fuerza lo sigue acompañando.

Guillermo Barreto Coleccionista Star Wars Suplemento Aniversario 2022.jpg

Guillermo y todos los fanáticos de Star Wars tienen la solidaridad como bandera. Donde los llaman, se ponen el traje del personaje elegido, van y enloquecen a los chicos, mientras reúnen donaciones. Como el miércoles pasado, que fomentaron la donación de sangre frente a la Casa de Gobierno, imperiales y rebeldes.

-¿Cómo definirías lo que es Star Wars?

—Una forma de vida, vendría a ser, porque el fanatismo me ha llevado a muchos lados, me ha enseñado muchas cosas. Me gusta, me apasiona.

¿Recordás cuándo y cómo fue tu primer contacto con esta historia?

—Mi primer contacto, calculo, debe haber sido en el 83, 84, que fui a la casa de un amigo porque daban la película en el canal 5 de Rosario, cuando el cable llegaba hasta calle Santiago del Estero, hasta la zona céntrica nomás. Me dijo “venite que van a dar una película, La Guerra de las Galaxias”, cuando se llamaba así el episodio cuatro. La vi y me enamoré, de ahí ya quedé enganchado. Así que te estoy hablando del 84 más o menos. La primera que vi fue La Guerra de las Galaxias, el episodio IV, del 77.

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 6.jpg

O sea que al cine de Paraná no había llegado.

—Que yo me haya enterado, no. En el 83 se estrenó El Regreso del Jedi en Paraná, me acuerdo, muy a las perdidas, de haber visto la propaganda, yo debí haber tenido ocho años.

¿Desde ese momento no te separaste más o hubo un recorrido hasta decir “esta es mi filosofía”?

—Ahí me gustó, me encantó todo lo que era La Guerra de las Galaxias, pero yo conocía el episodio IV nomás en ese momento, mucho después llegué a conocer, cuando el cable se hizo más popular, El Imperio Contraataca y El Regreso del Jedi. Después hubo un parón, que no había nada, hasta el 99 que se estrenó el episodio I. En ese transcurso hubo cómics, libros, juegos de rol, pero acá no llegaba nada, y en esa época no había internet para decir “¡está esto!”, era el boca a boca o no te enterabas. Y fanáticos éramos yo y mi amigo nada más. Él agarró su rumbo y fui el único que siguió con esto.

LEER MÁS: El Señor de las 5.000 camisetas

¿En la escuela había un grupo que compartía esto o eras vos nomás?

—Era yo nomás, no se hablaba mucho porque hacían de lado al que era de la ciencia ficción o al que era del dibujo animé japonés, eras “el raro”. Era muy privado.

¿Y tenías acceso a muñecos o juguetes en los 80?

—En los 80 yo tenía muñequitos que venían de Toctoys, que se conseguían en algunas jugueterías, cuatro o cinco, no había mucho para elegir.

¿Es la pasión por una historia alucinante llevada al cine o hay una forma de pensar y de vivir que une a tantas personas?

—Tiene su filosofía, el bien contra el mal, cómo por buenas intenciones podés caer en el mal, tiene sus cosas.

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 5.jpg

Si es que hay un mensaje que englobe las películas ¿cuál creés que sería?

—Tiene muchos, pero es eso, por más intenciones buenas que vos tengas podés llegar a hacer cosas malas, queriendo hacer cosas buenas terminás cayendo en el lado oscuro. Las tres primeras películas era más blanco o negro, como quien dice, el bien contra el mal, después empezó a haber más grises, que manipulan a uno para hacerlo caer en el lado oscuro, los teje y maneje de la política, también.

¿Qué es la Legión 501 y por qué lleva ese nombre?

—La Legión 501 arranca en Estados Unidos con Albin Johnson, que fue el creador, cuando se reestrenaron las películas en los 80, fue el primero que se hizo un traje de Stormtrooper para ir al cine a ver las películas. La Legíon 501 es el nombre que usa Darth Vader, la legión personal, es el puño de Vader. Johnson fue el que inició el club, después eso se fue expandiendo por todos lados. En Argentina somos alrededor de 110 en la 501. Después tenés la Rebel Legion, que se visten con los trajes de los buenos, y a su vez tenés la Galactic Academy que son todos los chicos que disfrutan de esto, que no pueden estar en las legiones por ser menores. Después surgieron muchos grupos mandalorianos (por The Mandalorian, serie ubicada en el universo de Star Wars) y hay fanáticos que no están en las legiones.

¿Cómo ves en Paraná la pasión por Star Wars? ¿Hay una comunidad importante, más o menos que en otras ciudades?

—Pasa que Paraná es rara, comparada con otras ciudades. Un amigo mío dice siempre que Paraná es la capital nacional de la apatía, vos podés hacer lo que quieras pero la gente no te mira. De Star Wars hay mucha gente, muchos que tienen colecciones que he contactado, otros que hacen juegos de mesa y de rol, pero de ahí a ponerse un traje, ir a un evento o algo así, no, es otra cosa, agarrar esto y sacarlo a la calle para mostrarlo, no.

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 3.jpg

Y cuando vos salís ¿qué recibís?

—Me encanta cómo los chicos se sorprenden cuando aparecés con los trajes, si bien yo no tengo un traje de un personaje principal como sería Dath Vader o Chewbacca, cuando ven un trooper les encanta, quedan fascinados. Y más cuando voy a los hospitales, he ido al de niños de Santa Fe, con gente de Rosario y Santa Fe, y fuimos a la parte de oncología, no podés acercarte porque están encerrados, y los ves cómo saltan los gurises en la cama para sacarse una foto. También hay gente que en un evento te pide para sacarse una foto y después te pregunta “¿qué sos, un robot blanco?”.

¿A qué lugares impensados te ha llevado esta pasión?

—Yo no he tenido la oportunidad de conocer actores de la película, porque siempre me pasó algo. La 501 lo que hace es ser escolta de los actores. Por ejemplo, cuando han venido a Buenos Aires, la gente de allá ha estado comiendo asado con Tamuera Morrison, que es el que hacía de Boba Fett. Yo no pude viajar. Cuando vino el actor de Boba Fett de la vieja película, a Córdoba, se me rompió la camioneta en el camino, no llegué. Después, conocía a la actriz de doblaje de un personaje, de Argentina. Y he estado con personajes de Game Of Thrones, porque estamos en la Comic Con. Pero lo principal es que he ido a hospitales de niños, verle las caras a los chiquitos, he estado en colectas de sangre que ayuda mucho, que se organiza con el hospital San Roque. Yo quiero fomentar eso acá, en Paraná, que la gente se sume, que tenga sus trajes. Tengo un amigo que me acompañaba a los eventos, después le presté un traje mío y ahora tiene su traje, lástima que se me fue para los rebeldes, no se me quedó con los imperiales como yo (risas). Ahora andamos para todos lados.

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 8.jpg

¿En tu familia también se prenden?

—Mi hija sí, es menor y está en Galactic Academy. Se creó para que los chicos puedan participar de los desfiles, de los eventos, porque los hijos de los legionarios quieren vestirse, disfrazarse como el papá, y así pueden ir con uno.

¿En cuántos grupos de WhatsApp relacionados a Star Wars estás? ¿Qué se comparte ahí?

—Como en cinco estoy. Se comparte información, memes, se comentan las películas, los estrenos, qué incoherencias hay de un libro a una serie, por ejemplo. Tengo un grupo de Star Wars de Latinoamérica que son todos mexicanos, peruanos, ecuatorianos, colombianos, también está la 501 de Latinomaérica que son todos los grupos de legionarios que están en estos países. También se cambian los parches con los escudos de las legiones.

¿Con cuál de los personajes te identificás más?

—Yo me identifico con los snowtroopers, que me encantaron desde que vi El Imperio Contraataca, encima aparecerán cinco segundos en la película, son las tropas de los imperiales de niebla, son los soldados de nieve, que fue el primer traje que me hice. Me gustaron, me llegaron.

¿Tenés una escena o una frase de cabecera?

—No tengo una en particular, como frase está siempre “que la fuerza te acompañe”, que es la tradicional, la dicen los Jedi que son los buenos. Nosotros siempre decimos “larga vida al imperio”, por ejemplo, pero no tengo una frase en particular.

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 4.jpg

Ahora es mucho más accesible y en la plataforma de Disney+ están las tres trilogías, hay series, dibujos animados y documentales ¿Qué recorrido le recomendarías a alguien que nunca vio nada de Star Wars y quiere empezar?

—El que quiera empezar a verlas, que las vea en orden de aparición. La primera trilogía, después la segunda, que es la precuela. Porque si las ves en orden cronológico vas a spoilear cosas, en cambio, si la ves como fueron apareciendo en el cine, ahí te va a dar sorpresas. Aunque ya a esta altura hay tantas cosas que han salido por todos lados, en Los Simpsons y esas cosas, muchos spoilers no creo que haya, estamos hablando de más de 40 años desde la primera película.

¿Y un libro que nos meta en ese universo?

—Un libro que me encantó se llama Estrellas Perdidas, es bastante nuevito, que vendría a ser una historia como de Romeo y Julieta. Es una historia aparte, normalmente los libros, si bien están las novelizaciones de las películas, siempre expanden el universo. Lo que es libros, cómics o juegos se llama universo expandido. Este libro transcurre desde toda la trilogía original hasta las secuelas.

En esta época, con la cantidad de material audiovisual al alcance de la mano que tienen los niños ¿creés que pueden sorprenderse con Star Wars o lo ven como algo más de todo lo que hay?

—Yo creo que se sorprenden, muchos chicos se sorprenden, porque tiene tantas cosas Star Wars, es ópera espacial, que está dentro de la ciencia ficción, tiene misterios, tiene amor, tiene hechizos, brujos como los Jedi, tiene todo.

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 2.jpg

¿A qué edad podemos introducir a un niño a este universo y con cuál de las películas o material del universo expandido?

—Para empezar, los dibujitos. Hay muchos dibujitos que son viejos, tenés Ewok, Droides, que fueron hechos para los chicos. Pero después hay series de animación que empiezan para chicos y a medida que vas siguiendo las temporadas va cambiando el tono, es para cuando los chicos van creciendo. Por ejemplo, Rebels, en la primera temporada son muy para chicos, pero cuando terminás de ver la cuarta temporada es un tono para adolescentes y adultos, es más compleja, si bien la pueden ver. Las películas de la trilogía original sí son para chicos, porque son más lineales, en cambio las precuelas tiene mucha política, mucho romance, y la secuela ya es otra cosa, tiene mucha más acción. Yo estoy muy en contra de la secuela, las últimas tres, cuando compró Disney. Cambiaron y no respetaron muchas cosas. A mucha gente no le gustó.

¿Qué ves hoy en la realidad social y política del país que puedas explicar con analogías de Star Wars?

—No quiero meterme en quilombos (risas). Hay muchas cosas, muchos entuertos políticos, hay gente que maneja todo desde la sombra, cosas así que se pueden hacer analogías.

Si Paraná fuera un planeta de la galaxia de Star Wars ¿cuál sería?

—Como yo siempre digo, si el centro de la galaxia es Buenos Aires, nosotros estamos en el borde exterior, Tatooine o algo así. Son los planetas lejos del centro, donde no llega nada, siempre estamos en el borde exterior, pero hay otra gente que está peor que nosotros (risas).

guillermo barreto star wars suplemento 22 aniversario 15.jpg

De museo

Al lado del comedor, Guillermo tiene cinco vitrinas con luces interiores llenas de piezas de unos 15 centímetros de los más variados personajes de Star Wars y otras series, aunque su pasión y el talento en el modelismo lo ha llevado a hacer también figuras de otras series, de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra de Malvinas, como de la pionera Instalación de Tiro Berreta que hundió un poderoso buque inglés.

¿Cuántas tenés en total?

—Más de 200 deben ser, la verdad nunca las conté. Lo que sí, cuando tengo que limpiar las vitrinas me acuerdo que tengo muchas, porque tengo que sacar todo, limpiar, volver a ponerlas (risas).

El orden que tenés en las vitrinas ¿tiene algún sentido?

—Sí, están ordenadas por serie o por tema. Por ejemplo, en una está todo lo militar, de Argentina, Estados Unidos, Japón. En otra parte Star Wars, y en otra GI Joe, Robotech, de un videojuego, muchos personajes anime. Ahora tengo que terminar una vitrina que va a ser para las figuras y todo lo coleccionable de Star Wars.

¿Vendés o te piden comprar?

—Algunos me han preguntado si las vendía. La verdad es que no las vendo porque llevan mucho tiempo y ahora con las impresoras 3D y esas cosas… yo no voy a estar tres meses haciendo una figura para que vengas con una máquina y la hagas en tres días.

Pero si está hecha a mano se nota la diferencia.

—Sí, se nota, pero igual, muchos coleccionistas buscan las que se compran de las marcas oficiales. En México hay un museo entero todo de Star Wars, con todas las figuras que han salido y saldrán.

O sea, no es negocio.

—Para vender no, nunca fue negocio. Yo empecé a los 15 años a hacer modelismo y a dedicarme a lo que es figuras con masilla epoxi.

¿Seis meses te lleva hacer una figura?

—Depende de la calidad de la figura.

Tu colección no la tenés en un cuarto aparte, está en medio de tu vida cotidiana ¿en qué momento te sumergís en este mundo?

—Yo normalmente de noche me pongo a hacer mis modelos, es mi momento, pero siempre estoy armando cosas. Y este (señala una maqueta de El Halcón Milenario, la nave de Star Wars que tiene sobre la mesa), cuando lo termine va a quedar acá sobre una mesa de vidrio. Tiene luces y sonido, le falta mucho todavía, el interior y otros detalles como los tres aterrizajes. Se compraba en los kioscos de revistas, por fascículos. Me llevó dos años ir comprando todo, no sé ni quiero saber cuánta plata me salió. A Paraná nunca llegaron las colecciones completas, tuve que rastrear por las distribuidoras para que me manden los fascículos que me faltaron. Por eso te digo, en Paraná estamos en el borde exterior. Ahora en Buenos Aires están saliendo unos bustos, pero llegan allá, no al interior.

¿Le pondrías un precio a todo esto? Si viene un multimillonario fanático de Star Wars y te dice “ponele un precio, el que sea”.

—No, para mí no tiene precio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario