Policiales

Pidieron condenar a prisión a hermanos por venta de droga

El fiscal pidió seis años y cuatro meses de cárcel para José y Walter Araujo, por el comercio de droga en Federación. La defensa solicitó la absolución.

Jueves 21 de Agosto de 2014

El fiscal general José Ignacio Candioti pidió condenar a los dos hermanos acusados de venta de droga en la ciudad de Federación, utilizando a un menor de edad para el comercio de marihuana. La defensora oficial Noelia Quiroga planteó nulidades de la causa, y la absolución de los acusados. Ahora se espera la sentencia que adelantará hoy el Tribunal Oral Federal de Paraná, integrado por Roberto López Arango -presidente-, Noemí Berros y Lilia Carnero.

 

José y Walter Araujo, de 31 y 21 años, fueron detenidos el 24 de octubre de 2012 cuando se realizaron en Federación ocho allanamientos simultáneos por parte de la Policía Departamental, ordenados por el Juzgado federal de Concepción del Uruguay. Fue la culminación de tareas investigativas que duraron varios meses, que incluyeron vigilancias en el domicilio de los imputados, filmaciones de los movimientos en su vivienda y la intervención de sus celulares para escuchas telefónicas.

 

Los Araujo fueron juzgados el martes y ayer en Paraná. Se escucharon los relatos de los testigos civiles que observaron los procedimientos y de los policías que participaron de la investigación, y se observaron los videos registrados de los movimientos en la casa de los acusados. Además, uno de los acusados declaró y contó que tenían la marihuana para consumo personal, no para la venta.

 

En los alegatos, el fiscal Candioti acusó a ambos hermanos por el delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, agravada por valerse de un menor de edad (que tenía 15 años) para vender la droga en el domicilio.

 

Por esto, pidió que sean condenados a la pena de seis años y cuatro meses de prisión, además de una multa de 5.000 pesos para cada uno. Consideró, tras valorar las pruebas de la causa,  que la conducta era muy grave porque ellos tenían un kiosco de droga en la ciudad, actuaban con una finalidad de lucro, lo cual se agrava aún más al utilizar a un menor para la venta de la droga.

 

La defensora Quiroga planteó dos nulidades: por un lado, la del requerimiento de elevación de la causa juicio, porque la misma especificó que se le había secuestrado en el domicilio la droga y elementos de fraccionamiento, pero esto no les fue informado a los Araujo cuando fueron indagados e imputados. Por otro lado, cuestionó las intervenciones telefónicas, porque el juez las autorizó por 30 días y se concretaron tiempo después, con el plazo vencido.

 

De manera subsidiaria, Quiroga pidió la absolución de los hermanos por tenencia de estupefacientes para consumo personal, al tiempo que también planteó quitar el agravante del delito.

 

El tribunal pasó a deliberar sobre las cuestiones planteadas por las partes, y hoy a las 10 adelantarán la resolución de la sentencia.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario