Policiales
Miércoles 14 de Noviembre de 2018

Por un descuido, una nenita quedó encerrada y debieron romper el vidrio del auto

Tensión se vivió en Paraná. Un auto quedó en marcha y una criatura dentro que parecía descompuesta. Los vecinos llamaron a la Policía y se debió abrir por la fuerza la puerta. Los padres estaban estaban en un comercio.

Un gran susto se llevaron varios vecinos y policías en Pascual Palma y Gualeguaychú, en Paraná. Se tuvo que romper el vidrio de un auto para rescatar a una nenita de corta edad que no respondía cuando se la llamaba desde el exterior, y ante la ausencia de los padres, se tomó la drástica medida de hacer la apertura del vehículo.

El incidente se registró cerca de las 14, y según contaron a UNO un par de vecinos hubo desesperación y tensión.

Se supo que un VW Voyage llegó a ese lugar, y tras estacionar, el vehículo quedó en marcha. Los ocupantes se bajaron hacia un lugar desconocido.

A los pocos minutos, vecinos alertaron al 911 que dentro del auto había una criatura, que no sabían si estaba muerta, dormida o descompuesta.

Rápidamente llegaron los uniformados, y tras esperar un tiempo prudencial y ante la ausencia del conductor y no responder a los gritos del exterior por parte de la nenita, es que se dispuso hacer la apertura.

Las puertas se habían cerrado automáticamente y no se podían abrir desde el exterior, por lo que se avanzó con la emergencia. Romper el vidrio del acompañante.

A esa altura de los acontecimientos se habilitó el protocolo de rescate de menores en estado de emergencia, para lo cual se dio intervención a la fiscalía en turno, como al Copnaf.

Se solicitó las indicaciones y se ordenó romper el vidrio ante la situación que era angustiante. La nenita que se encontraba sentada dentro de la sillita de viajes no respondía ni a los gritos, como tampoco a los golpes en los vidrios.

Ante el incidente, un policía a trompadas rompió el vidrio de la puerta delantera del lado del conductor. Así una uniformada ingresó y tras moverla se comprobó que estaba aparentemente durmiendo.

A los pocos minutos regresó el padre de la nena de tres años y seis meses, y sorprendido por el despliegue policial, se ofuscó por la rotura de la ventanilla.

En ese momento, hubo varias vecinas que le gritaron que se preocupaba más por el valor del vidrio que por el estado de salud de la nenita que había quedado sola, descuidada y sin ayuda de mayores.

Una de las oficiales de la policía, con lágrimas en los ojos le respondió al padre molesto: "Qué quiere qué hiciéramos, parecía que estaba descompuesta o muerta su hija, no respondía y encima los vecinos nos alertaban de una posible situación grave".

"Consultamos a las autoridades que nos recomendaron tomar la medida de rescatar a la criatura", enfatizó un tanto alterada por los reclamos aireados del dueño del rodado.

Con posterioridad, la fiscal ordenó que la menor sea controlada por el médico policial, al tiempo que se verificó que un oficial inspector de la Policía sufrió múltiples heridas cortantes en dedos y mano, como el antebrazo izquierdo a causa de la destrucción del vidrio de la ventanilla.

Aclarado el incidente, la criatura fue entregada a su padre.

Comentarios