Secciones
Caso Gabriel Gusman

Un año después, la Fiscalía no citó a los policías que mataron a Gusmán en una persecución

Una manifestación frente a Tribunales reclamó medidas procesales para poder avanzar hacia el esclarecimiento de la muerte violenta del joven.

Miércoles 25 de Septiembre de 2019

Al cumplirse un año de la muerte violenta de Gabriel Gusmán como consecuencia de un balazo en la nuca efectuado por policías que lo perseguían en el barrio Capibá de Paraná, familiares y amigos del joven asesinado, así como integrantes de organismos de Derechos Humanos, se manifestaron frente a Tribunales para reclamar justicia. El principal reclamo estuvo dirigido a la Fiscalía, que imputó a los efectivos policiales Diego Ibalo y Rodrigo Molina, pero aún no resolvió si los citará a declaración de imputado o si resolverá el archivo de la causa.

Hay dos hipótesis sobre lo ocurrido en la mañana de aquel 25 de septiembre de 2018. La versión policial indica que Gusmán estaba con un arma amenazando o disparando hacia una vivienda, por lo que una mujer llamó al 911. El móvil en el que iban Ibalo y Molina estaba cerca y llegaron al lugar. Observaron a la persona descripta y lo persiguieron. Se bajaron de la camioneta y lo corrieron a pie. Le dieron la voz de alto, pero no obedeció y les efectuó disparos, que respondieron con sus armas reglamentarias y así lo mataron.

La versión de la querella es que cuando lo perseguían y le efectuaron la voz de alto, Gusmán obedeció y se detuvo, de espaldas a los uniformados, momento en el cual los policías le dispararon, y un balazo le impactó en la parte posterior de la cabeza.

Lo que aún no se sabe es cuál será la postura de la Fiscalía, a cargo de Juan Francisco Ramírez Montrull y Gonzalo Badano. Si bien imputaron a los policías, no se realizó el acto formal de citarlos a declarar en tal calidad, para que se defiendan y luego se avance en la Investigación Penal Preparatoria y, eventualmente, hacia el juicio. Hace unos meses se había argumentado que la demora era por una cuestión técnica ante una pericia que debía realizar una fuerza federal.

En la manifestación realizada ayer frente a la sede del Poder Judicial la abogada querellante Lucía Tejera dijo: “Nosotros con el doctor (José) Iparraguirre, como organismos de Derechos Humanos, nos entrevistamos junto con Alejandra y la familia de Gabriel y advertimos el desamparo en el que se encontraban, porque a una semana del hecho no tenían ningún tipo de novedades en la causa, nadie se les había acercado por parte de la Fiscalía para contarles en qué consistía la investigación, qué actos se iban a hacer. Decidimos acompañar a la familia, presentarnos como sus abogados y presentar la querella”.

Respecto de la actualidad de la causa, la abogada dijo: “Hasta este momento no se sabe si fue en un marco legal o ilegal la muerte de Gabriel y nosotros lo que estamos pidiendo es un acto procesal de la Fiscalía que nos acompañe en la imputación de los responsables de la muerte de Gabriel, o que decida archivar la causa y que nos permita apelar esa decisión. Mientras sigamos en este limbo, que no es absolutamente nada porque los policías están sindicados como los responsables del hecho pero no hay una imputación concreta, nos quitan las herramientas y nos están afectando la efectiva tutela judicial de la familia de la víctima”.

Luego la madre de Gusmán, Alejandra López, quebrada por el recuerdo de su hijo a un año de su muerte, expresó: “No fue un enfrentamiento con la Policía, a Gabriel lo mató la Policía, le dan la voz de alto, Gabriel obedece y le pegan un tiro en la nuca. Veinte años, recién estaba por comenzar una vida como se merece, como todo pibe que sale a laburar, que quiere rehacer su vida con una pareja. A Gabriel lo matan de espaldas, a 10 o 15 metros, un tiro en la nuca”.

En el acto con una representación artística, se leyó un documento que expresaba, entre otras cosas: “Basta de gatillo fácil, de pseudodoctrinas que dan permiso a las fuerzas de seguridad para disparar a matar y después preguntar qué pasó”.

“¿Cómo se sostiene que el Estado asesine a un pibe por la espalda en una eventual pena de muerte ejecutada por agentes de la fuerza de seguridad? ¿Por qué protegen a Ibalo y Molina? ¿La defensa corporativa está por encima del estado de Derecho?”, preguntaron.

Por último, se escuchó: “Queremos que respeten nuestros derechos humanos, sin importar si llevamos o no una gorra cubriendo nuestras cabezas, basta de gatillo fácil, ni un gurí menos por la bala policial”, y concluyeron con el reclamo de “¡Verdad y justicia por Gabriel Gusmán!”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario