Secciones
Show

Una moda que le gusta a muchos, cada vez más atletas se animan a posar sin ropa

Especialistas rosarinos analizaron qué es esto de posar sin ropa, una práctica a la que se unen atletas de elite.

Viernes 09 de Diciembre de 2016

Cuenta la leyenda que Lady Godiva, bella dama anglosajona casada con el conde de Chester y señor de Coventry, le pidió a su esposo, allá por el siglo XI, que bajara los impuestos.

El conde accedió con la condición que ella recorriese Coventry a caballo desnuda. La mujer lo hizo no sin antes acordar con sus vecinos que se encerrarían en sus casas para no perturbarla en su desnudez.

Dicen que el pueblo cumplió y su esposo también. El viejo relato resignifica tópicos de siempre: mujer, desnudez y su rédito económico.

Una tríada que no escapa por estos tiempos al deporte. Dos profesionales analizan para Ovación de qué se trata este desafío al que se animan a jugar algunos deportistas fuera de las canchas. ¿Qué dicen estos cuerpos que se anuncian como desnudos pero no son tales? ¿Qué callan? El artista plástico y fotógrafo, Norberto Puzzolo y la doctora en comunicación, Florencia Rovetto, dan su mirada.

A meses que la mítica Play Boy de Hugh Hefner dejara de publicar fotografías de conejitas sin ropa porque consideró que la idea era obsoleta en una era en que cualquiera podía encontrar imágenes similares por internet, la revista deportiva estadounidense Body Issue (ESPN Magazine) decidió homenajear el cuerpo de atletas sin ropas.

Curiosamente esta publicación tomó como modelos a mujeres y a varones. En julio de este año, a poco de los Juegos Olímpicos de Río, se publicó la segunda edición con 20 representantes latinoamericanos (entre ellos 13 argentinos). Se los vio brillosos, con Photoshop y casi como vinieron al mundo, a la tenista sunchalense Paula Ormaechea; al futbolista de Vélez Sarfield, Fabián Poroto Cubero; al tenista paralímpico Gustavo Fernández y a la ex Leona Noel Barrionuevo (pilar del seleccionado durante los últimos 10 años y a quien el entrenador Gabriel Minadeo dejó esta semana fuera de la lista de 28 jugadoras con vistas a 2017). También posaron la boxeadora Yésica Bopp y el Puma Martín Landajo, entre otros tantos (en la edición 2015 estuvo la judoca Paula Pareto). Y Pirelli, líder en almanaques eróticos, eligió entre las 123 mujeres de la edición 2016 a la número 2 del tenis mundial, Serena Williams, bajo el mirada de la fotógrafa Annie Leibovitz.

12_LC_68168024__09-12-2016__0x0.jpg
De Los Pumas. Martín Landajo.
De Los Pumas. Martín Landajo.
noel.jpg


ESPN anunció el trabajo como el "calendario hot" o los "deportistas al desnudo". Y se vieron cuerpos bellos, pero también poses poco relajadas y cero erotismo.

¿Cómo es que los y las deportistas ocupan hoy el lugar de los modelos sensuales y hasta lascivos de antaño?

Puzzolo y Rovetto, corrigen: esto de nuevo, nada. Tampoco son propuestas inocentes.

"El deportista de elite se popularizó: hoy va a Tinelli, se muestra. Pero además, para la industria del deporte, ídolos y desnudez son un gran negocio, entonces hay un hecho comercial. Un almanaque vende, tiene un planteo estético premoldeado como una receta. A mí lo que me parece curioso es que se quiera disfrazar eso de hecho artístico, porque hay una especulación: se anuncia como desnudo y no lo es, si alguien sale tapado no es desnudo. ¿Qué significa alguien saltando y que no se le ve el pito o agachada con el palo de hockey y cubriéndose una teta? Esto recuerda a la pornografía de décadas pasadas, de algún modo, porque se disfrazaba el desnudo como algo artístico. No son desnudos como los de Mapplethorpe (fotógrafo estadounidense con prolífica producción de desnudos)", opinó Puzzolo.

Rovetto aporta una lectura más, desde una perspectiva de género (es integrante del Centro de Investigaciones Feministas y Estudios de Género, además de investigadora del Conicet).

"Estas producciones son dispositivos de reproducción de la norma heterosexual en tanto sistema político disciplinado. Las mujeres y varones deportistas de elite con su semi desnudez no transgreden nada de ese sentido hegemónico, más bien lo refuerzan. Su desnudez es un producto más de la mercantilización del deporte como producto de consumo y como industria multimillonaria".

12_LC_68168015__09-12-2016__0x0.jpg
La sunchalense. Paula Ormaechea.
La sunchalense. Paula Ormaechea.


Ambos sostienen que estas imágenes de cuerpos supuestamente desnudos y bellos, similares a los deportistas griegos de la antigüedad, pueden parecer una idea novedosa, pero no lo son. "No escandalizan, no ofrecen nada nuevo" en materia fotográfica, sostiene Puzzolo. Y Rovetto coincide, al punto que recuerda a la fotógrafa y cineasta alemana Leni Riefenstahl, célebre por sus producciones propagandísticas del régimen de la Alemania nazi.

La mujer que había salido en shorts en una portada de Time de 1936, "promocionaba los Juegos Olímpicos de verano de Berlín con una técnica y estética muy innovadora, pero legitimaba la idea de superioridad de la raza aria y el estilismo físico en el deporte como marca de esa superioridad", dijo Rovetto.

Hay también otros simulados desnudos que se exhiben en páginas y competencias deportivas. En un suplemento de tiraje nacional devorado por futboleros se publica "Diosas": mujeres pulposas, de frente y de espaldas, con una actitud y estética idéntica a la de las promotoras del automovilismo o de las portadoras de carteles sobre los ring del box. Tan cosificado está el cuerpo de la mujer en estos ambientes que, por ejemplo, dos pilotos de TC, Juan Bautista De Benedictis y Mauro Giallombardo, subieron a las redes un video de un encuentro sexual de ambos con una mujer y pocos en el mundo tuerca siquiera lo criticó.

"Son fotos distintas a los de los almanaques porque son exclusivas para el público masculino, el mismo que consume pornografía. Tiene un forzado anclaje sobre lo deportivo pero en rigor muestran a la mujer desde un patrón: como putas. Acá tampoco hay nada nuevo: hay producciones en daguerrotipo que mostraban a la mujer exhibiéndose y al hombre con antifaz. O sea, la mujer como objeto sexual, y el hombre preservando su honor", dijo Puzzolo.

cubero.jpg
Fabián Cubero no tuvo pudor en mostrarse desnudo.
Fabián Cubero no tuvo pudor en mostrarse desnudo.
12_LC_68168005__09-12-2016__0x0.jpg
El capitán de Vélez. Fabián Cubero.
El capitán de Vélez. Fabián Cubero.


Para Rovetto si estos suplementos no tuvieran estas fotos serían iguales de machistas. "Porque el fútbol lo es, y no sólo por este tipo de fotos. El futbol femenino está prácticamente invisibilizado y las hinchas femeninas también, tanto como las comentaristas, periodistas especializadas y relatoras. Este mismo suplemento que refiere a las Diosas publicó una nota en favor a la marcha "Ni una menos", sin embargo eso no los hace menos machistas".

Ni tan desnudos, ni tan novedosos. Nada nuevo bajo el sol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario