Secciones
Narcotráfico

Prisión al hijo del narco Caudana por colaborar con su papá

A Matías le impusieron tres años de prisión. Lo habían condenado por participar en la banda narco de Elbio Gonzalo. Tiene otras causas pendientes.

Jueves 29 de Abril de 2021

Matías Caudana lleva en su apellido la pesada herencia de su padre: uno de los principales jefes del narcotráfico de Entre Ríos, especialmente en el mercado de la cocaína. El joven había sido absuelto en el juicio a la banda narco liderada por Elbio Gonzalo Caudana a fines de 2018. Pero luego la Cámara Federal de Casación Penal hizo lugar al pedido de la Fiscalía y lo condenó por colaborar en la organización delictiva. Restaba imponerle una pena, instancia que se desarrolló la semana pasada en el Tribunal Oral Federal de Paraná. Le dictaron tres años de prisión, pero no fue a la cárcel porque ya había pasado más de dos años en la Unidad Penal con prisión preventiva. No obstante, tiene algunas causas pendientes en la Justicia provincial.

El Tribunal tuvo en cuenta no solo su juventud al momento de los hechos (18 años) sino su historia personal y la enteble relación con su padre. De hecho, se involucró en la organización narco cuando comenzó a vincularse más a Gonzalo Caudana y a trabajar en su fábrica de hielo.

En la audiencoa donde se discutió la pena que debía imponerse al joven, el fiscal general auxiliar Leandro Ardoy refirió la que el padre del acusado fue condenado como autor del delito de organización y financiamiento de comercio de estupefacientes, teniendo vínculos con vendedores al menudeo en Concordia y en Paraná. En la instancia de Casación, Matías fue condenado como partícipe secundario de ese delito. Se pudo probar que el joven conducía el auto en el que iba su padre con un cargamento de drogas hacia Concordia, y en su celular había un mapa de rutas con los controles policiales, para evitarlos. A su vez, recordó los vínculos que se demostraron en la investigación, del joven con otros condenados, pesos pesados del narcotráfico provincial, como Natalia Bonazola (de Concordia) y Sandra Bernal (Paraná).

Teniendo en cuenta el rol secundario que le adjudicó la Cámara Federal de Casación Penal, el fiscal solicitó que le impongan cuatro años de prisión. Agregó también que Matías Caudana no carece de antecedentes penales, ya que fue condenado a un año de prisión condicional por Portación ilegítima de arma de fuego de uso civil, por el juez de Garantías de Paraná, y en los primeros días de febrero de este año fue detenido por otra causa, en la cual se investiga la tenencia de estupefacientes.

Por su parte, el abogado defensor santafesino Claudio Torres Del Sel, consideró que la aplicación de una pena de dos años de prisión, tal como se aplicó a varios de los otros condenados en la misma causa, “es más que justa”, y no ve razones para diferenciarla con el resto de las personas que recibieron una condena condicional ya que “la ley es pareja para todos, y por ser pariente de Caudana no lo hace merecedor de una pena mayor”. A su vez, respecto de la causa que el joven tiene pendiente, es por un secuestro de 7 gramos de droga para consumo personal, no fue una cantidad significativa .

A su vez, agregó que con la pena solicitada debería ingresar al penal por al menos seis meses más y sería “un retroceso para la reinserción social”.

Más atenuantes

El juez del TOF Roberto López Arango valoró que Matías “es una persona joven, con un contexto familiar complicado, vivía con su madre separada de su padre, y una relación con este con vaivenes, con encuentros y desencuentros”. Otro dato de la relación distante entre el joven y su padre fue que “al momento de completar el examen a los fines de obtener el carnet de conductor, no consiguió que le prestara un vehículo para dar la prueba final, sí se lo prestó un tío, hermano de su madre”.

En este sentido, consideró que “corresponde acentuar igualmente que la vida del joven sucedió sin la intervención del principal acusado, pues convivió siempre con su madre y la familia que ella formó, siendo un alumno destacado y sin problemas”. Por ello, opinó que “una pena justa no debe sobrepasar los tres años y dos meses de prisión”.

Por su parte, la jueza Noemí Berros, además de la historia personal del condenado, evaluó otros parámetros, como por ejemplo que otras personas adultas en la misma causa habían recibido penas de libertad condicional. Propuso imponerle a Matías Caudana tres años de prisión, postura con la que coincidió la jueza Lilia Carnero. Entonces, por mayoría fue esta la sanción que le impusieron. A su vez, como estuvo dos años, dos meses y 19 días preso con preventiva en la Undiad Penal, superó los dos tercios de la pena y quedó automáticamente en libertad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario