Secciones
Policiales

Proxenetas condenados por ofrecer a mujeres en la calle

Dos santafesinos aceptaron pagar con cinco años de prisión por el delito de trata de personas. Traían a mujeres a Paraná para explotarlas sexualmente. Un tercer acusado está prófugo

Martes 04 de Noviembre de 2014

Una investigación y un juicio que reveló una vez más cómo se da una parte del negocio de la prostitución en la vía pública de la ciudad de Paraná: proxenetas santafesinos que trasladan a mujeres y las ofrecen en la zona de la terminal de ómnibus. Dos hombres aceptaron ser condenados a cinco años de prisión por explotar sexualmente a cuatro mujeres (una de ellas menor de edad), en un juicio abreviado desarrollado en el Tribunal Oral Federal de Paraná.
Todo comenzó con la denuncia de un vecino de la zona de avenida Ramírez y Almirante Brown, quien advirtió a las autoridades que dos hombres regenteaban la prostitución y ofrecían a mujeres en la calle. La investigación derivó en un procedimiento el 10 de abril de 2013, donde la División Trata de la Dirección Investigaciones de la Policía entrerriana interceptó un remís de una empresa de Santa Fe en la que iban los acusados con las cuatro víctimas.
Se trata de Félix José Godoy, conocido como el Negro, de 34 años, y de Adrián Rubén Fernández, de la misma edad, del barrio Acería de la ciudad de Santa Fe. Hay un tercer acusado que se encuentra prófugo de la Justicia.
Estaba previsto el desarrollo de un juicio oral y público con las declaraciones de 12 testigos, entre ellos las víctima quienes iban a testimoniar en Cámara Gesell. Sin embargo, los imputados, defendidos por los abogados Claudio Torres Del Sel y el oficial Mario Franchi, dialogaron y llegaron a un acuerdo de juicio abreviado con el fiscal general José Ignacio Candioti.
En el mismo, los imputados aceptaron cumplir la pena de cinco años de cárcel por el delito de Trata de personas con fines de explotación sexual, en su modalidad de traslado y ofrecimiento, agravado por la participación de tres personas y por la cantidad de víctimas, así como por el aprovechamiento por parte de Godoy y Fernández de la condición de vulnerabilidad de las mujeres.
En la audiencia celebrada ayer al mediodía, el fiscal Candioti planteó que la situación de vulnerabilidad social de las víctimas quedó comprobada en la causa con el informe de la psicóloga Laura Marsi. Además, sostuvo que no se estableció el decomiso del remís en el que iban los tratantes, ya que el vehículo pertenece a un tercero que es ajeno al delito. Incluso el remisero había viajado hacia Paraná ayer para declarar como testigo en el juicio.
Antes de finalizar la audiencia, Godoy pidió al juez Roberto López Arango ser trasladado desde la Unidad Penal de Paraná hacia la cárcel de Las Flores de Santa Fe, para estar cerca de sus familiares, quienes no tienen recursos para viajar a visitarlo. En otro planteo solicitó que se arbitren los medios para la cirugía en una pierna que necesita tras un accidente laboral, ya que hace cuatro meses que le postergan los estudios en el hospital San Martín. Por último, Godoy solicitó que lo reintegren al pabellón Nº 13, ya que hace 50 días está alojado en los calabozos “por un mal entendimiento con otro reo en el pabellón, que le molestó que clavara un clavito”, según explicó el hombre que se dedica a la carpintería.
Finalmente, el presidente del tribunal informó que en el término de ley se homologará el acuerdo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario