Crespo

Prohíben ingresar a Crespo al acusado de hostigar a una chica

Tras conocerse la situación que vive una chica de Crespo, cuya madre denuncio varias veces que es hostigada por un hombre, finalmente fue detenido

Martes 01 de Marzo de 2022

Luego de hacerse pública la situación que vive una adolescente de Crespo, cuya madre ha denunciado varias veces que sufre hostigamientos por parte de un hombre y su entorno familiar, finalmente el sujeto fue detenido el viernes tras una nueva amenaza a la víctima. Las partes acordaron que el muchacho se radique en la ciudad de Bovril y tiene prohibido su ingreso a Crespo por el plazo de 90 días. Mientras, esperan que se llegue al juicio donde lo acusan de abuso, acosos y amenazas.

El caso ha sido publicado en UNO, primero donde Alicia, la madre de la menor de 17 años, relató la situación de salud que atraviesa su hija como consecuencia de las agresiones del hombre al que denunciaron en 2019. Y el viernes, donde la mujer contó que el acusado, José M. B. volvió a amenazarla en la calle, pese a las restricciones que pesan en su contra. Por ese hecho el imputado fue detenido por el personal policial de la comisaría de Crespo.

Crespo prohiben ingresar acusado hostigar chica.jpg

El domingo se hizo una audiencia en Tribunales de Paraná, donde el fiscal Leandro Dato, el querellante Ramón Horacio Barreto y el defensor Carlos Antico presentaron el acuerdo para que el acusado resida en la localidad ubicada a más de 130 kilómetros de Crespo y no se acerque a molestar a la víctima ni a su entorno familiar. La jueza de Garantías Elisa Zilli dispuso tal medida, entre otras restricciones, por el plazo de 90 días.

Ahora resta esperar el juicio, donde se deberán esclarecer los hechos endilgados.

Detalles del caso

Dos años en la vida de una adolescente es muchísimo tiempo, aunque para el ritmo de la Justicia sea solo un suspiro. S. tiene hoy 17 años y un violento la persigue, acosa, amenaza y agrede cada vez que la encuentra en las calles de la ciudad de Crespo. También la atacan los familiares del agresor. Ella vive encerrada, llorando y deprimida, y ni siquiera puede ir tranquila a la escuela, sin que una denuncia valga la pena. “Mi nena no puede vivir más así y los tipos se ríen y están libes ¿Cómo hacemos para salir adelante? Porque es agotador, como mamá y papá sufrimos a la par de ella, le vamos a dar el apoyo que necesita, pero verla así es horroroso”, dijo a UNO Alicia, la mamá de la chica.

“Hace dos años que está pasando, esperamos que la Justicia actúe, que el fiscal empiece a moverse porque la situación en que está mi nena no da para más. Estos tipos son dos hermanos, cuando uno no molesta, empieza el otro, no nos dejan vivir en paz”, aseguró la mujer, y agregó: “Mi nena tiene 17 años y es la mejor edad que está pasando y no puede ser que la tenga en una cama deprimida, todo el tiempo llorando. Quiero que esté tranquila, pero de esto ya hace dos años y nadie hace nada, está todo muy quieto”.

Hasta hace dos años, el agresor, José M. B. era parte de la familia, porque era la pareja de una tía de la chica, por lo cual iba a la casa como un pariente más. Desde que se separó de la mujer, comenzó el calvario de S..

crespo denuncia acoso.jpg

Alicia relató cómo comenzaron los hostigamientos: “Después siguió viniendo a casa, en ningún momento nos dimos cuenta que él estaba haciendo cosas a mi nena, empezamos a vela rara, casi que no hablaba con nosotros, estaba muy triste y me parecía raro hasta que un día sale de la escuela y llorando me dice ‘Mami, José me quiso meter en el auto a la fuerza para llevarme’. Me contó todo, que la amenazaba por mensajes, que le hacía cosas. Lo denunciamos, ella fue a Cámara Gesell y así empezó todo y en ningún momento se dejó de molestar, ni el hermano que es Brian. Después se metieron las hermanas, toda la gente que tiene al rededor. Denuncia tras denuncia, y hace dos años tiene el botón antipánico”.

Ni el dispositivo de emergencia que le instalaron en el celular a la víctima ni las órdenes de judiciales de prohibición de acercamiento, asustan a los agresores. Al parecer, cada vez que infringen las medidas, tienen precaución en no dejar evidencias: “Crespo tiene cámaras, pero son vivos y saben dónde atacarla”, dijo Alicia.

La situación ha llegado a tal punto que hace poco tiempo un policía de la comisaría de Crespo que toma las denuncias le dijo a la adolescente: “¿Sabés qué? Pedile a Dato (por el fiscal) que te ponga una cámara en el cogote y andás con la cámara todo el tiempo”, recuerda Alicia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario