Caso Miño - Quintana
Viernes 21 de Septiembre de 2018

Un año sin respuestas sobre los concordienses desaparecidos

César Miño y Sergio Quintana viajaban hacia Paraguay. El vehículo apareció desguazado y calcinado. Aún no hallaron ningún rastro

Hace un año César Miño saludaba a su pareja y le prometía volver al día siguiente. Esperaban el segundo hijo, que el hombre nunca iba a llegar a conocer. Aquella noche del 21 de septiembre de 2017 subió a una Peugeot Partner junto a Sergio Quintana rumbo a Paraguay, donde iban a comprar elementos para vender al regreso en Concordia. En el camino fueron interceptados y desaparecidos. El vehículo apareció unas semanas después desguazado y calcinado en medio de un monto al norte de la provincia de Corrientes. El primer aniversario de lo que nadie duda que es un crimen, la Justicia de la vecina provincia no halló ningún rastro de su paradero, y dos familias siguen esperando respuestas.
César Miño, de 38 años, y Sergio Quintana, de 33, viajaban rumbo al norte para hacer compras en Paraguay de productos para la reventa en su ciudad, como lo habían hecho en otras ocasiones.


En los primeros días de la investigación, tras la denuncia de la desaparición de ambos, se marcaron tres puntos a lo largo de la ruta nacional 14, dentro de la provincia de Corrientes, donde se confirmó su presencia, durante ese mismo jueves 21 de setiembre: primero, en la estación de servicios YPF de Cuatro Bocas, quedó registrado su ingreso en las cámaras de seguridad; luego, en la parada que hicieron en la casa de unos familiares de Quintana en la localidad de Gobernador Virasoro. En esta zona, a las 10.30, se observó el paso de la camioneta en otra cámara sobre la ruta 14, en dirección hacia el norte. Tres semanas después, hallaron el vehículo (o lo que quedaba de él), un poco más al norte de Virasoro. Pero no había ni un rastro de los concordienses, y así el misterio continuó hasta hoy.

LEE MÁS: La última imagen de los concordienses desaparecidos

Familiares de las víctimas han viajado muchas veces e hicieron todas las gestiones posibles ante la Justicia correntina, que hasta ahora ha demostrado lentitud y hasta desinterés.

Comentarios