Policiales
Miércoles 14 de Noviembre de 2018

Nena encerrada en el auto: padres enojados con la Policía y vecinos "chusmos"

Indignados los padres de la nenita que estaba dentro del VW, aseguraron que que nunca corrió peligro. Criticaron a los vecinos que agrandaron las cosas y los policías que rompieron sin necesidad el rodado.

Un incidente que no pasó a mayores, terminó en un verdadero escándalo. La intervención policial a pedido de vecinos y la apertura de un auto para rescatar una criatura, provocó el enojo de los padres que se sintieron avasallados en sus derechos, habida cuenta-dicen ellos- que la menor nunca estuvo en peligro. Acá la versión de los progenitores.

Tal como informó UNO, en la tarde de este miércoles hubo un momento de tensión con la denuncia de varios vecinos de Palma y Gualeguaychú, en Paraná, que alertaban del encierro de una nena de corta edad que no respondía, y que más bien parecía descompuesta o muerta.

Leer más: Por un descuido, una nenita quedó encerrada y debieron romper el vidrio del auto

Tras el incidente, se comunicó con UNO el conductor del auto que tuvo que ser dañado para rescatar a la nena. El hombre admitió que hubo una serie de desgracias y mala fortuna que terminaron con el peor resultado, el auto roto y con la nena sin ningún tipo de problemas "porque nunca pasó nada", alertó.

El hombre contó que llegó a ese lugar para iniciar la operación de venta del vehículo, se bajó junto a la esposa por algunos minutos una una distancia cercana. El auto lo dejó en marcha, con aire acondicionado para un mejor pasar de la nena que se había quedado dormida.

En los minutos posteriores se juntaron todas las discusiones, cruces de opiniones, reclamos, gritos y polémica.

En el suceso intervinieron varios vecinos, algunos para quejarse porque estaba mal estacionado el auto, y otros para reclamar por el estado de salud de la nenita que -según sus padres- al estar profundamente dormida y con aire acondicionado en marcha, no escuchó los gritos del exterior o los golpes que daban para que reaccionara.

En medio de las agresiones verbales que sufrió el conductor por parte, de hasta conocidos referentes médicos que cumplieron con tareas ministeriales en Salud de la provincia, se tomó la decisión de abrir como sea el auto. "Yo le explicaba a los vecinos y a la Policía que no era necesario, mi hija se encontraba muy bien, durmiendo, pero no sufría ningún tipo de peligro que justificara romper el vehículo", aclaró el hombre muy molesto por todo lo sucedido.

En las aclaraciones admitió que fue un error intentar abrir la puerta del auto al mismo momento. Eso activó un mecanismo de cierre automático. "Lo peor vino después, como no se podía abrir llegaron muchísimos policías en pocos minutos, gente del Copnaf y no se cuántas personas más para rescatar a mi hija", insistió en marcar para señalar: "Ahí vino un policía, y con una barreta larga rompió el espejo y empezó a golpear el auto de modo totalmente innecesario. Así rompió el vidrio y fue cuando más en peligro estuvo la nena porque se despertó asustada y con su cuerpo lleno de vidrio molido".

"La verdad que fue una película de terror, donde hubo mucha gente habló sin saber, chusmeó mal, y se fue todo al carajo, se desmadró mal y sin necesidad", reflexionó.

En esa línea admitió, "Quiero que esto termine acá, voy a hablar con la fiscal para aclarar mi posición, pero partiendo del excesivo protagonismo policial y de los vecinos que cayeron en una acción sicótica increíble".

Finalmente alertó: "Estoy analizando si denuncio o no a los policías que mal actuaron, llevándose todo por delante y no escuchando nada".



Comentarios