Secciones
Policiales

Piden prisión para el profesor por querer matar a la expareja

La Fiscalía solicitó 16 años de cárcel y la querella 18 para el docente de Historia Marco Mila por intento de femicidio. La defensa planteó que la víctima quiso suicidarse y reclamó la absolución.

Sábado 15 de Noviembre de 2014

La fiscal Carolina Castagno mantuvo la acusación, fundada en las pruebas de la causa y en los testimonios desgarradores que se escucharon en el juicio. Planteó en primer lugar el contexto de violencia de género, según las denuncias contra Mila, las medidas de restricción ordenadas por la Justicia, las desobediencias a las mismas y el informe de riesgo, que constan en el expediente. También por las declaraciones de los niños (un hijo de Olguín y otro de ambos), que resultaron evidencias de la situación violenta, acerca de agresiones de Mila hacia su pareja y al hijo de ella.
En este contexto, desde diciembre de 2012 Mila tenía prohibido acercarse a la casa de Olguín, pero sin embargo insistía en hechos de violencia, y quería lograr la tenencia de su hijo. El 15 de febrero de 2013 a la noche llegó al domicilio de calle Los Zorzales de Oro Verde, donde ambos discutieron, y durante toda la noche y la madrugada Mila le suministró el medicamento Tranquilán, cocaína y vino a Sandra, luego la tomó del cuello, la amenazó de muerte, y cuando la mujer quedó en estado de inconsciencia le ató una soga al cuello y la colgó en un árbol.
No logró su cometido porque el padre de la mujer llegó justo a tiempo a la casa para salvarla. El hombre, José Olguín, había recibido mensajes de texto desde el celular de su hija, en los que le advertía que se iba a matar. Para la Fiscalía, estos fueron enviados por Mila como parte del montaje de la escena para simular el suicidio.
Castagno se refirió a la marca en el cuello que tenía Olguín, que según el médico forense Walter Aguirre podría ser de un ahorcamiento incompleto o de un intento de estrangulación. Para la fiscal fue esto último lo que sufrió la mujer, debido a las evidencias de la causa, y fundamentalmente el testimonio del niño que dijo haber visto al papá de su hermanito menor en la casa ejerciendo violencia contra su mamá.
Esto se suma a cómo fue encontrada Sandra en el patio de la casa, con la soga al cuello atada de un árbol, pero con los pies sobre el suelo, Castagno refirió que se trató de un mecanismo de tortura para una muerte lenta, producto del ahorcamiento por el peso del  cuerpo.
Por último, habló de los informes psiquiátricos y psicológicos, que establecieron que Mila es una persona impulsiva, manipuladora y sin sentimiento de preocupación por su hijo. Además, sobre Olguín los profesionales plantearon que tiene consecuencias irreversibles como consecuencia de lo padecido, y que podría ingresar en un estado predemencial. “Ya no es mi hija”, había declarado la madre de Sandra en el juicio.
La fiscal pidió al tribunal que condene a Mila a 16 años de prisión por el delito de Tentativa de homicidio, con los agravantes de haber mediado violencia de género y por alevosía.

“Cosificó a la víctima”
El abogado querellante en representación de la familia de la víctima, Juan Cabrera, adhirió al planteo de la fiscal y afirmó que se acreditaron los hechos que le imputan a Mila. En este sentido, se refirió a “una relación absolutamente enferma, disfuncional”, en la que “Mila fue proyectando en la víctima todas sus frustraciones, convirtiéndola en una cosa y como tal la trataba. Desde que asumieron la relación, Mila quiso disponer de ella como un objeto material”.
Respecto del intento de homicidio, Cabrera sostuvo que el acusado “se procuró los medios para generar indefensión en la víctima, no conforme con toda la sumisión le suministra sustancias que debilitaron su posibilidad de defensa”, y lo argumentó con el testimonio de los niños en cámara Gesell, quienes dieron un “cabal relato de lo que pasó esa noche”: los gritos, la pelea y la escalera utilizada por Mila para colgar a la mujer con la soga en el intento de darle muerte.
“Luego a la mañana siguiente se fue con su nueva pareja a tomar mate, mostrando una desaprensión por la vida”, dijo el querellante, quien solicitó 18 años de cárcel para el profesor.
“Los mensajes los envió Olguín”
“No tenemos dudas de que lo que hubo fue un intento de suicidio”, afirmó Marcos Rodríguez Allende, quien ejerció la defensa de Mila junto a Walter Rolandelli, y agregó: “Acordamos con la Fiscalía sobre la relación familiar que existía al momento de los hechos, una relación de pareja con grandes conflictos personales, psicológicos y físicos. Sandra Olguín estaba perturbada, disminuida psicológicamente, no hay discusión sobre la relación tortuosa”.
La estrategia defensiva descartó hablar de la historia de la relación, y apuntó a las dudas sobre lo que ocurrió aquella madrugada. En particular, sobre los ocho mensajes de texto que se enviaron desde el celular de la mujer a su hermano y su padre, advirtiendo la intención suicida, que según la Fiscalía fueron escritos por Mila.
Sin embargo, los defensores plantearon que esto es imposible: el padre de Olguín la rescata alrededor de las 5.40, tras recibir el último mensaje a las 5.25. Pero el primer mensaje fue a las 4.39 a Víctor, el hermano de Sandra, que dice: “Ya sé que no me vas a responder, solo te pido que mandes a alguien para que no me encuentren los chicos”. Con el mismo tenor, se enviaron otros a las 4.44 y 4.51.
“Quien quiera asesinar a una persona la cuelga y se va”, dijo Rodríguez Allende, y siguió: “Si Mila manda mensajes a las 4.39, tengo que entender que Sandra ya estaba muerta, no puede ser que Mila esté una hora mandando mensajes al padre para que la fuera a buscar”. En este sentido, el abogado remarcó que el teléfono estaba en la casa de Sandra, por lo que “es absolutamente ilógico” que Mila se haya ido cinco o 10 minutos antes de la llegada de su exsuegro.
“El estrangulamiento no existió, porque en tal caso tendría que estar fallecida, la probabilidad más cercana es el ahorcamiento incompleto por intento de suicidio. Sandra tenía vastos elementos para quitarse la vida. Es posible que intentara suicidarse como quiso hacerlo hace un mes”, y además “las manos no estaban atadas y los vecinos no escucharon nada”.
Finalmente, el defensor planteó que hay dudas, y relató la versión de Mila sobre lo que hizo aquella madrugada: que salió a dar una vuelta al parque con su novia, fue a la casa de su madre y luego a buscar al hermano que llegaba de viaje, tal como estos familiares lo declararon. Por esto, solicitó la absolución.
El miércoles a las 13, el tribunal integrado por Miguel Giorgio, Elvio garzón y Daniel Malatesta, dará a conocer el adelanto de la sentencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario