Causa Ilarraz
Jueves 03 de Mayo de 2018

Tratamiento especial para Karlic: aceptaron que declare en forma escrita

En la séptima audiencia se escuchó el testimonio de exseminaristas. El cura Eduardo Jacob ratificó su declaración en el juicio diocesano

Los tres sacerdotes que ayer prestaron testimonio en la séptima jornada del juicio a Justo Ilarraz dejaron muy poca tela para cortar. De igual manera ocurrió con lo que pudieron aportar tres exseminaristas, por lo que la audiencia fue la más reducida de todas y ya la expectativa parece limitarse a lo que pueda suceder con la inspección al Seminario y la declaración de los profesionales que atendieron a las víctimas.

La querella junto a la Fiscalía solicitó al tribunal desistir de la declaración de varios testigos, pero no se hizo lugar a este pedido, al que también se había opuesto la defensa. Tal como se preveía, el cardenal Estanislao Karlic recibirá el mismo tratamiento especial que el resto de los obispos (Juan Puiggari y José María Rossi), ya que los jueces Alicia Vivian, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel le concedieron la posibilidad de declarar en forma escrita.

El plazo para enviar el pliego de preguntas vencerá el 9, aunque la Fiscalía adelantó que presentó el cuestionario correspondiente. El debate continuará hoy con el testimonio de otros siete testigos, entre los que se encuentran los sacerdotes Mario Javier Gervasoni –a quien se le inició una causa por falso testimonio– y Silvio Fariña, quien estuvo a cargo de la investigación diocesana que ordenó el entonces arzobispo Estanislao Karlic.

No sabe, no contesta
El cura Eduardo Rafael Yacob no quiso hacer declaraciones a los medios que cubren cada jornada del juicio a Ilarraz. "No voy a hablar", se limitó a decir mientras esquivaba cualquier dispositivo que se le acercara para obtener su opinión. Después los fiscales confirmaron que el suyo resultó uno de los testimonios más valiosos, en una jornada signada por el escaso aporte que realizó la mayoría de los deponentes, según pudo registrar UNO.

Los fiscales Juan Francisco Ramírez Montrull y Álvaro Piérola señalaron que los testimonios escuchados fueron de exseminaristas que tuvieron conocimiento de los hechos. "Dieron cuenta de cómo se vivía día a día en el Seminario" manifestó Ramírez Montrull a la salida de la breve audiencia. A su lado, Piérola rescató los dichos del cura Yacob porque para la acusación se trató de "un testimonio cargoso para Ilarraz".

"Es importante la testimonial del sacerdote porque en los años 1995 o 1996 prestó declaración en virtud de conductas indebidas de Ilarraz hacia su persona. Eso deja plasmada su intervención y declaración en el sumario diocesano", destacó Ramírez Montrull. Desde esta perspectiva en el relato de Yacob se pudo establecer que él e Ilarraz compartían secretos en torno a lo que sucedía en la vida diaria del Seminario.

Para el querellante Marcos Rodríguez Allende la actitud de quienes fueron estudiantes y conocieron al imputado cuando era prefecto de disciplina estuvo emparentada más bien con la "protección".

"Se les ha llamado la atención, y fueron recordando algunas otras cosas más", apuntó al finalizar el debate.

A renglón seguido, se detuvo a evaluar lo que dejaron las testimoniales. "No han visto ninguna actitud de características abusivas hacia las víctimas, una cuestión que es obvia porque estos delitos se dan en la mayor intimidad posible. Pero sí reconocieron que las víctimas solían ir a la pieza de Ilarraz y que había situaciones que llamaban la atención", enumeró en su apreciación.

Rezo por vos
El cura Ramón Estanislao Zapata, actual párroco en la ciudad de San José de Feliciano, habló de su relación con Ilarraz y aclaró que a partir de "terceros" se enteró de "supuestos abusos" a los que definió como una situación "muy dolorosa".

"Estamos rezando y preocupados por esto, para que se llegue a la luz si ha sucedido algo. Pero en principio, no conozco nada", respondió ante la requisitoria de los medios de prensa.

Zapata, que fue uno de los primeros en prestar declaración, no quiso explayarse sobre si existieron o no los abusos a un grupo de seminaristas. "No puedo decirle que creo, no me corresponde a mí juzgar. Si es cierto, el padre Justo tendrá que ir a la cárcel", se excusó. A continuación explicó que desconocía la tramitación de la causa diocesana donde se determinó que Ilarraz era responsable.

El religioso dijo que cuando tomó conocimiento de las versiones de presuntos delitos su actitud fue la de elevar plegarias y aseguró que ninguna víctima se le acercó para hablarle sobre el tema.

"A Ilarraz lo conozco de mi época como seminarista y él era prefecto de Disciplina. Como con los otros sacerdotes, ni soy amigo ni enemigo. Tenía un concepto muy bueno de Ilarraz", precisó.

También hizo lo propio el cura Javier Balcar, quien se desempeña como párroco de San Lucas Evangelista, en Lucas González, en reemplazo de Juan Diego Escobar Gaviria, condenado a 25 años de cárcel por abusos de menores.

"Veíamos situaciones de preferencia", dijo cuando tomó contacto con los periodistas.

Consultado por lo que sucedía puertas adentro de la institución religiosa manifestó: "De la situación de abusos me enteré por los medios pos-Seminario, ya siendo sacerdote".

También recordó la charla que mantuvo con los demás testigos antes de ingresar a comparecer ante la Justicia. Y consignó: "Son situaciones inimaginables, porque son situaciones que si se dan, se dan personalmente. Nosotros vivíamos en el Seminario como en un gran clima de familia".

De la misma forma reconoció haber declarado en el proceso canónico: "Porque me lo pidieron, porque había sido bedel, entre 1992 y 1993, no propiamente de 1º y 2º año, sino que lo hacía en 3º, 4º y 5º año. Me preguntaron si algo me había llamado la atención". En este contexto afirmó haber ratificado su declaración en el proceso canónico.

Por último señaló que no habló con ninguna de las víctimas y definió a Ilarraz "como un superior más de la casa".

La grilla de testigos pautados para ayer se completó con Damián Stamm, Víctor Piedrabuena y Sergio Hergenreder, según se pudo confirmar.

Comentarios