El flamante ingeniero nuclear que se quiere quedar en su país

Entrevista con Joaquín Itria. Programador precoz. Lógica e Internet, fuentes de saber. Big Bang y bombas atómicas. La odisea de cobrar un salario en dólares.
16 de agosto 2021 · 12:37hs

El pasado 6 de julio Joaquín Itria obtuvo el diploma de ingeniero nuclear que cuelga en el living de su casa familiar de Rosario del Tala, en cuya vereda todavía luce el pasacalle alusivo que su orgullosa mamá Tania mandó a confeccionar para los festejos del caso. Un corolario que tuvo, en la niñez del nuevo profesional, la programación de un jueguito en la computadora, su fervor autodidacta por el conocimiento, y más adelante el interés por las bombas atómicas, el Big Bang y las enseñanzas de un notable profesor que transmitió los beneficios de la Lógica.

Joaquín Itria ingeniero nuclear (4).jpg

La boludez que programó el nene

—¿Dónde naciste?

La ExpoMoto es el evento más congregante de la zona para aficionados a las dos ruedas. Este 2024, festejará sus 10 años en Gualeguaychú, del 1 al 3 de noviembre

La ExpoMoto fue declarada de Interés Turístico Provincial

horoscopo del viernes 17 de mayo de 2024

Horóscopo del viernes 17 de mayo de 2024

—En Paraná, calle Ferré, a dos cuadras de acá y cuando tenía dos años nos mudamos a Rosario del Tala.

—¿Cómo era esta zona en tu infancia?

—Es un barrio casi céntrico y siempre anduve caminando; no hay cerca un lugar de recreación, como una plaza, pero la escuela Don Bosco, donde fui, está a tres cuadras y el centro a cinco. Nunca me robaron ni tuve problemas.

—¿Otros lugares de referencia?

—Íbamos a la placita Sáenz Peña y al Berduc.

—¿A qué jugabas?

—Al fútbol, con amigos, pero hice varios deportes, y a los video juegos. A los doce años los fui dejando de lado y comencé a programar.

—¿Por qué?

—En vez de buscar programas que hicieran lo que quería, se me ocurrió hacerlos. Ahora trabajo de eso.

—¿Cuál fue el primer logro?

—En Flash, que era el programa top pero ya no se usa, hice un jueguito de dos stickman que peleaban y se controlaba con el teclado.

—¿Cómo salió?

—Estaba muy contento y lo mostré a mi familia, aunque les parecía una boludez.

—¿Te motivó?

—Fue un gran orgullo porque me llevó bastante tiempo y de forma autodidacta. Después me becaron e hice un curso de informática, pero no me ayudó mucho.

—¿Sentías una vocación?

—Quería ser astronauta; me sigue interesando el diseño espacial aunque no iría al espacio.

—¿Cuándo tuviste la primera computadora?

—A los ocho años, regalo de mis viejos, cuyo gabinete todavía tengo y la placa madre y el micro los usé para un proyecto.

—¿Qué actividad laboral desarrollan tus padres?

—Mi mamá trabajó en farmacia, en Mundo Fotográfico y ahora está desempleada, y mi papá como seguridad en Waltmart y luego en la Cooperativa Farmacéutica, hasta ahora.

Joaquín Itria ingeniero nuclear (3).jpg

Un profesor y la Lógica

—¿Leías?

—No para recrearme, pero vivo leyendo contenidos informativos de Informática, Ingeniería, Electrónica y libros para aprender.

—¿Hubo alguno que fue influyente?

—En cuarto año; no fue un libro sino leer un blog en Internet sobre el Big Bang y terminé leyendo mucho sobre las bombas atómicas, entré en lo nuclear, me gustó, me informé muchísimo y tomé la decisión de estudiar.

—¿Qué materias te gustaban?

—Matemáticas y Física, para lo cual tenía facilidad, Química, Historia, Biología y Filosofía. Nunca desaprobé; era bastante irresponsable pero curioso y quería saber el porqué de las cosas.

—¿Cómo conciliabas lo exacto con lo humanístico?

—Teníamos un muy buen profesor de Filosofía, exigente, así que nos hacía pensar, lo cual me gustaba mucho.

—¿Pensar desde la Lógica?

—Exactamente, desarrollarla. Historia me gusta para saber lo que pasó.

—¿Qué decidiste al terminar?

—Quería entrar al (Instituto) Balseiro, para lo cual necesitaba dos años de cualquier Ingeniería; elegí Civil, en la UTN, estuve un año, no me gustó, me cambié a Electrónica, me gustó y aprendí mucho.

Joaquín Itria ingeniero nuclear (2).jpg

La base de autodidacta

—¿Continuabas programando?

—Cada vez me metí con lenguajes más complicados hasta que al terminar la secundaria tenía una base fuerte de los dos con los cuales actualmente trabajo, y que también me sirvió para el Balseiro para aprobar una materia pesada.

—¿Cuándo diste un salto cualitativo como autodidacta?

—Al terminar la escuela, durante las vacaciones me dediqué a profundizar.

—¿Cómo te orientabas?

—Trataba de aprender algo que me sobrepasaba y rebotaba por las paredes.

—¿O sea que ibas con prueba y error?

—Exactamente, hasta que entendí bien determinadas cuestiones, para las cuales antes no había tenido tiempo. Fue cuando hice un emulador de una consola antigua, que quería que estuviera bien hecho, para lo cual tuve que aprender.

—¿Fue como aquel jueguito que creaste, obviando la edad?

—No, a esto lo sentí mucho más, porque en aquel caso tuve mucha ayuda externa, leyendo y mirando, en cambio para esto aprendí, entendí y lo hice solo, sin ayuda de Internet.

Joaquín Itria ingeniero nuclear (5).jpg

La comunidad del Instituto Balseiro

—¿Qué imaginabas que era el Balseiro antes de ingresar?

—Una institución como la UTN pero más exigente y estricta, y me resultó otra cosa: cada uno tiene su vida pero compartís mucho con otra gente. Los pabellones son con piecitas con cama y baño, una sala común donde podés hacer lo que quieras, y la cocina. Es una experiencia totalmente distinta y placentera, con vínculos fuertes.

—¿Y en cuanto al universo de la energía nuclear?

—Tenía una buena visión de cómo funcionaba y cómo se fisionaban dos átomos, salían neutrones y éstos hacían fisionar más átomos, pero me faltaba lo más grande, lo que está detrás, la ingeniería y cómo controlar eso. Es un mundo.

—¿Por qué te atrajo la fisión y fusión nuclear?

—No sé, me generaron mucha curiosidad.

—¿Tenía que ver con las lecturas en torno al Big Bang?

—Comencé por ahí y terminé sabiendo cómo funcionan las estrellas por fusión nuclear, que en Francia está en construcción para 2025 el ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor), que producirá por primera vez plasma; están los reactores de fisión, que ya son viejos… vi cómo funcionaban. Me interesó cómo funcionaban las bombas nucleares, pero no entendía su complejidad, porque hay que controlar hasta el más mínimo parámetro.

—¿Qué visualizabas hacer en ese campo?

—Antes de ingresar pensaba en que el ingeniero nuclear estaba operando o diseñando un reactor, trabajando con núcleos de átomos o en seguridad nuclear, pero cuando ingresé vi un amplio panorama.

—¿Por ejemplo?

—En la del petróleo y de cualquier ingeniería dura, porque hay que tener muy en claro todo lo de fluidos y de transferencia de energía. Podés ir a cualquier área donde se requiera eso o también diseño mecánico.

—¿Algo que fue disruptivo?

—No, aunque recuerdo con mucho cariño a la materia Neutrones porque es la más difícil de la carrera y la que mejor pasé; es la primera específica, comenzás desde lo básico del átomo y los neutrones, y terminás resolviendo flujos neutrónicos. Pero no cambió mi forma de pensar.

—¿Hubo alguna que te obligó a ello?

—La de Centrales Nucleares me las hizo ver desde otro punto de vista, sabía la parte teórica del funcionamiento de un reactor, los flujos y cómo se controlan. Mientras que en esa materia estudiamos las centrales de todo el mundo y cómo se pone en práctica todo eso. Hasta ahí tenía una mentalidad muy teórica. Otra fue Seguridad Nuclear, que te quita cualquier duda en cuanto a que pueda pasar algo con un reactor. Igualmente, no me llama la atención estar en una central y estoy muy contento con lo que conseguí porque combino lo que me gusta.

—¿Cuál fue el momento de mayor estudio?

—El año pasado, de agosto a diciembre; cuando me sentaba a estudiar me quedaba diez horas. Terminaba de cursar tarde, salía quemado y no tocaba más nada, pero cuando tenía libre la tarde estudiaba en ese tiempo, o los sábados.

—¿Con qué te divertías?

—Hay muchas cosas para hacer, pero justo me agarró la pandemia. Hay gimnasio, cancha de tenis, de fútbol, básquet y vóley, organizábamos torneos, hay mucha gente, y en el centro de estudiantes hay equipos de sky y snowboard.

—¿Sobre qué fue la tesis?

—Implementación numérica de la resolución de una traza frog.

—¿Traducido?

—Es para poder medir cosas interesantes que pasan muy rápido, en el orden de los femtosegundos (milbillonésima parte de un segundo).

—¿Qué fenómenos?

—Por ejemplo, el plegado de proteínas, vital para el funcionamiento del cuerpo, que sucede muy rápido, no se puede medir y para entenderlo se utilizan modelos simulados de computadora. Lo que hice es un método para poder medir lo que sucede en ese orden de tiempo.

—¿Diseñaste el programa?

—Exacto. La tecnología que se utiliza es un láser y una óptica no lineal. Comencé la tesis en agosto del año pasado y pude volver en marzo de este año, y en ese tiempo lamentablemente se rompió el láser, así que no pude hacer ninguna medición, pero como ya había hechas, pude probarlo.

—¿Trabajar con esas dimensiones de tiempo no te hace revisar las ideas dominante, como también sucede con el espacio?

—Es difícil, porque no todo funciona como estamos acostumbrados a pensarlo, entonces tenés que guiarte por las Matemáticas. Cuando se prende un foco, se ilumina algo, pero cuando algo sucede muy rápido no funciona así y no podés usar la intuición, solo las Matemáticas. Pasan cosas raras que no podés explicar. La Cuántica sí te cambia la forma de pensar porque lo que crees que está pasando, no está pasando.

—¿Qué nuevo análisis hiciste de lo que significaron las bombas atómicas o qué descubriste?

—El laburo que fue hacerlas. Hoy no entiendo cómo lo consiguieron. Con la tecnología y capacidad de cálculo que tenemos ahora, se lo tiramos a una computadora y lo hace. Pero en aquel momento… ¡las cuentas que hay que hay hacer! Tené en cuenta que recién en la década del 30 se había descubierto el neutrón. O lo que hay hacer para que un reactor quede crítico (constante). Veo Atucha y hasta ahora me pregunto cómo hicieron los alemanes para calcular eso en los 70, sin las computadoras sofisticadas actuales, que les cargás el modelo y lo hace.

—¿Otros hitos?

—El avance de los reactores y el uso de la tecnología nuclear. Ahora es más fácil procesar las señales nucleares, que se utilizan para todo. Una aplicación es la tomografía por emisión de positrones (PET).

—¿Qué países son vanguardia?

—Francia, en cuanto a reactores, y Alemania y Estados Unidos, en Medicina.

—Alemania está desmantelando sus complejos de centrales nucleares.

—Es un tema cotidiano en nuestro ambiente. Lamentablemente la opinión popular está muy en contra de lo nuclear. Un profesor mío era el encargado de hablar con los de Greenpeace, hacía presentaciones con datos y mucha información, pero ellos no hablaban en términos científicos.

—¿No es más económica la energía alternativa que actualizar las centrales nucleares?

—En Alemania, lamentablemente, es por una cuestión de opinión popular. Son centrales buenas y no hay necesidad de actualizarlas. Es difícil competir económicamente con la energía nuclear, si bien el reactor es una inversión importante. Pero genera energía barata, porque el uranio y el plutonio lo son.

—¿Garantías de los chinos para Atucha III?

—Los reactores chinos son muy buenos y seguros, con elementos de última generación. Espero que avance porque Argentina necesita energía.

Joaquín Itria ingeniero nuclear (1).jpg

“Cobrar mi sueldo es todo un quilombo”

A poco tiempo de abandonar el apacible campus y la excelencia de un instituto de renombre como el Balseiro, Joaquín chocó con las primeras dificultades de la realidad que ofrece un país que no quiere dejar: el embrollo de los cepos al dólar para cobrar su salario.

—¿Cómo accediste al primer trabajo que estás desarrollando?

—Cuando terminé de escribir la tesis y estaba más libre hice un perfil en Linkedin, comencé a buscar, me respondieron de una empresa norteamericana (California) y tuve varias entrevistas.

—¿Cuál es tu función?

—Estoy programando códigos para monitoreo, o sea un control para que los indicadores sean correctos, aunque no puedo decir mucho de lo que hago.

—Imagino las dificultades para cobrar tu salario.

—¡Es un quilombo! Me inscribí en el monotributo y cobro por ahí.

—¿Pudiste?

—Recién cobré mi primer sueldo.

—¿Ya lo tenés acreditado en tu cuenta?

—Sí, pero en dólares, así que tengo que ver cómo hago para traerlo.

—¿O sea?

—¡Es un quilombo!

—¿Los norteamericanos entienden?

—¡Ése es otro problema! Les pedí que me pagaran en criptomonedas para traerlas legalmente, entonces tengo que explicarles que acá es más complicado y que si lo traigo al dólar oficial pierdo mucha plata… ¡Es muy complicado explicarles!

—¿Te pagan con bitcoins o alguna altocoins y lo tenés en tu wallet?

—Me pagan con Tether (USDT), lo cual me gustó muchísimo. Tengo que encontrar un contador que sepa cómo facturar porque con los que he hablado me han dicho “yo no sé del tema”.

—¿No te dan ganas de irte?

—Me gusta Argentina, crecí acá y está mi familia, más allá de que me gustaría conocer otros lugares. Si tengo que elegir un lugar para vivir es Bariloche, hermoso, tranquilo y con muchas cosas para hacer. En casi tres años, no tuve un problema de seguridad en la calle, ni tampoco me enteré, salvo un caso. Es otra cultura, los autos frenan y te dejan pasar.

—¿Tu reflexión sobre la convocatoria frustrada de Toyota Argentina para conseguir 200 empleados para su planta de Zárate y la catástrofe educativa?

—¡Uh, no quiero entrar en temas políticos! Cuando estaba acá (UTN) si no estabas en el centro de estudiantes, Franja Morada y La Cámpora, uno peor que otro, te rompían las bolas y no te dejaban avanzar. Allá (Instituto Balseiro) no había nada de política y el nivel educativo también es un mundo de diferencia. Con los chicos que venían de la UBA había menos diferencia. Estamos muy mal, fundamentalmente en la secundaria, donde se busca la ignorancia. En 2015 nos echaron de las PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes) ¡Es impresionante y ridículo!

—¿Cómo es el formato pedagógico del Balseiro?

—Parecido a una universidad yankee, con mucha práctica, lo cual motiva; te dejan tocar equipos que cuestan más de un millón de dólares y hay laboratorios muy avanzados. Somos pocos, es muy personalizado y a los profesores, todos investigadores, les gusta estar ahí, aunque algunos no enseñen bien, pero saben mucho.

Ver comentarios

Lo último

Jürgen Klopp tuvo una despedida a lo grande de Liverpool

Jürgen Klopp tuvo una despedida a lo grande de Liverpool

Buscan al presidente de Irán que cayó en un helicóptero

Buscan al presidente de Irán que cayó en un helicóptero

Liga Paranaense: hubo actividad por la séptima fecha

Liga Paranaense: hubo actividad por la séptima fecha

Ultimo Momento
Jürgen Klopp tuvo una despedida a lo grande de Liverpool

Jürgen Klopp tuvo una despedida a lo grande de Liverpool

Buscan al presidente de Irán que cayó en un helicóptero

Buscan al presidente de Irán que cayó en un helicóptero

Liga Paranaense: hubo actividad por la séptima fecha

Liga Paranaense: hubo actividad por la séptima fecha

Inaugurarán el tramo Sergio Varisco de la Circunvalación

Inaugurarán el tramo "Sergio Varisco" de la Circunvalación

Talleres derrotó al Decano y estiró su buen momento

Talleres derrotó al Decano y estiró su buen momento

Policiales
Video: se incendió un conocido comedor de Aldea Brasilera

Video: se incendió un conocido comedor de Aldea Brasilera

Gualeguaychú: Viri y Rebollo informarán a Luis Petri sobre los casos de abuso en el Ejercito

Gualeguaychú: Viri y Rebollo informarán a Luis Petri sobre los casos de abuso en el Ejercito

Fernando Caviglia: descartan situación de índole sexual y piden sobreseimiento

Fernando Caviglia: descartan situación de índole sexual y piden sobreseimiento

Detuvieron en Córdoba al sospechoso de varios robos en un barrio privado de Paraná

Detuvieron en Córdoba al sospechoso de varios robos en un barrio privado de Paraná

Concordia: Gendarmería incautó unas 200 cubiertas en Autovía Artigas

Concordia: Gendarmería incautó unas 200 cubiertas en Autovía Artigas

Ovación
Boca jugó un gran segundo tiempo y lo dio vuelta en Santiago del Estero

Boca jugó un gran segundo tiempo y lo dio vuelta en Santiago del Estero

Mariano Werner ganó en La Plata y cerró un fin de semana perfecto

Mariano Werner ganó en La Plata y cerró un fin de semana perfecto

Liga Paranaense: hubo actividad por la séptima fecha

Liga Paranaense: hubo actividad por la séptima fecha

Talleres derrotó al Decano y estiró su buen momento

Talleres derrotó al Decano y estiró su buen momento

Jürgen Klopp tuvo una despedida a lo grande de Liverpool

Jürgen Klopp tuvo una despedida a lo grande de Liverpool

La provincia
Inaugurarán el tramo Sergio Varisco de la Circunvalación

Inaugurarán el tramo "Sergio Varisco" de la Circunvalación

Gualeguaychú: evalúan usar Inteligencia Artificial para emitir alertas tempranas

Gualeguaychú: evalúan usar Inteligencia Artificial para emitir alertas tempranas

Villaguay: el concejal pro Videla se defendió: No reivindico la parte oscura, fue mal interpretado

Villaguay: el concejal pro Videla se defendió: "No reivindico la parte oscura, fue mal interpretado"

El 57% de los alumnos de último año de primaria vive violencia doméstica

El 57% de los alumnos de último año de primaria vive violencia doméstica

Concordia: plantean crear un registro de voluntarios

Concordia: plantean crear un registro de voluntarios

Dejanos tu comentario