Miércoles 28 de Noviembre de 2018

Se pensó que el condenado Ilarraz pretendía escaparse de la prisión domiciliaria

Hubo tensión con el cura sentenciado por corrupción de menores. Se movilizó a un sector extremo del departamento y la alarma saltó en el control de la tobillera electrónica.

El condenada por corrupción de menores y abuso sexual, Justo Ilarraz fue nuevamente noticia al menos en el ámbito policial y judicial, luego de que se detectara una anomalía en el sistema de seguridad de la tobillera electrónica que tiene colocado en la prisión domiciliaria, mientras se aguarda que quede en firme la sentencia a 25 años.

Como se sabe, la justicia entrerriana condenó al cura que cumplió tareas en el Seminario de Paraná, por los abusos y corrupción de al menos siete víctimas menores de edad.

Leer más: Ilarraz: la Casación se trataría en una audiencia prevista para antes de la feria judicial de fin de año

El todavía sacerdote de la Iglesia católica, se encuentra cumpliendo la prisión domiciliaria en el departamento de su hermano en calle Corrientes. Y logró el beneficio de ir a ese lugar antes que la cárcel, porque no afectó el proceso investigativo previo a la condena.

Se le colocó el mecanismo de control de tobillera electrónica, y la semana pasada, se denunció un inconveniente que fue judicializado.

En solo dos minutos

En el sistema de control y monitoreo que pose el Servicio Penitenciario Provincial, se detectó la emergencia y alarma con el condenado Ilarraz.

Se hizo saber a UNO desde la Justicia, que el personal penitenciario de inmediato llamó al 911 y en menos de dos minutos se llegó al edificio de calle Corrientes.

A esa altura de los acontecimientos, se había dado la alarma porque el cura -aparentemente- había salido del departamento o al menos estaba fuera del alcance del control de monitoreo.

Personal policial llegó hasta el departamento y comprobó que Ilarraz se encontraba dentro, con la tobillera colocada como correspondía.

¿Qué había pasado? El departamento, es bastante amplio, por lo que se acordó con el cura que solo podría recorrerlo en un determinado sector interno, habida cuenta que el alcance del control del radio no cubría toda la superficie.

Se le había indicado que no tenía necesidad de ingresar al dormitorio de su hermano ubicado en la otra parte del departamento.

Se ve que olvidó la recomendación y se trasladó a esa parte del inmueble, y al no tener cobertura del sistema de control, se activó la emergencia.

El cura dijo que había acudido al restante baño del departamento solo por una urgencia, en vez de ingresar al que cuenta al lado de su habitación.

Más allá del incidente, se pudo establecer que los mecanismos de control funcionaron a la perfección y que en menos de 120 segundos se logró confirmar que era lo que estaba sucediendo. Además, se le recordó nuevamente al condenado, que no debe ingresar a esa parte extrema del departamento, y mucho menos traspasar el marco de la puerta o las ventanas del lugar.

Casación

En tanto, UNO dialogó con uno de los querellantes en la causa, Santiago Halle. El abogado admitió no saber del incidente con Ilarraz y su alejamiento del control del monitoreo. Pero más allá de esto, indicó que "tal cuál van las cosas, y ante la falta de fechas en la Cámara de Casación Penal, es muy posible que la audiencia y resolución de la condena se pase directamente para febrero o marzo del año que viene".

Comentarios