Secciones
Salud

Otorgan prisión domiciliaria a presos con EPOC e hipertensión

Muchos de los reclamos de internos que quieren ir a sus casas son rechazados pero, en los últimos días, hubo varios que obtuvieron el beneficio por el Covid -19

Martes 31 de Marzo de 2020

En medio de la ola de recursos de hábeas corpus y pedidos de prisión domiciliaria presentados por distintos defensores, tanto oficiales como particulares, de presos alojados en las cárceles entrerrianas, por la situación de emergencia sanitaria, se conocieron algunas resoluciones por las cuales hay internos que fueron trasladados a sus viviendas, donde se cree que estarían a mejor resguardo de la pandemia. Se trata de personas que han demostrado de alguna manera padecer alguna afección en su salud que las ubica dentro del grupo de población riesgo.

Uno de los casos que fue presentado ante el Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay refiere a M.A.P., por el cual la defensora oficial argumentó que sufre de hipertensión arterial, antecedente suficiente para ubicarlo como un paciente de riesgo ante el coronavirus. El pedido no estaba lo suficientemente fundamentado, por lo que solicitaron un informe médico que referencie los problemas de salud del preso. En este sentido, el galeno que lo revisó dictaminó que el interno “se encuentra dentro del grupo de riesgo ante el Covid-19, por hipertensión arterial y obesidad”.

Por esto, la jueza Mariela Rojas sostuvo en su resolución: “En nuestra función de control de la situación de los condenados y en miras a procurar su mayor protección frente a la amenaza de la enfermedad que asola al mundo entero, debemos tomar medidas que en lo posible neutralicen el grave riesgo que la misma implica. Estimamos que esto debe direccionarse a aquellos internos que por sus condiciones de salud preexistentes y/o edad forman parte del grupo vulnerable frente al coronavirus, pudiendo, en caso de infección, agravarse su cuadro. Y aún si este no fuera el caso, atento a que por su enfermedad pueden llegar a requerir una atención médica externa -habitualmente en una dependencia hospitalaria-, a su reingreso podrían favorecer la propagación y el contagio masivo de la población carcelaria”.

En este sentido, dispuso que “resultando un paciente de riesgo el condenado M.A.P., se hace aconsejable que el nombrado prosiga cumpliendo su condena bajo la modalidad de prisión domiciliaria, ello hasta tanto este tribunal estime que el peligro para sí y para terceros se encuentra neutralizado”. De este modo, se ordenó que el preso sea trasladado a su casa en Concepción, donde vive su pareja.

Otra resolución favorable al pedido presentado por la defensora Corina Beisel se trató de un preso de la cárcel de Paraná quien padece Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Como se trata de un condenado que depende de la Justicia provincial, la solicitud fue realizada ante el juez Pablo Barbirotto, que hasta la semana pasada se encontraba a cargo del Juzgado de Ejecución de Penas en el receso extraordinario. El juez consideró suficiente el argumento que fue acompañado por la documentación correspondiente para que el preso sea trasladado a un domicilio en la capital provincial, atento al grave riesgo que corre su vida en caso de que el coronavirus ingrese al establecimiento penitenciario.

Asimismo, también se están adoptando medidas similares para internos que no padecen enfermedades ni edades que la Organización Mundial de la Salud ubica dentro del grupo de riesgo pero que están muy cerca de lograr las salidas socio-familiares o de lograr la libertad condicional. Por ejemplo, un condenado por la Justicia Federal, C.R.A., recientemente fue enviado a su domicilio de donde no deberá salir. Se trata de una medida extraordinaria, solicitada por el defensor Juan Pablo Temón, ya que en mayo tenía la posibilidad de recuperar la libertad. Atento a la situación de emergencia planteada, con las cárceles sobrepobladas, se adelantó esta resolución.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario