Secciones
Policiales

Un niño fue agredido en el viaje de estudios y terminó en terapia

Un chico de sexto año de una escuela de San Benito, terminó en terapia intensiva en un sanatorio de Carlos Paz, Córdoba, durante un viaje de estudios. Sus padres acusaron a un alumno mayor y a la empresa de viajes  “por minimizar el suceso".

Viernes 09 de Noviembre de 2012

Un chico de 11 años, alumno de sexto año de una escuela de San Benito, terminó en terapia intensiva en un sanatorio de Carlos Paz, Córdoba, durante un viaje de estudios. Sus padres acusaron a un alumno mayor y a la empresa de viajes de Paraná que los llevó de paseo “por minimizar el suceso, no actuar urgente, ni denunciar el hecho”.

Carlos Lo Bello y Maira González, padres de Alex relataron a UNO que el viaje se realizó el 2 de noviembre y apuntaron a un alumno repitente de 14 años que fue ubicado por los coordinadores en la misma habitación del niño.

Alex  viajó en compañía de la abuela, quien explicó a UNO que en la primera noche, “ocurrió algo terrible, porque a la mañana lo fui a buscar y lo encontré tirado en el piso, inconsciente y muy mal herido con un severo golpe en la cabeza y en el ojo izquierdo”. “Me dijeron que se había caído de la cama, pero luego supe que él por el calor que había, ya que no prendieron el aire acondicionado, durmió en el piso”, dijo la abuela.

La versión judicializada dice que el adolescente lo golpeó con un elemento contundente que provocó que fuera internado en Terapia intensiva de una clínica. “Desde la empresa no quisieron hacer la denuncia policial, pese a que había sangre y datos concretos de la golpiza”, añadió.

Los padres aseguraron que desde la firma de viajes, pese a estar dispuesto en el contrato, no los quisieron llevar a Córdoba, “minimizaron todo y por la acción de los médicos se recuperó de las lesiones de las que aún tiene secuelas”. Para los padres no se cumplieron varios puntos del contrato, por lo que ahora tendrán que responder en la Justicia de Paraná.

Los responsables de la firma de la capital entrerriana, ubicada en calle Uruguay, pretendieron neutralizar la posible denuncia a cambio de un viaje de regalo para él y su madre.

Javier Aragón/de la Redacción de UNO

Más información en la edición impresa de mañana sábado 10/11

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario