Abuso sexual
Miércoles 17 de Enero de 2018

Violador dijo que firmó un abreviado presionado, pero no le creyeron

El hombre se arrepintió y dijo que su abogado lo amenazó con pegarle y lo coaccionó con el fiscal. Casación confirmó la sentencia y está preso

Abusó de una sobrina, lo confesó ante un Tribunal, aceptó pagar con prisión, le pidió perdón a su hermana, lo beneficiaron con una pena menor a la que acordó y, al final, pidió cambiar de abogado y se retractó de su confesión.
F.R. dijo que su defensor particular lo coaccionó junto al fiscal para que firmara el acuerdo, y presentó un recurso para que Casación anulara la condena. Sin embargo, nadie le creyó. Los jueces entendieron que era una maniobra que no tenía razón de ser y confirmaron la sentencia que lo llevará durante 10 años a la cárcel.
El paranaense fue denunciado investigado y condenado por la violación de una menor de edad. El día del juicio, decidió firmar un abreviado. Se hizo la audiencia y unos días después, cuando le dictaron la sentencia, se arrepintió.
Según el recurso que presentó, dijo que fue sometido por consejo de su exdefensor, por quien nunca fue debidamente asesorado, nunca tuvo acceso a las evidencias, y tuvo un asesoramiento totalmente ineficaz. Afirmó que se equivocó por su desconocimiento y coacciones mediante aceptó el trámite del procedimiento abreviado.
Además, F.R. agregó que se enfrentó a la intimidación por parte de su entonces letrado quien le dijo que lo iba a "cagar a trompadas" si lo dejaba mal adelante de los jueces.
La procuradora general adjunta, Cecilia Goyeneche, manifestó: "Estamos en presencia de una aventura, y en ejercicio de un acto que responde a la propia perversión del encartado, utilizada inteligentemente". Refirió que la Fiscalía pretendía lograr una pena de 17 años de prisión, se acordó una de 12 años y finalmente el Tribunal impuso 10 años por valorar como atenuante el pedido de perdón. "El imputado hizo gala de su perversión, y no firmó", lo que le permitió seguir casi un año y medio más en libertad. Goyeneche valoró la legitimidad de la decisión judicial en ese acuerdo de abreviado y pidió confirmar la sentencia.
En el fallo, el Tribunal de Casación sostuvo que "de la atenta y circunspecta lectura del acta-sentencia no surge, en absoluto, ni la irregularidad denunciada por el recurrente, ni anomalía alguna, resultando diáfano la claridad, transparencia y contundencia de todo cuanto dicha acta contiene. La alegada irregularidad o anomalía solamente aparece en el escrito recursivo, a instancias del propio imputado (que a esa altura, ya era un condenado)".
En este sentido, los vocales recordaron lo que sucedió en la audiencia, donde le explicaron a F.R. las características del juicio abreviado, y el hombre reconoció ser el autor de los hechos endilgados por la Fiscalía, que es su real voluntad someterse al instituto, aceptando la calificación legal y la pena convenida de 12 años de prisión. Además, manifestó a la víctima que quería pedirle perdón de corazón, que sus hijos la necesitan, que habló con su hijo y le dijo que había hecho cosas malas y que por eso su padre tenía que irse un tiempo,entre otras cuestiones.
"Pero no terminó allí la audiencia -sostuvo Casación-. De inmediato, el imputado pidió la palabra y expresó lo siguiente: "Quiero pedirte perdón, yo te pido perdón de corazón, sé que hice cosas malas... quiero dar un buen ejemplo para mis hijos... yo vivo de este dolor que he hecho cuando era chico, te pido perdón y te amo de corazón".
Una semana después el Tribunal anunció el veredicto, donde anunció la condena a F.R. y una disminución en la pena pactada. Luego, cuando los jueces se retiraban del salón, el condenado no quiso firmar el acta y dijo que iba a designar un defensor oficial.
"¿Parece F.R. 'intimidado', 'presionado' o 'amenazado? –se preguntaron los vocales–. La respuesta es negativa. No lo parece, y más importante aún, el sindicado no acerca a la causa absolutamente ningún elemento de prueba –indiciario aunque sea– que demuestre, por mínimo que fuese, la veracidad de lo afirmado".
"Otro interrogante: ¿Es posible que F.R. haya tenido su discernimiento viciado, sea por el error, el engaño, o por cualquier otra causa que haya afectado su libre voluntad? Nuevamente, la respuesta es negativa. Por el contrario, todo indica que el problema es que, días después de haber prestado voluntaria y conscientemente su conformidad, sea por sí solo o bien 'asesorado' por un tercero, se arrepintió de lo que había libremente acordado", expresó el fallo.
Por esto, Casación rechazó el recurso del hombre que, días después, fue enviado a la cárcel, específicamente al pabellón de violadores.

Comentarios