Contrabando
Martes 22 de Mayo de 2018

Pidieron la absolución de los implicados en el histórico contrabando de éxtasis

Los defensores sostuvieron la inocencia de los tres imputados, y consideraron excesivo el pedido de hasta 10 años de prisión de la Fiscalía

Mañana al mediodía se conocerá el veredicto del Tribunal Oral Federal de Paraná sobre la causa del cargamento de éxtasis más grande que se haya secuestrado en el país, en una maniobra de contrabando de importación con actores internacionales. Luego de los pedidos prisión de la Fiscalía para los tres imputados, ayer los defensores reclamaron la absolución.
Tal como informó UNO la semana pasada, el fiscal general José Ignacio Candioti había pedido las penas de 10 años de prisión para el dominicano Dardington Jiménez Sánchez, por ser una de las piezas clave en la coordinación del contrabando; nueve años de cárcel para el remisero y parapsicólogo bonaerense Juan Carlos Grilli, quien buscó y retiró de la Aduana de Paraná un primer cargamento con 33.000 pastillas; y seis años para la mujer de Paraná Silvia Ávalos, destinataria de una segunda encomienda con otras 34.000 dosis de éxtasis.

En la audiencia de ayer, la defensora oficial Noelia Quiroga (por Grilli), Carlos Reggiardo (por Jiménez Sánchez) y CorinaBeisel (por Ávalos), reclamaron la absolución, por considerar que no estaban implicados en el tráfico de éxtasis, tal como ellos lo habían manifestado en sus declaraciones indagatorias. Luego, realizaron una serie de planteos que motivaron contrapuntos con el fiscal.
Por un lado, pidieron que se declare la inconstitucionalidad del artículo 872 del Código Aduanero, el cual equipara las penas para cuando el delito de contrabando es en tentativa y cuando queda consumado, a diferencia de todos los demás delitos, en los que es mucho más baja la sanción cuando el hecho no llega a consumarse. En este sentido, plantearon que dicho artículo contraría los principios del derecho penal.
Candioti se opuso al este planteo y citó dos precedentes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que resolvió que ese criterio es constitucional, porque está basado en las particularidades del derecho aduanero. Además, recordó un precedente de fines de 2016, cuando la Cámara Federal de Casación resolvió sobre un caso de Entre Ríos, en el cual el Tribunal Oral Federal de Paraná había declarado inconstitucional el artículo 872, y tras el recurso presentado por el fiscal general, se revocó el fallo.
Por otro lado, las defensas cuestionaron lo elevado de las penas reclamadas por la Fiscalía, por el solo hecho de la gran cantidad de droga secuestrada en los procedimientos.
En este punto, el fiscal respondió que la sanción que pidió para cada uno no fue solo por la cantidad inédita hallada en las encomiendas, sino que se había valorado el carácter letal de la sustancia, que causaba la muerte de las personas. Además, otro agravante era la envergadura económica del delito, donde la operación desbaratada superaba el millón de dólares, así como la intervención plural de tres personas, que incluso tenían conexión internacional por un cuarto involucrado que nunca fue localizado. Asimismo, el destino de comercio del éxtasis también es considerado como agravante de la pena por el Código Aduanero.
Finalizó así un juicio muy relevante para la Justicia federal, por las características de la operación narco que ingresó al país las 67.000 pastillas de éxtasis, solo dos meses después de la tragedia en la fiesta electrónica Time Warp en Costa Salguero, Capital Federal, donde murieron cinco jóvenes, entre ellos uno de Paraná, como consecuencia del consumo de esa sustancia.
Los tres imputados están privados de la libertad desde los procedimientos realizados en julio, agosto y octubre de 2016, y aguardan para mañana al mediodía el momento en que se decidirá gran parte de su futuro, ya que podrían pasar muchos años más en el encierro.
Todo había comenzado a partir de la sospecha de un empleado de la Aduana, que advirtió que una encomienda era demasiado pesada para llevar solo ropa, y al abrirla se encontró con la droga. Luego se halló otra caja igual y en una minuciosa investigación se llegó al contacto en Buenos Aires.

Comentarios