Secciones
Femicidio

Levantaron la suspensión del empleado que ayudó a la familia de la joven asesinada

Fue por un pedido del Ministerio de Trabajo. La empresa reconoció que su medida fue "errónea" y les pidió disculpas al joven y a la sociedad de Esperanza.

Miércoles 23 de Enero de 2019

La estación de servicio donde trabaja el joven Ezequiel Schaab, quien había brindado los registros de las cámaras de seguridad a la policía y a la familia de Agustina Imvinkelried, cuando la joven asesinada era intensamente buscada en la ciudad, levantó la suspensión contra el empleado, quien ahora retomará sus tareas de manera normal.

Se llegó a ese acuerdo, luego de una reunión convocada por el Ministerio de Trabajo provincial con la firma Azul Combustibles S. A., a cargo de la estación de servicio Shell ubicada en la Ruta 6 de Esperanza, donde se desempeña el joven que es padre de tres hijos y sostén de familia.

Ezequiel Schaab es el joven esperancino que llegó a los portales nacionales tras contar que la empresa lo había sancionado luego de facilitar los registros fílmicos.

La repercusiones de la decisión fueron masivas a favor del trabajador y hasta desencadenó una campaña en contra del negocio que expende combustible bajo el hastag "#YoNoTeCompro" en las redes sociales de los esperancinos.

A los pocos días de tomar la medida de la suspensión, la empresa explicó, a través de un comunicado, el lunes que no ponían en duda "su buena fe al accionar rápidamente en proporcionar los videos", pero indican que "lo hizo sin cumplir el procedimiento interno de la compañía".

El joven salió a pedir el lunes pasado que le levanten la sanción, que necesitaba trabajar y que el pedido era para poder "mantener a su familia". "Me vi obligado a acercarme a un abogado para asesorarme. Lo único que pido es que me levanten la suspensión. Yo quiero trabajar, lo que quiero es que no me descuenten los días porque con esto tengo que mantener una familia. Creo que no es justo", sentenció.

Asimismo el playero de 27 años dijo sobre el comunicado que la empresa dio a conocer esa mañana: "Lo vi. Pero conmigo no habló nadie. No me dejaron explicar cómo fue, ni por qué lo hice, ni que sentí en ese momento. Nadie habló conmigo. Es raro. No se entiende. Pero bueno, capaz cada uno tiene sus formas".

Finalmente este miércoles las partes fueron convocadas de oficio por el Ministerio de Trabajo y la Defensoría del Pueblo por el caso. En ese marco los organismos solicitaron a Azul Combustibles S. A. que "deje sin efecto la sanción aplicada y consecuentemente abone los días caídos y que revalorice el comportamiento del trabajador y su conducta".
ezequiel.jpg
El joven pide que le devuelvan el trabajo para poder darles de comer a sus dos hijos.
El joven pide que le devuelvan el trabajo para poder darles de comer a sus dos hijos.

Desde la empresa acataron el pedido y dejaron sin efecto la suspensión de cinco días, reconocieron que la sanción fue "errónea", pidieron disculpas al empleado Schaab y a la sociedad esperancina.

Por su parte, Ezequiel aceptó la medida y las disculpas de la representación patronal y en los próximos días se reintegrará a su puesto de trabajo esperando que esta situación no tenga "consecuencias de ningún tipo".

"Atento al contexto en que se cumplió la conducta del trabajador (...) el cual no posee antecedentes disciplinarios, ni existe cuestionamiento alguno respecto al proceder del mismo como empleado y a sus prestaciones, la empresa en demostración de buena fe y responsabilidad empresaria asume que la decisión adoptada ha sido errónea", indica el documento firmado por las partes tras la reunión de hoy.

Además la firma indicó que incluso "no se advirtieron las consecuencias en la comunidad de la sociedad esperancina de la decisión adoptada", como tampoco "se ha evaluado el contexto en que se cumplió el actuar del trabajador, obrar que hoy se advierte como loable socialmente, solidario y con sensibilidad social" y reivindicaron a Ezequiel Schaab.

En este sentido indicaron que la medida disciplinar de cinco días de suspensión quedó sin efecto y que "no se descontará suma alguna en los haberes del trabajador".

Finalmente la empresa manifestó sus "disculpas con el trabajador y con la sociedad de la ciudad de Esperanza" por el "malestar que nunca quiso provocar".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario