Venta de armas incautadas
Jueves 08 de Marzo de 2018

Vitali se declaró inocente y apuntó al descontrol en el depósito de armas

Comenzó el juicio al ex perito del Superior Tribunal de Justicia acusado de vender armas judicializadas. Los fiscales afirmaron que se trata de un caso de corrupción sin precedentes en la provincia.

En la jornada de inicio del juicio al ex perito balístico del Superior Tribunal de Justicia, Antonio Vitali, los fiscales Juan Malvasio e Ignacio Aramberry afirmaron tener pruebas para pedir una dura condena con prisión efectiva para el acusado de vender armas incautadas por la Justicia. También afirmaron que se trata de "un caso de corrupción sin precedentes" en la provincia y que se sienten dolidos por tratarse, el acusado, de un integrante del poder judicial.


LEE MÁS: Arrancó un largo juicio por corrupción de un perito judicial


En tanto Vitali, defendido por los doctores Rubén Pagliotto, Iván Varnengo y Alejandro Petenatti, se declaró inocente de los cargos que se le imputan y admitió irregularidades en la tarea de almacenamiento y manejo de los elementos incautados.


Embed



Para el ex perito el descontrol y desorden en el almacenamiento de las armas fue lo que propició el faltante que se hizo evidente cuando comenzó el proceso de destrucción de armas. Advirtieron, al encontrar etiquetas sin armamento, que no había registros para cotejar los faltantes.


Dijo además que a su tarea no la controlaba nadie y que los tramites de cotejos eran informales, sin oficios mediante.



Embed


Vitali habló ante el tribunal -compuesto por los jueces Carolina Castagno, José María Chemez y Cristina Van Dermbroucke- de su paso por la Policía, donde fue herido en servicio, y de supuestas coimas que le ofrecieron para beneficiar a delincuentes y que nunca aceptó.


En una declaración de aproximadamente una hora, el ex perito indicó que se hizo cargo del depósito en 2008 y que nadie controlaba nada desde muchos años atrás. Recordó que el lugar se inundó y todas las armas fueron trasladadas al área de Suministros donde no había una seguridad adecuada.


También apuntó a Maximiliano Bertoni, ya condenado en juicio abreviado, y dijo ser su chivo expiatorio.


Por ultimo dijo estar dolido por su trabajo, que estaba a punto de jubilarse y que no tenía "no tenía necesidad de vender armas" ya que en su casa ingresaban cuatro sueldos.

Comentarios