Procesos

Por falta de tobilleras, las preventivas son en la cárcel

Abogados defensores se quejan y piden soluciones por falta de tobilleras. Uno dijo que iba a tratar de comprar él una para su cliente, pero no está permitido.

Sábado 24 de Julio de 2021

Los jueces de Garantía de Paraná dictan arrestos domiciliarios bajo monitoreo electrónico, pero la medida no se puede cumplir por faltante de dispositivos. Esto quedó claro en dos casos policiales de inmensa repercusión pública: el asesinato del contador Gonzalo Calleja y el ataque a balazos a Pablo Ferreyra, hijo de un empresario de Paraná. Ante la imposibilidad de contar con las tobilleras, hubo un abogado que para evitar que su cliente vaya a la Unidad Penal N° 1, hasta que se libere un dispositivo, intentó comprar un aparato por Internet, pero que no consiguió. “Solo había muñequeras”, dijo. De igual modo esto no está permitido, indicaron fuentes judiciales consultadas por UNO, ya que los equipos que son monitoreados por el Servicio Penitenciario cumplen ciertos requisitos.

Fuentes ligadas al Ejecutivo señalaron que tobilleras electrónicas se han comprado, pero también son muchas las que han sido dañadas por personas que tratan de violar la disposición de la Justicia. Tanto dos de los supuestos autores del asalto al joven del corralón, como los cuatro imputados por el crimen de Calleja, fueron a parar a la cárcel hasta que se obtengan tobilleras. Todos estarán 45 días bajo arresto preventivo, pero una vez que haya dispositivos de control podrán ir a sus casas.

Preventiva por el asalto

Ayer se realizó la audiencia de Garantías para Jesús Alberto Lemos, de 37 años; Mario Raúl Godoy, de 43 años; y Luciano Federico Cuatrín, de 23, los tres detenidos por el robo agravado por uso de arma de fuego en el que fuera herido gravemente Pablo Ferreyra.

El juez de Garantías Ricardo Bonazzola dispuso la prisión preventiva con arresto domiciliario y dispositivo de monitoreo electrónico por 45 días para evitar riesgos procesales, entorpecimiento de la investigación o fuga.

Lemos, hermano de Luciana Lemos, condenada y beneficiada en el caso de la causa narcomunicipio, fue envidado directamente al penal porque estaba bajo libertad condicional, ya que está finalizando una condena por homicidio simple y robo que caduca recién en 2024. En tanto Cuatrín y Godoy, quienes tienen un vínculo familiar, están involucrados en la comercialización de estupefacientes en barrio Villa Almendral. Según la pesquisa Godoy conducía el automóvil que se utilizó para el atraco. Este hecho fue corroborado por un vecino, que declaró con identidad reservada.

LEÉ MÁS: Asalto al corralón: prisión preventiva para dos detenidos

En la audiencia el fiscal Juan Manuel Pereyra dijo que Ferreyra se encuentra internado en terapia intensiva con asistencia mecánica respiratoria, en estado crítico. El jueves por la noche fue intervenido quirúrgicamente y se le retiró un proyectil del tórax que será peritado y anexado a la causa como probatoria. “El estado de salud de Ferreyra es muy comprometido y su vida corre peligro”, indicó, y aclaró que, por ello, su testimonio y rueda de reconocimiento aún no es posible.

Desde el Ministerio Público Fiscal, Pereyra señaló que tienen determinado al autor material de los disparos y se intenta concatenar con los autores intelectuales o entregadores, ya que los delincuentes contaban con información y logística para perpetrar el hecho. Se estima que se robó una suma cercana a los 40.000 dólares.

En ese sentido Pereyra informó al juez Bonazzola acerca de los allanamientos realizados a profesionales ligados al negocio familiar con resultados positivos. En uno de los procedimientos se pudo secuestrar un teléfono que había sido reseteado horas antes, dato que resulta de interés para la causa.

Se analizan además las imágenes de decenas de cámaras de seguridad ubicadas en las zonas donde se movieron los detenidos. Además se conoció que está imputado pero en libertad el contador Héctor Javier Armándola y que el abogado Guillermo Torrealday designó como defensores a los abogados Carlos Federik y Leopoldo Lambruschini, informaron fuentes judiciales ligadas a la causa.

LEÉ MÁS: Gonzalo Calleja: defensores de Morato presentarán testigos

Además la familia del joven Ferreyra designó como abogados querellantes para tener participación más directa en la causa a José Velázquez y Germán Palomeque.

En la defensa de los acusados Godoy y Cuatrín estuvo Claudio Berón, el abogado cuestionó las pruebas que mostró la Fiscalía para acusar a sus defendidos y se mostró sorprendido por la diferencia que se realiza con los supuestos autores intelectuales, a los que no se les solicitó medida de coerción gravosa como a sus defendidos.

Berón afirmó que Godoy declaró y dijo que no tiene nada que ver con el hecho. Además su parecido físico no coincide con las descripciones. También criticó al testigo de identidad reservada que dice haber visto a Godoy, Lemos y Cuatrín salir a las 4 o 5 en un Citröen C-4 el día del hecho, que sucedió el viernes 16 aproximadamente a las 10.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario