Secciones
Caso Julieta Riera

Llevaron peritos de parte a inspeccionar el departamento donde Christe mató a Julieta

Un experto rosarino contratado por la defensa buscará hacer una propia teoría sobre la mecánica del hecho que terminó con la joven fallecida.

Jueves 28 de Mayo de 2020

En la causa que se investiga el femicidio de Julieta Riera, ocurrido en la madrugada del 30 de abril en Paraná, la defensa del acusado, Jorge Julián Christe, intenta darle forma a una versión con el objetivo de mejorar la muy complicada situación procesal del hombre de 31 años, quien se encuentra encaminado hacia una prisión perpetua.

En este sentido, sus abogados fueron solicitando una serie de medidas con el objetivo de configurar su teoría del caso. Una de ellas se llevó a cabo ayer: una inspección en el departamento céntrico donde ocurrió el crimen, con peritos de parte, quienes observaron, sacaron fotos y midieron las dimensiones del lugar.

Embed

Las pericias oficiales (desde la autopsia hasta el trabajo de la Dirección Criminalística) ya se realizaron en los días posteriores al asesinato, y consolidaron la hipótesis de la Fiscalía: que Christe ahorcó y luego arrojó por el balcón de su departamento a la joven de 24 años. El vínculo, la violencia de género y la alevosía son agravantes del delito de homicidio que llevarían al hijo de una jueza jubilada a la cárcel de por vida.

Embed

La inspección solicitada por los defensores Ladislao Uzin Olleros y Franco Aziani Cánepa comenzó ayer a las 11, en el departamento del octavo piso del edificio de la peatonal San Martín, donde se encuentran las oficinas del Instituto del Seguro.

Contrataron para la tarea al experto rosarino Ricardo Brachetta, perito balístico del Poder Judicial de Santa Fe. Se informó a UNO que realizaron diversas constataciones en el departamento, tomaron medidas y observaron el lugar. Junto a otros elementos que están en el expediente, buscarán hacer una propia teoría de la mecánica del hecho sucedido aquella madrugada.

La Fiscalía, con los informes periciales oficiales, ya tiene la suya: para producir la muerte de Julieta, “Christe la agredió físicamente y le comprimió manualmente el cuello hasta dejarla en estado de inconsciencia. Aprovechando ese estado, y sin ningún riesgo para sí, la arrojó con vida desde el balcón del departamento 5 del 8° piso, del edificio de calle San Martín Nº 918, desde 19,38 metros de altura, produciéndose la muerte de Julieta producto de las graves lesiones sufridas al impactar su cuerpo sobre el techo de una habitación ubicada en la planta baja de la edificación lindante”.

La Fiscalía sostuvo que Christe, luego de haber formulado la denuncia sobre la muerte de Julieta, fue revisado por médicos que determinaron que en su cuerpo tenía signos de haber mantenido una lucha física.

Es decir, que discutió, agredió y peleó con Julieta, la ahorcó y la arrojó por el balcón. Esto es lo que la defensa esperaría desarticular con las pericias de parte. No es descabellado sostener que Christe intentará sostener que su novia se tiró o cayó al vacío en el contexto de la pelea, es decir, sin su intención.

Cualquiera de los tres agravantes imputados en el delito de homicidio, implican únicamente la prisión perpetua. El vínculo entre ambos está sobradamente acreditado (eran pareja y convivían desde hacía un año); la violencia de género está probada por muchos testigos que han declarado en la causa (sometimientos a maltrato físico, agresiones sexuales, daños a la propiedad y agresiones psicológicas); la alevosía, se demostraría con varios informes periciales que indican que Julieta estaba desvanecida, pero con vida, al momento de ser arrojada. Por lo tanto, parece ser que una esperanza para Christe estaría en plantear que no fue un homicidio, sino una pelea y un fatal accidente.

También, como ya se ha indicado, apostaría a que las pericias psicológicas y psiquiátricas determinen un estado mental al momento del hecho que le permita sostener algún que otro atenuante.

En este sentido, la conducta posterior al femicidio que tuvo Christe, también será valorada de diversos modos. Según quedó registrado en cámaras de seguridad, a las 3 de la madrugada del 30 de abril, salió del departamento N° 5 del octavo piso, propiedad de su hermana, ingresó al suyo, el N° 1, bajó y se fue en moto a la casa de su mamá, la jueza jubilada Civil y Comercial, Ana María Celia Stagnaro, en calle San Martín cerca del Parque Urquiza. Luego de estar por lo menos 10 minutos allí, se dirigió a la Jefatura de calle Córdoba 351 para informar lo sucedido: dijo que su suegra había caído del balcón, aunque minutos después, mencionó que era su novia.

Mientras todo esto se analiza en los Tribunales, Christe continúa alojado en el pabellón N° 3 la cárcel de Paraná, cumpliendo los 60 días de prisión preventiva. Algunos internos han comentado que no tiene una buena relación con ellos y que alardea de ser hijo de una jueza, según contaron internos a UNO.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario