Secciones
Narcotráfico

Sterz acordó seis años de prisión como proveedor de cocaína

"El Viejo", leyenda del narcotráfico provincial, seguirá en prisión tras un juicio abreviado con otros seis acusados de vender cocaína en Paraná y Concordia.

Miércoles 09 de Junio de 2021

La mayoría de los acusados de integrar la banda narco liderada por José Roberto Sterz confesaroneste miércoles, en un juicio abreviado, haber cumplido distintos roles en la venta de cocaína entre las ciudades de Paraná y Concordia. El Pavo, el Ruso o el Viejo, como llaman a la leyenda del narcotráfico entrerriano, acordó cumplir seis años de prisión por ser el organizador de las actividades ilícitas, mientras está terminando de purgar la pena de 10 años por la cocina de cocaína hallada en un campo del Acceso Norte de Paraná. El resto consintió penas menores de prisión efectiva y condicional.

Sterz abreviado condena.jpg
Sterz firmó seis años de prisión en un juicio abreviado tras demostrarse que proveía cocaína a vendedores de Paraná y Concordia.

Sterz firmó seis años de prisión en un juicio abreviado tras demostrarse que proveía cocaína a vendedores de Paraná y Concordia.

Este miércoles en el segundo aniversario de los allanamientos que desbarataron la organización, se realizó la audiencia donde las partes presentaron el acuerdo de juicio abreviado al Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay.

Lo que se puede advertir de la hipótesis convenida entre la Fiscalía y los defensores y defensoras, es que el grupo principal, dedicado a la provisión de la droga, estaba en Paraná, con Sterz a la cabeza, y otro se dedicaba a la distribución y venta en Concordia, a cargo de José Lolo Gamarra y sus familiares.

Sterz estaba con salidas socio laborales, que cumplía en su local del Emporio de la Electricidad, ubicado en avenida Ramírez de Paraná, donde planeaba y coordinaba las acciones. El Viejo contaba con la colaboración de Matías Servant, Luciano Mendoza Rivollier, y Santiago Santa Cruz. “A la luz de la prueba reunida durante la investigación, entiendo que los recién referidos conformaban una organización con roles precisamente determinados, en donde todos, cada uno desde su función, ponían en circulación los estupefacientes en los distintos puntos de comercialización, tanto lo que a través de otro de los imputados llegaban a Concordia, como aquellos que se comercializaban en Paraná”, sostuvo la fiscal general María de los Milagros Squivo.

Se destacó que el resultado de los allanamientos permitió corroborar las sospechas de la Policía Federal, como los 19 kilos de cocaína secuestrados en el domicilio de Servant. “Se fueron perfilando los roles de cada uno. Servant es el nexo entre Cristian Martínez y ‘El Hombre’ proveedor, que fue luego identificado como Sterz, y Mendoza Rivollier un colaborador de ellos en el comercio de los tóxicos. En relación a Santa Cruz, si bien inicialmente fue indicado como un vendedor de tipo delivery, y que se abastecia de Martinez, habiéndose captado algunas maniobras de comercialización de estupefacientes,en el transcurso de la investigación fue perfilándose que lo hacía por cuenta de Martínez”, se precisa en el acuerdo presentado este miércoles.

Sterz es defendido por el abogado de Paraná, José Velázquez, y acordó cumplir la pena de seis años de prisión, la mínima para el delito de organización del comercio de estupefacientes. La misma pena había firmado Servant, pero este miércoles se retractó e iría a juicio. Por su parte, Mendoza Rivollier, defendido por Pedro Fontanetto D’Angelo, y Santa Cruz, asistido por Augusto Lafferriere, acordaron penas de tres años de prisión condicional por ser partícipes secundarios, al no haber hecho un aporte esencial al delito. Martínez es el otro imputado que no firmó un juicio abreviado e iría a un juicio común.

LEER MÁS: Se viene el juicio a banda narco de nivel provincial

10f1.jpg
No se retiró. Sterz, tras escuchar la condena a 10 años de prisión por regentear la cocina de cocaína en el campo del Acceso Norte, en 2013.
No se retiró. Sterz, tras escuchar la condena a 10 años de prisión por regentear la cocina de cocaína en el campo del Acceso Norte, en 2013.

El grupo de Concordia

Respecto al grupo de Concordia, la Fiscalía y la defensora pública oficial Julieta Elizalde acordaron que no eran parte de una organización a nivel provincial y que cada uno desplegaba sus actividades por su cuenta. De esta manera, se retiró el agravante del delito de la participación de más de tres personas, y los imputados consintieron penas de menos de cinco años de prisión.

Se trata de Evangelina Yolanda Gamarra, su padre José Ramón Gamarra, Héctor Agustín Caccia y Rodolfo Ramón Rosales. “Hay una insuficiencia de pruebas respecto de la hipótesis de una organización de tres o más personas que intervinieran en la comercialización de estupefacientes”, aseguró la defensora.

Respecto a Evangelina Gamarra se señaló que pudo determinase a través de fotos y seguimientos que en su domicilio se observaba a personas entrar y salir del comercio, e incluso vieron a algunos de ellos a escasos metros del lugar, manipulando pequeños envoltorios similares a los empaques en que se comercializan las dosis de cocaína. Asimismo, de las escuchas telefónicas con su padre “es dable inferir, además de su vínculo familiar, las actividades ilícitas desplegadas por cada uno, lo que no implicaba su trabajo en conjunto de manera organizada conversaciones aisladas y específicas”, aseguró Elizalde. La mujer acordó cuatro años y seis meses de prisión.

Lolo Gamarra era quien viajaba a Paraná a buscar la droga que le vendía Sterz (con quien compartió parentezco) y luego la distribuía, en parte a su hija y también a Caccia, quienes vendían al menudeo. También se sostiene la misma conclusión: “Las evidencias reunidas, fundamentalmente las escuchas telefónicas transcriptas (prueba de cargo central en el caso), sumado a las conclusiones de los informes policiales, puede válidamente concluirse que están acreditadas las maniobras destinadas al comercio de estupefacientes. Sin embargo, su contenido no clarifica que la actividad sea desplegada de manera conjunta y coordinada con su familia”. Acordó cuatro años y nueve meses de cárcel.

LEER MÁS: Rechazaron un hábeas corpus por coronavirus al "Viejo" Sterz

Sobre Caccia se planteó que vendía tóxicos en Concordia, pero sus vínculos esporádicos con los demás procesados no alcanzan para sostener que era parte de una organización aceitada, sino que “actuó de acuerdo a sus propios intereses”. Por esto, firmó una pena de cuatro años y cuatro meses de prisión. Por último, se acordó que Rosales era un mero asistente de Caccia, quien cumplía un rol secundario para el narcomenudeo, por lo cual se propuso una condena de dos años de prisión condicional.

Ahora el Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay analizará el acuerdo y en los próximos días anunciará si lo homologa en una sentencia, mientras se aguarda conocer la situación de Martínez y Servant, quienes podrían seguir negociando una pena para un abreviado, o ir a juicio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario