Secciones
Violencia

Lo echó de la casa y luego quiso quemarla: alertan por aumento de violencia de género

En Villa Elisa un joven quedó preso tras incendiar un auto y rociar con nafta a la exnovia. Lo imputaron por intento de femicidio.

Martes 31 de Marzo de 2020

Desde el inicio de la cuarentena obligatoria distintos organismos advirtieron sobre el peligro latente para las víctimas de violencia de género, en este particular contexto de encierro. Desde el 20 de marzo hubo en el país al menos siete femicidios. En Entre Ríos aumentaron las denuncias: aunque sin cifras oficiales hasta ahora, se ha informado sobre numerosos hechos en toda la provincia en los cuales violentos infringieron las prohibiciones de acercamiento para agredir a mujeres. El caso más grave hasta ahora sucedió en Villa Elisa (Departamento Colón) donde un joven roció con nafta a su exnovia y casi la incinera. Luego se entregó a la Policía y quedó detenido acusado de intento de femicidio.

El lunes la chica de 20 años había decidido ponerle fin a la relación que llevaban desde hace dos años, y convivencia de un año y medio. El muchacho, Marcelo Kuttel, de la misma edad que la joven, aparentemente había aceptado irse de la casa de calle Los Pinos sin mayores inconvenientes. Sin embargo, regresó pocas horas después con un bidón de nafta.

Dijo que quería llevarse el auto que habían comprado entre los dos, un Renault 4L color celeste. Tenía intenciones de cargar el tanque con la nafta que había llevado en el bidón, pero comenzó una discusión con su expareja. En ese momento, salieron a la vereda la madre y la hermana de la chica, que viven en el mismo domicilio pero en una vivienda separada. Kuttel se enfureció aún más, roció con el combustible el auto y lo prendió fuego. Una gran columna de humo y las llamas alarmaron a todo el barrio.

En la misma acción, el agresor roció con nafta a su exnovia y prendió el encendedor. Cuando estaba por acercar la llama a la joven, la madre y la hermana se abalanzaron sobre Kuttel, momento que la chica aprovechó para correr hacia el interior de su casa.

En ese momento, el joven decidió escapar del lugar a bordo de una moto negra de 110 cc. Vecinos llamaron a la Policía y en instantes el personal de la comisaría local acudió al lugar del hecho. Mientras actuaban para sofocar las llamas y asistían a la víctima, comenzaron la búsqueda del agresor. Pero unos minutos después Kuttel se presentó en la comisaría de Villa Elisa. Ni bien entró, lo atendió un policía y le dijo: “Me mandé una cagada”.

Se puso el hecho en conocimiento del fiscal Alejandro Perroud, quien dio intervención a personal de Criminalística de la Jefatura Departamental Colón para realizar las pericias, así como al médico policial que revisó el estado de la joven. Kuttel quedó detenido, imputado por Homicidio agravado en grado de tentativa, y le impondrán prisión preventiva. Se indicó a UNO que el joven no presentaba denuncias ni medidas de restricción por violencia a la chica que agredió, pero sí por parte de una novia anterior.

Este no fue un hecho aislado en estos tiempos de cuarentena obligatoria, ni tampoco en la localidad, que el año pasado fue una de las ciudades de la provincia donde sucedió uno de los siete femicidios. En su vivienda de Villa Elisa, Solange Herrero murió estrangulada por su exesposo Jorge Dussling, quien fue condenado a prisión perpetua.

Según se informó a UNO, en Paraná se han incrementado los casos de violencia de género en las últimas semanas. La situación de encierro y convivencia permanente de mujeres con hombres violentos, que no solo están en la casa todo el día sino además en una situación que por falta de changas u otros trabajos se encuentran sin dinero, incrementa la tensión en el interior de los hogares. En este marco, según describió una militante de los derechos de las mujeres que las asiste ante situaciones críticas, ellas son la variable para descargar la furia por parte de los violentos en medio de una crisis que golpea a todos.

Esto ya había sido anticipado en el documento del Consejo Federal de Defensores y Asesores Generales de la República Argentina, que expresó: “Cabe tener presente que el confinamiento obligatorio en los domicilios, el estrés que genera la pandemia viral, el temor ante la posibilidad de enfermar y las consecuencias económicas que genera esta situación, sumados al contexto de vulnerabilidad por razones de género de base, son factores que pueden incrementar de la tensión en parejas convivientes con vínculos violentos. Esto puede significar el recrudecimiento de las agresiones, con hechos más frecuentes o de mayor intensidad, potenciando la escalada de violencia”.

La única medida de la Justicia que llevó un poco de alivio fue la prórroga de las medidas cautelares que pesaban contra los imputados de hechos de violencia de género. El 18 de enero, el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia hizo lugar al pedido del defensor general Maximiliano Benítez de “implementación de medidas en los procesos de violencia familiar y contra la mujer durante el receso judicial extraordinario (…) teniendo, particularmente, en cuenta la necesidad de evitar factores de riesgo y garantizar respuestas oportunas y eficaces y motivado en la finalidad primordial de proteger y preservar la integridad física y psíquica de las personas atravesadas por situaciones de violencia familiar y/o de género (con medidas de protección vigentes)”. Por ello, se dispuso la renovación automática de todas las disposiciones dictadas en los procesos de Violencia Familiar (Ley Nº 9.198) y de Género (Ley Nº 26.485) en trámite, por el plazo de 60 días.

Asimismo, se informó a UNO de algunas situaciones críticas que se han registrado, las cuales no han tenido una rápida respuesta por parte de organismos que deberían haber estado a disposición, quizás afectados por la parálisis de la administración pública. Por ejemplo, el caso de una mujer que el domingo fue amenazada por su pareja en una vivienda de la zona este de Paraná, quien radicó una exposición en la comisaría de la Mujer y luego 15º, con una ralentizada activación de medidas de protección.

En Paraná y Concordia, principalmente, se han constatado varios episodios de hombres que fueron a agredir a exparejas a los domicilios donde tenían prohibido su acercamiento por órdenes judiciales, según la información que periódicamente se aporta desde la Policía a raíz de sus intervenciones en los mismos.

Cabe recordar que desde el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de la Nación se indicó que la línea 144 sigue atendiendo las 24 horas, y además se agregaron tres números para realizar denuncias o consultas a través de WhatsApp: 1127716463, 1127759047 y 1127759048. Asimismo, se aclaró que salir del domicilio para radicar una denuncia no viola el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario