Secciones
Narcoavioneta

Se conoció gran parte de la radiografía de la banda del Tavi Celis

El juicio al intendente y al resto de la organización narco avanza lentamente. Detalles de color y datos llamativos

Viernes 20 de Septiembre de 2019

Este viernes a la tarde finalizó la segunda audiencia en el juicio que se investigan las denominadas causas: Narcoavioneta y Narcomunicipio. En lo informativo, se dispusieron medidas hacia el Juzgado Federal de Dolores, se autorizó la ausencia en las próximas jornadas del intendente Sergio Varisco, y se tuvo un pantallazo de la conformación de la banda liderada por Daniel 'Tavi' Celis.

En la apertura de la jornada, los abogados del intendente Varisco, solicitaron al tribunal dos medidas concretas: reclamar al juez Federal Alejo Ramos Padilla a cargo del juzgado federal de Dolores que remita la información correspondiente el pedido de datos relacionados con el falso abogado Marcelo D' Alessio a fin de tratar de confirmar las sospechas del presidente municipal que el colaborador del Side llegó a Paraná a tratar de "armar la causa contra Varisco".

Rubén Plagliotto mencionó en la audiencia que llegó el CD, pero lamentablemente "tal vez por un error involuntario", la información no fue cargada. "El CD estaba vacío", por lo que reclamó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná que solicite nuevamente la medida judicial.

Así mismo, se pidió la autorización para que una vez que el intendente cumpla los procesos administrativos del juicio oral y público, llámese la identificación ante el Tribunal quede exceptuado de participar de las audiencias habida cuenta que debe seguir llevando adelante la gestión municipal.

Y en caso de tener que comparecer, se lo convoque con la debida antelación.

Otro que solicitó autorizar la ausencia, fue Guillermo Vartorelli, quien peticionó a los jueces que se exceptúe a Esther Márquez, la curandera. Por su edad, finalmente se accedió al pedido.

Como se sabe, el juez federal Leandro Ríos la procesó porque pudo haber inducido a los hermanos Ghibaudo a alquilar el campo a los Celis para que aterrice una avioneta con 317 kilos de marihuana.

En tanto, el otro procesado y detenido Marcelo Baldi, reclamó a través de su abogada Marta Bohm, recusar a los vocales del Tribunal Lilia Carnero y Roberto López Arango, por no haber resuelto -supuestamente- los planteos que alertaban de la falta de pruebas para procesarlo en la investigación.

El reclamo se rechazó, y esto derivó en que la letrada adelantara que recurriría en Casación.

Otro punto importante por el Tribunal, fue anunciar que rechazaba todos los planteos de nulidad o críticas a la investigación judicial primaria.

El famoso cuaderno

Por otra parte, finalizó la lectura de elevación a juicio de la denominada causa Narcomunicipio.

Allí se leyeron las conclusiones acusatorias del juzgado federal, como de la fiscalía. Lo que se toma como una prueba cierta y valedera, son los manuscritos de Luciana Lemos, la expareja de Daniel 'Tavi' Celis en la cual la mujer anotó nombres propios, apodos, cantidades de droga y el precio por el que fue vendido en el municipio de Paraná.

Hay que tener en cuenta que las pericias caligráficas, marcaron que la letra es de Luciana Lemos y la información volcada en el expediente -al menos para la fiscalía- es real y la consideran una prueba vital.

Amenazas y nombres propios

Así tambien, quedaron incorporadas una serie de escuchas telefónicas entre Tavi Celis y Pablo Hernández, en la cual el jefe narco "apretó" al concejal de Cambiemos para que su responsable político cumpliera con el pacto sellado.

"Decile a tu jefe que si no cumple con los contratos, cuento todo a C5N que ya llegó y están esperando que largue todo", se mencionó en la lectura de la escucha.

En ese ida y vuelta de escuchas, se conocieron detalles de la conversación entre Celis y el entonces abogado defensor (hoy fiscal de Chajarí), Matías Argüello de la Vega. A lo que se sumó un recibo por una determinada suma de dinero entregada en concepto de honorario profesionales.

Se conoció en la lectura, que produjo del allanamiento a la casa del intendente Varisco, el secuestró de un cuaderno con un manuscrito que indicaba pagos de dineros en fechas que a criterio de los investigadores, fueron más que claves.

En el aporte de datos que llevaron al juez federal a robustecer la idea de una relación directa entre Varisco y Celis, se dieron detalles de los encuentros entre Lemos y Bordeira en la municipalidad, donde aparentemente se llevó la droga y se la pagó.

En ese lapso de la audiencia, fue la primera vez que el intendente levantó su cabeza, escuchó con mayor atención y dialogó con su abogado defensor.

Uno por uno

Pasado el mediodía, el Tribunal inició formalmente el proceso de identificación de los 33 procesados.

El trámite llegó hasta pasada las 14, donde 23 acusados de formar parte de la banda de Celis y de la causa Narcoavioneta, dieron detalles filiatorios, familiares y laborales. En algunas oportunidades, la presidenta del Tribunal prefirió no profundizar sobre las relaciones matrimoniales y de pareja. Había incomodidades de las partes a la hora de aclarar la paternalidades, sobre todo por la existencia de más hijos que los que se anunciaban.

De esa manera, cumplieron el pedido judicial:

María Esther Marquez: la considerada curandera de 76 años, negó llevar adelante esa actividad. Indicó que era jubilada, que había nacido en Rosario del Tala y que era viuda. Luego cerró la posibilidad de mayores consultas al decir directamente: "Mis abogados me indicaron que no diga nada más".

María Laura Zurita: la rosarina de 38 años, que vive en Paraná desde hace un par de años, dijo ser madre de seis hijos, y que en la actualidad es pareja de Daniel Goró. Reconoció que cobra la Asignación Universal por Hijo (AUH).

María Fernanda Ayala Orundes: la actual pareja de Daniel Celis, nació en Formosa 34 años atrás, le dicen Pity, y es madre de dos criaturas. Admitió que trabajó en la Municipalidad de Paraná durante un año, ya que fue contratada por la gestión de Sergio Varisco para trabajar en el área de Desmalezado de la Unidad Municipal 2 (el sector que había sido copado por Celis).

La mujer informó que vive del alquiler de un comercio y de tres pequeños departamentos en el barrio Paraná XVI.

Yamila Corradini: la expareja de Miguel Angel Celis, más conocido como Titi, es madre de dos hijos, y pese a estar vinculada con la banda narco, dijo que vendía ropa en San Benito.

Miguel Angel Celis: el hermano de Tavi, de 45 años negó tener apodo, más allá que todo el mundo lo conoce como "Titi". Lo que aportó en la información al Tribunal, que es padre de nueve hijos. Y que en su actividad comercial se dedicaba a regentear una verdulería.

Daniel Andrés Celis. Tavi, informó al Tribunal que cuenta con 43 años, que se encuentra divorciado y "comprometido con Fernanda Ayala". Es padre de nueve hijos, siete biológicos y dos de corazón. Se presentó como un comerciante polirubro, y que en la actualidad en la cárcel cursa el segundo año del secundario.

En su información, indicó que fue condenado por un asalto en Diamante. Está detenido desde el 19 de octubre de 2016.

Ramón Celis: El padre de los hermanos Celis, se encuentra procesado, pero por un problema de salud fue internado, por lo que transitoriamente está con autorización judicial para ausentarse.

Julio César Vartorelli. El oficial naval de la Marina Argentina, tiene 59 años, y durante 36 años estuvo embarcado. El padre de cuatro hijos notificó que cobraba 36.000 pesos, hasta que le suspendieron el sueldo por la acusación judicial.

Cristian Silva: El responsable de una constructura, cuenta con 47 años, y además tiene como sostén a su esposa que es la titular de un centro de kinesiología de Paraná.

Miguel Carmelo Leguizamón: El hombre de 58 años contó al Tribunal, que desde 1990 trataba en la Dirección de Limpieza, y luego pasó a la Unidad Municipal II, donde en 2017 fue designado por el intendente Sergio Varisco como director. El municipal negó contar con apodo, pese a que esto despertó risas y comentarios en el resto de los procesados, que dijeron: "Decí la verdad, decí que te conocen como cebolla".

El acusado de permitir el uso de camiones municipales para distribuir la droga, admitió que no sabe leer ni escribir.

Miguela Valde: la mujer de 61 años es madre de siete hijos y desde hace 40 años está casada con el Miguel Leguizamón. Tiene como actividad comercial, la venta de zapatillas.

Patricio Larrosa: El técnico en refrigeración de 28 años, es padre de dos hijos.

Marcos Velázquez: El hombre de 29 años, nació en María Grande, es padre de dos criaturas y trabajaba hasta quedar preso, como operario de maquinarias agrícolas viales. Aprovecha su estadía en la unidad penal de Paraná en terminar la secundaria, y en estudiar paralelamente la carrera terciaria de Psicología.

Sergio Baldi: El paceño de 43 años, es padre de siete hijos y tras tener dos relaciones de pareja, se afincó en Paraná. Informó que en el 2014, fue detenido en la provincia de Santa Fe por el delito de Transporte de estupefacientes por lo que fue condenado a 5 años. Previo a la condena tenía un taller mecánico en Paraná, en la zona del Paracao.

Luis Céparo: Apodado como "Luigi", el hombre de 44 años nacido el Alcaraz (La Paz), trabajó en tareas rurales en Villa Urquiza. Es padre de cuatro hijos.

José Marcial Caballero: El misionero de 33 años, y padre de tres hijos, informó que es operario de maquinarias viales y panadero, y que en el año 2011 ingresó "en negro" a la Municipalidad de San Benito.

Omar Ghibaudo: Uno de los dueños de un campo (son tres hermanos) de 92 hectáreas en el límite de Colonia Avellaneda y el camino de La Balsa, a Villa Urquiza, informó ser soltero, de 53 años. No tiene hijos y dijo casi con orgullo, que antes nunca había tenido una causa judicial. Está procesado por prestar el campo para que aterrice la avioneta que provenía con droga desde el Paraguay. Estudió el secundario y terminó la tecnicatura en Agronomía.

José Raúl Ghibaudo: El hermano de Omar, tiene 60 años, también es soltero y no tiene hijos. Realiza con esfuerzo su actividad rural y agropecuaria, además de conducir un camión. El hombre logró convertirse en maestro alberdino, profesión que nunca ejerció.

Carlos De la Fuente: El cordobés de 38 años, es padre de cuatro criaturas. Vivía, antes de caer preso, de la comercialización de calzado.

Renzo Bertanan: El joven de 22 años es oriundo de la capital entrerriana, y con su pareja tienen un hijo. Fue designado empleado municipal, seis meses antes de que se produjera el allanamiento por la localización de la avioneta con droga. Su padre de crianza en Daniel 'Tavi' Celis, y su madre es Verónica Arculis.

Miqueas Córdoba: El albañil de 23 años, es padre de dos hijos. Vivía en San Benito antes de quedar preso en la unidad penal I.

Jonatan Romero: El remisero de 38 años, que vive en Santa Lucía y trabajaba en la empresa Artigas antes de quedar preso. Informó que sufrió un grave accidente de tránsito mientras conducía una motocicleta. Se quejó que el tratamiento de recuperación y kinesiología no lo pudo completar en la cárcel. El padre de dos hijos, notificó que se encuentra estudiando en la escuela de la unidad penal.

Hernán Rivero: El momento más tenso de la jornada, lo provocó esta persona que a la hora de dar sus datos llevó a algunas quejas de los abogados defensores que se molestaron por lo que fue una "especie de indagatoria" de parte de la presidenta del Tribunal. El hombre de 41 años, informó que era fotógrafo profesional y que en el año 2003 ingresó como jefe de prensa de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos. En el 2016 fue designado como funcionario político de la Municipalidad de Paraná, y en el 2017 fue nombrado supervisor de la Unidad Municipal 2, donde Lequizamón era director. Allí detalló que que ganaba cerca de 80 mil pesos entre los dos sueldos.

Sobre su trabajo en la Municipalidad, explicó que tenía el control de unos 14 camiones y 380 empleados que cumplían tareas en tres turnos.

El juicio continuará el lunes desde las 10 de la mañana, con la identificación de los procesados por la causa Narcomunicipio. Es decir que deberán dar los datos, el intendente Varisco, Griselda Bordeira, Pablo Hernández y el resto de los consortes judiciales.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario