Secciones
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Marchan por Justicia por un intento de femicidio: "Él ya tenía todo planeado"

La madre de Gabriela Peralta contó el ataque sufrido por su hija, en San José. Hoy marchan por justicia y cárcel para Luciano Fleitas.

Sábado 23 de Noviembre de 2019

El viernes 29 de octubre, Luciano Manuel Fleitas, de 36 años, concretó el plan casi tal como lo tenía pensado, en la ciudad de San José. Cuando su expareja Gabriela Peralta, de 31 años, fue a su casa a llevarle al hijo de 3 años, la encerró en la vivienda, pero pudo escapar por la ventana. El hombre la corrió y la atacó a puñaladas en medio de la calle. Un motociclista intercedió y le sacó el puñal. Gabriela estuvo al borde de la muerte, pero pudo recuperarse. Fue el último episodio de una historia de violencia de género durante varios años en la pareja. Fleitas está preso, imputado por el intento de femicidio. “Nunca pensamos que iba a llegar a esto”, dijo a UNO Maia, la madre de Gabriela. Hoy a las 19, familiares de la mujer atacada, así como de otras víctimas de la violencia machista y colectivos feministas, harán una marcha y un acto para reclamar Justicia, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que será mañana.

La mamá de la víctima relató a UNO no solo el violento episodio, sino los años previos: “Ella estaba casada hacía ocho años con él, que ya venía de una relación con otra pareja que había sufrido violencia, que lo denunció y pudo salir de la relación. Cuando Fleitas se conoce con Gabriela, ella no sabía todo esto, que el tipo era violento. Después la chica le dijo el motivo por el cual se había separado, le había contado que él había sido violento, pero nunca pensamos que iba a llegar a esto. Yo sí lo preveía, porque tenia conmigo problemas una denuncia mía de hace poco y otra de hace dos años. Todo por lo mismo, por amenazas a la familia. Nunca demostraba lo que era, mi hija nunca pensó que iba a llegar a esto”.

“Ella lo había denunciado hace el 3 d octubre, pero se había ido antes de la casa porque la amenazó con un puñal, y ya la había cortado en la cara. Empezamos a decirle que haga al denuncia. Lo denunció y estaba con una restricción perimetral. Pero Farías la llamó por teléfono y le dijo que la jueza lo autorizó a que podían verse para llevarle los chicos, cosa que me llamó la atención, cómo no va a haber un papel. Él pasaba por su casa y se los dejaba, y ella iba a su casa a buscarlos”, recordó Maia.

Sobre la mañana del día del hecho, contó: “El día que la apuñaló, ella fue a llevar a su casa al más chiquito, le compró facturas con dulce de leche. Él ya tenía todo planeado cómo iba a hacer. Cuando ella va al baño, él le tranca las ventanas y la puerta. Cuando sale le pregunta por qué. Le sacó el teléfono, porque tenía instalado el botón antipánico, y empieza discusión. La amenazaba con un cuchillo, y ella salió corriendo por una ventana que pudo abrir. Y no encontró a nadie que la auxilie”.

“Eran las nueve, nueve y cuarto de la mañana –relató la madre–, justo en ese momento nadie la vio. Estaba el del quiosquito que declaró y el de la carnicería que se paró a ver nomás, y nadie la auxiliaba. La primera puntada fue en la espalda y no le alcanzó a cortar mucho, y después la agarró del pelo, la pinchó detrás de la espalda, del lado derecho, y después en la parte de adelante, dos puñaladas que le comprometieron el hígado y el pulmón”.

El motivo por el cual se detuvo la agresión fue casi fortuito: “Un muchacho que pasaba en moto pensó que eran dos varones peleándose. Se bajó de la moto y se dio cuenta, cuando la estaba apuñalando en el piso. Lo agarra del cuello y le saca el cuchillo. Al nene lo auxilió la chica que repartía el diario, Gabriela gritaba que lo agarren, venía la chica y le pidió”, recordó la mujer.

“Empezó a gritar que pidieran una ambulancia y llamen a la Policía. El del kiosco llamó a la Policía y la ambulancia nunca llegó porque no estaba en el hospital. Llegó primero la de rescate de los Bomberos, de ahí la llevaron al hospital de San José y después a Colón. No nos daban esperanza de vida, y bueno Dios le dio otra oportunidad. Los médicos hicieron todo lo posible y gracias a Dios no tuvimos que trasladarla, había perdido gran cantidad de sangre. Ella se va recuperando bien, le cuesta un montón de cosas. Quedó sin nada, cero pesos, cero mercadería, ni siquiera el alquiler podía pagar”, lamentó Maia.

“Lo hizo con alevosía -aseguró-, no fue un arranque de celos. Ella no quería volver, el miércoles anterior tuvieron audiencia y le dijo que no iba a volver y el viernes pasó eso. Ella estaba estudiando peluquería pero él le tenía que pasar para la manutención de los chicos (tienen 3 y 6 años) y quedó todo en la nada. No le pasaba nada porque tenía un montón de deudas, por un motor de lancha que se compró y un préstamo”, refirió la madre, precisando que la violencia de género era también económica.

A Gabriela le dieron el alta el 15 de octubre y su familia le alquiló una casa con domicilio reservado. La familia se constituyó como querellante en la causa y aguada por las próximas medidas, mientras se están acumulando en el mismo expediente todas las denuncias por violencia contra Frías. El agresor está con prisión preventiva en la Unidad Penal de Concepción del Uruguay, y lo espera una dura sanción penal.

Convocatoria por las víctimas de la violencia machista

Hoy a partir de las 19, se realizará la marcha “por Justicia y porque pague los años que le den, nada de salir antes por buena conducta”, dijo a UNO Maia, madre de la víctima del intento de femicidio. Pero también por otras víctimas, como Yanina Munilla, asesinada por su marido, crimen de género por el cual la madre de la fundó la Fundación Yanina, que ayuda a las víctimas de la violencia machista.

Recordarán además a Micaela García así como a todas las mujeres asesinadas, como el caso de Andrea Danne, asesinada el 16 de noviembre de 1986, que permanece impune y hace unos años la escritora sanjosesina reconstruyó en el libro Chicas muertas.

La convocatoria es para hoy a las 19 en la plaza Urquiza de San José, en el marco del Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario