Cine
Jueves 14 de Febrero de 2019

Hoy llega a los cines de Paraná "Battle Angel, la última guerrera"

La nueva película de Robert Rodríguez cuenta con guión y producción de James Cameron. La acción transcurre en un futuro lejano con algo de presente.

Robert Rodríguez, el director de éxitos como Del crepúsculo al amanecer y Mini espías, regresa a la pantalla grande con Battle Angel: La última guerrera, una aventura de ciencia ficción que en la producción y el guión lleva la firma de James Cameron. La película, que se estrena en los cines de Paraná, también cuenta con un elenco de lujo que incluye a Christoph Waltz (ganador de un Oscar por Bastardos sin gloria), Jennifer Connelly (Laberinto, Una mente brillante) y el premiado Mahershala Ali (Luz de luna, Green Book, True Detective).
La historia, una adaptación del célebre manga cyberpunk GUNNM, está ambientada en un futuro lejano pero con ecos muy actuales, ya que aborda temas tan vigentes como la inmigración o las desigualdades sociales. Ubicada en un futuro posapocalíptico, Battle Angel se desarrolla en un mundo en el que los ricos viven arriba, en una ciudad suspendida en el cielo llamada Salem, mientras que abajo, en la Ciudad de Hierro, se apiñan los más desfavorecidos. Son supervivientes de un colapso global que intentan, por todos los medios, conseguir su ticket para salir de las alcantarillas y ascender hasta la ciudad flotante. En ese contexto aparece la cyborg Alita (interpretada por la joven actriz Rosa Salazar), que es encontrada en un centro de residuos tóxicos por Ido (Waltz), un robotmédico.
Siempre con el recuerdo de su hija presente, Ido recuperará a Alita, que sufre de amnesia, y le dará un nuevo cuerpo con la esperanza de que no recuerde nada de su extraordinario y también traumático pasado. Esta historia compuesta por nueve volúmenes fascinó a James Cameron, productor y coguionista de la película, que estuvo trabajando durante 20 años en el proyecto. Pero, ante la imposibilidad de compaginar el rodaje con las cuatro secuelas de Avatar en las que trabaja, dejó la dirección del filme en manos de Robert Rodríguez.

Visionario y vigente
"Jim (Cameron) y yo somos amigos desde hace 25 años y habíamos tratado de trabajar juntos antes", contó Rodríguez al sitio Cnet. "Esta vez ni siquiera estaba buscando hacer algo con él. Estábamos poniéndonos al día porque no lo había visto en varios años. Me estaba explicando que solo se iba a dedicar a las películas de Avatar. Y entonces le pregunté: ¿Qué pasa con Battle Angel? Me dijo que no iba a tener tiempo para filmarla, me enseñó el guión y me preguntó si querría dirigirla. El guión me encantó. Pensé que era muy visionario y que seguía siendo vigente a pesar de que lo escribió hace más de 10 años. Seguía siendo un reto tecnológico y me pareció que era el momento adecuado de tratar de hacer la película. Me apunté enseguida a la posibilidad de trabajar con Jim finalmente, y aprender cómo hacer una película a su nivel, de explicar una historia que necesitaba ser contada en estos momentos", se explayó. Según el realizador, la película habla de un "tema universal".
"Es una chica que cree que es insignificante porque la encontraron en un basurero, pero que termina dándose cuenta de que puede cambiar el mundo. Es un mensaje eterno, con el que cualquiera puede sentirse identificado. Tengo una hija y quiero que vea esta película. Es muy inspiradora", aseguró. Battle Angel supuso además un desafío tecnológico, ya que el personaje de Alita está hecho completamente con captura de movimiento. "Hay varios personajes hechos de este modo. El verdadero reto fue hacerlo basado en la realidad porque es la forma en la que a Jim (Cameron) le gusta la ciencia ficción, para que así te creas la fantasía", dijo Rodríguez. "De modo que decidí filmarlo en sets reales, en localizaciones reales. Nada de pantalla verde. En cada fotograma tiene que parecer que Alita es parte de la escena y no un efecto. Lleva mucho tiempo desarrollar la tecnología para hacer que alguien sea tan fotorrealista", explicó.
El director aseguró que la película no se podría haber filmado en 2005, que es cuando Cameron la escribió. "No hubiera sido la misma película. Incluso ahora no es lo mismo, con todos los avances tecnológicos que ha habido con las películas de El planeta de los simios y Avatar. Nuestro personaje es una persona muy fotorrealista. Tuvimos que crear nuevas tecnologías para que su cara fuera creíble durante toda la película con diferentes tipos de iluminación y lentes", reveló.
De todas maneras, Rodríguez opina que la tecnología no es un factor determinante en la industria cinematográfica. "Al final todo es cuestión de contar una buena historia", afirmó. "En estos momentos la tecnología está disponible para todo el mundo, entonces la diferencia la hace la mejor historia. Es una forma de democratizar las cosas. Podés hacer una película sin dinero que puede ser fantástica si tenés una historia mejor que alguien con mucho dinero. Porque el cine no puede ser solo un espectáculo. No puede ser solo un gran presupuesto. No puede ser solo sobre las cosas con las que la gente no se siente identificada. Tiene que ser una historia y sus personajes. La tecnología permite que más gente pueda practicar y jugar con las herramientas para contar una gran historia", concluyó.

Pensadas para el cine
Detrás del Battle Angel: La última guerrera está el sello y el prestigio de James Cameron, uno de los directores y productores más exitosos de Hollywood. Cameron se consagró en los 80 con Terminator, y después dio el gran batacazo con Titanic (1997) y Avatar (2009), las películas más taquilleras de la historia del cine. Desde hace años está dedicado a escribir y producir las secuelas de Avatar, y en el mientras tanto se dedica a proyectos como Battle Angel. El productor aseguró en una reciente entrevista que esta historia basada en un cómic debe ser vista en la pantalla de cine más grande. "Esta película es un proyecto de ensueño, y tiene imágenes y efectos que nunca antes habían sido posibles. No podés hacer una historia como esta sin empujar los límites", remarcó. El director Robert Rodríguez, por su parte, dijo que fue un lujo trabajar con Cameron. "Lo conozco desde hace mucho tiempo, pero es un nivel diferente trabajar con él y aprender de él en una misma película. Es un gran mentor y es muy generoso. Le encanta colaborar. Todo mi equipo, con el que llevo mucho tiempo trabajando, estaba muy ilusionado porque estaban haciendo una película con Jim. Nos inspiró a todos", afirmó.

Comentarios