Secciones
Homicidio

Tomaban juntos, se pelearon por el robo del asiento de una moto y uno murió apuñalado

Antes de la medianoche del martes, un altercado en el barrio Anacleto Medina terminó en el homicidio de José Luis Arrúa. Hay dos detenidos

Miércoles 30 de Octubre de 2019

José Luis Arrúa, Pablo Álvarez y Carlos Almada, se encontraban tomando algo en una esquina del barrio Anacleto Medina Sur. No sabían que, un rato después, uno de ellos iba a terminar muerto y los otros dos presos. Un altercado por el robo del asiento de una moto, antes de la medianoche del martes, provocó la furia y el asesinato de Arrúa. Varios vecinos observaron el ataque y señalaron a los dos amigos como presuntos responsables del crimen. La Policía los detuvo y quedaron a disposición de la fiscal Paola Farinó.

Embed

Alrededor de las 23 se ocasionó la reyerta mortal, en calle Los Minuanes, entre Cortada 620 y Gianelli. Quienes advirtieron el hecho y sus consecuencias, llamaron al 911 y poco después llegó una ambulancia al lugar de la zona oeste de Paraná. Subieron a Arrúa y lo trasladaron al hospital San Martín, pero murió en el camino ya que ingresó al nosocomio sin vida. Tenía 34 años.

Los policías que trabajaron en la escena del crimen, observaron la presencia de una mancha de sangre en el asfalto y una gorra. Personal de la comisaría novena y de la División Homicidios trabajaron durante los últimos minutos del martes y la madrugada de ayer para poder reconstruir el hecho e identificar a los responsables.

Varios vecinos de la cuadra fueron testigos presenciales del hecho de sangre. Sindicaron a los dos jóvenes como quienes perseguían a Arrúa y luego lo hirieron de muerte. De este modo, poco después ambos se entregaron a la Policía, acompañados de familiares directos, para ponerse a disposición de la Justicia. Álvarez, de 29 años, y Almada, de 25, quedaron alojados en la Alcaidía de Tribunales.

Además, un vecino entregó en la dependencia policial de la jurisdicción un cuchillo de cocina, que sería el que fue utilizado por uno de los detenidos para la agresión.

Según lo observado por el médico forense y los del hospital, Arrúa recibió cuatro puñaladas, todas en la zona izquierda del tórax. El cuerpo fue remitido a la morgue judicial de Oro Verde, donde se practicó la autopsia, cuyo informe se espera para la jornada de hoy.

Sobre la horas previas al crimen, los investigadores pudieron reconstruir que los tres implicados en el hecho, la víctima y los supuestos victimarios, habían estado tomando algo en una esquina del barrio.

Luego se dirigieron a un taller mecánico que está ubicado a pocos metros de la casa de Arrúa, y este se habría retirado del mismo con el asiento de una moto. Un rato después, Álvarez y Almada se enteraron del robo y supieron que el hombre estaba ofreciendo a la venta el elemento a vecinos del barrio. Por eso, salieron a buscarlo y cuando lo vieron, lo persiguieron.

Arrúa intentó entrar en una vivienda para huir, pero fue alcanzado y golpeado. Uno de los implicados sería quien portaba el cuchillo y el que le asestó las cuatro puñaladas, mientras que el otro lo habría golpeado a patadas. Por eso, habrá que ver en el avance de la investigación si se responsabiliza a ambos por la muerte, o solo al que hirió con el arma blanca a la víctima.

La imputación es por el delito de Homicidio simple, pero la Investigación Penal Preparatoria recién comienza, y los testigos del hecho van declarando en la Fiscalía sobre la secuencia del episodio que les ha tocado observar.

Mientras, se aguarda por los informes del trabajo realizado por personal de la Dirección Criminalística sobre los elementos incautados.

La calma retornó luego al barrio y no se percibía, al menos hasta ayer, un clima de venganza.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario