Mundial de Rusia 2018
Domingo 27 de Mayo de 2018

La Selección Argentina entrenó en un terreno horrible

Realizó ayer una práctica a puertas abiertas en el Tomás Adolfo Ducó que lució impresentable para la práctica del fútbol. De todos modos, la jornada fue de celebración.

La Selección Argentina empieza a despedirse del país antes de partir para disputar el Mundial de Rusia. Y en ese contexto, ayer por la mañana llevó adelante un entrenamiento en el estadio de Huracán, en el que la intención fue acercar el equipo al público.

Sin embargo, la iniciativa terminó envuelta en la polémica. El estado del campo de juego en el que se hizo la práctica estaba en pésimas condiciones: pozos, pasto seco y la superficie con bastantes irregularidades.

La idea de la AFA era que al entrenamiento pudieran ir chicos de escuelas primarias, comedores infantiles, hogares, barrios de bajos recursos y diferentes clubes deportivos.

Pero el principal foco de conflicto fue en dónde se llevaría adelante esto, dado que en primera instancia se había confirmado como sede el estadio José Amalfitani, de Vélez.

Con el paso de los días, se dio marcha atrás. Se argumentó que el estado del campo de Liniers no sería el mejor luego de que el viernes los Jaguares disputaran su partido de rugby ante los Sharks de Sudáfrica. Entonces, los dirigentes de la casa madre del fútbol argentino decidieron que se cambie el escenario y eligieron el estadio Tomás Adolfo Ducó.

Una vista aérea del campo de juego del estadio de Huracán durante el entrenamiento de la Selección argentina: pasto seco y pozos.

Pero el tiro salió por la culata. El estado del césped de la cancha de Parque Patricios dejó mucho que desear en todo sentido: desde césped desparejo, hasta arreglos de último momento con arena.

Tan mal estaba el césped que el mediocampista Marcos Acuña pisó mal en una zona desnivelada y tuvo que abandonar la práctica por una molestia en la rodilla.

Su salida fue por precaución y luego se confirmó que no sufrió una lesión grave.

Lo mismo sucedió con Nicolás Otamendi, quien se movió de manera diferenciada y no padece una lesión de gravedad.

El presidente de la AFA, Claudio Tapia, publicó un mensaje de agradecimiento a Huracán: "Gracias por dejar que los chicos disfruten en el Palacio Ducó".
Pero, a pesar de que la iniciativa era en favor de los más chicos, la mayoría de las respuestas fueron cuestionamientos a la elección de un estadio en estas condiciones. Muchos le recriminaban que luego del partido de los Jaguares, el pasto de la cancha de Vélez se veía mejor.


Salah es muy optimista

Su lesión conmovió y puso en vilo a gran parte del mundo del fútbol.
En el partido en el cual estaba llamado a ser la estrella las cosas no salieron como se esperaba para Mohamed Salah, e incluso entró en riesgo su participación en el Mundial de Rusia 2018, algo que se daba por descontado.
Su forcejeo con el defensor Sergio Ramos en el primer tiempo de la final de la Champions League, que terminó 3-1 a favor del Real Madrid, le impidió seguir en cancha.
Sin embargo, el egipcio no se baja de Rusia. "Fue una noche muy dura pero soy un luchador. A pesar de las posibilidades, confío en que estaré en Rusia para ponerlos orgullosos. Su amor y apoyo me dará la fuerza que necesito", escribió.
Tras el partido disputado en Kiev, Ucrania, el entrenador del conjunto inglés Jurgen Klopp, calificó la lesión como "grave", e incluso Ramos le mandó su apoyo: "El fútbol te enseña la cara más dulce a veces y la más amarga otras. Ante todo somos compañeros. Pronta recuperación, Salah. El futuro te espera".
De ahora en más serán días claves para el buen futbolista de Egipto que buscará recuperarse pronto para ser parte del equipo del argentino Héctor Cúper.

Comentarios